Novedades

Bentley Mulsanne dice adiós, se deja de producir

Fue el buque insignia por 11 años.

Bentley Mulsanne dice adiós, se deja de producir

Después de más de 10 años de manufacturarse, el Bentley Mulsanne se despide y pone fin a su producción.

Más de 7,300 unidades de este singular modelo se fabricaron en la planta de Crewe, Cheshire en Inglaterra. En su momento fue el buque insignia de la marca y ahora pasa a la estafeta al Bentley Flying Spur.

Este singular sedán de lujo se despidió con una serie de fotografías con los empleados de la mencionada planta (respetando por supuesto la sana distancia en estos tiempos del COVID-19). El penúltimo Mulsanne personalizado un Speed 6.75 Edition by Mulliner en acabado dorado con gris brillante, es el que aparece en las imágenes y será enviado posteriormente a un cliente en Estados Unidos. El último Mulsanne por su parte, uno extremadamente especial, permanece un secreto y se desconoce cómo es, así como su destino.

Respecto la despedida de este coche, Adrian Hallmark, el presidente de Bentley comenta “El Mulsanne es la culminación de todo lo que hemos aprendido, en nuestros primeros 100 años produciendo los autos más lujosos del mundo. Como buque insignia de la marca de nuestra gama de modelos por más de una década, el Mulsanne ha solidificado su lugar en la historia de Bentley como un verdadero ícono”.

En los últimos 11 años más de 700 personas han invertido casi tres millones de horas manufacturando a mano el ultra lujoso sedán. Producir la carrocería de los Mulsanne requirió aproximadamente 42 millones de puntos de soldadura y crear los suntuosos interiores de piel, tomó más de un millón de horas. Más de 90,000 horas se requirieron para pulirlos y pasaron más de cuatro millones de puntos de control de calidad, para ser simplemente perfecto.

Jorge Blancarte recomienda