Autoshows

Renault Morphoz, el primer SUV eléctrico capaz de transformarse

Tras la cancelación del Salón de Ginebra, las marcas inician las develaciones a través de sus páginas oficiales.

Renault Morphoz, el primer SUV eléctrico capaz de transformarse

El Morphoz es el conceptual que Renault tenía prreparado para Ginebra. Se trata de un modelo que la marca define para "el día a día en trayectos cortos como los que requieren un radio de acción mayor". Es un vehículo personal y autónomo, aunque la firma francesa también lo ve perfecto para el car sharing.

El Renault Morphoz es, por supuesto, eléctrico. Utiliza la futura plataforma modular eléctrica CMF-EV de la Alianza Renault Nissan, y la marca lo define como "una visión exploratoria de la movilidad". Su diseño, sus detalles y su presentación interior anticipan la nueva familia de modelos eléctricos Renault de los próximos años.

Lo más novedoso es que su carrocería es totalmente modular, y se puede estirar 40 centímetros para albergar una batería de mayor tamaño, pasando de 400 a 700 kilómetros de autonomía. La versión corta se denomina "City", mientras que la larga se llama "Travel". 

En su versión City, el chasis mide 4.40 metros de longitud y tiene una distancia entre ejes de 2.73 metros, ofreciendo una batería de 40 kWh. Con este diseño, el Morphoz luce una firma luminosa específica, tiene un cofre corto, unas fascias esculpidas y no tiene voladizos.

En versión larga, el concept gana 40 centímetros hasta los 4.80 metros de longitud, y su distancia entre ejes crece hasta 2.93 metros. Esto permite sumar 50 kWh extra de baterías para un total de 90 kWh, ofreciendo más espacio para las piernas de los pasajeros y lugar para el equipaje extra. El diseño también cambia: tiene un perfil y una cajuela más afilados, así como una silueta más familiar.

Las puertas son del tipo suicida y se abren con un gesto. El habitáculo ofrece el mismo nivel de modularidad, con asientos que se pueden girar completamente. Frente al volante hay una pantalla de 10.2 pulgadas que muestra las principales informaciones de conducción y de seguridad.

El tablero es envolvente y en lugar de cuadro de instrumentos ofrece un sistema Linvingscreem, con una pantalla que se despliega bajo demanda, combinando la visualización de las informaciones de conducción y el sistema multimedia.

En cuanto a la tecnología autónoma, el Morphoz está dotado de una conducción autónoma de nivel 3, que permite al conductor soltar el volante y delegar la conducción al vehículo en una serie de situaciones determinadas y en vías autorizadas.

Marcelo Palomino recomienda