Prueba de Manejo

Acura NSX a prueba, el híbrido más exótico de oriente con más de 570 HP

Un biplaza capaz de enfrentar a lo más selecto de los italianos, y derrotarlos si se lo propone

Acura NSX a prueba, el híbrido más exótico de oriente con más de 570 HP

Antecedentes

Hablar del NSX de Acura es adentrarse en una de las épocas más fructíferas y brillantes de Honda, de hecho esa época de grandes éxitos en la F1 motivó a Honda –dueña de Acura- a crear un verdadero auto exótico, que estuviera a la altura de las cosas que hacía Ferrari, por ejemplo.

En 1990 se presenta el NSX con bombo y platillo, y no era para menos, ya que en su desarrollo estuvieron involucrados directamente Soichiro Honda –a quien creo no necesitamos explicar quien es- y Ayrton Senna, piloto de F1 que en sus ratos libres puso a punto al NSX en la temida pista de Nurburgring, en ese mismo año el brasileño consiguió a bordo de un McLaren Honda MP4/5 el campeonato de pilotos y constructores en la temporada 90 de la Fórmula 1.

El NSX se comercializó en algunos mercados bajo el emblema de Honda, y en algunos otros bajo el manto de Acura, marca de lujo de Honda creada unos años antes para competir en el mercado estadounidense contra los alemanes de lujo.

El nombre de NSX significa “New Sportscar eXperimental” y dadas sus altas prestaciones se ganó el apodo de “Come Ferraris”

 

El nuevo Acura NSX en 2016

Después de muchas especulaciones –ya que el vehículo conceptual se presentó en 2012- conocimos el NSX de segunda generación en el marco del Salón del Automóvil de Detroit en 2016 y lo primero que nos sorprendió es que fue la mecánica híbrida y las prestaciones.

El diseño

Enteramente futurista obra de la diseñadora Michelle Christensen con una línea de cuña, el NSX de segunda generación es un biplaza de motor central, de cintura baja y que se nota deportivo por donde se vea, con muchas tomas de aire por todo el vehículo que nos dan una idea que fue creado para altas velocidades.

NSX Exclusive

En el 2019 hubo una actualización del modelo presentado en el marco del Concurso de la Elegancia de Pebble Beach y es justamente la versión EXCLUSIVE la que tuvimos a prueba.

 

Bivalencia mecánica

El NSX porta lo mejor de dos mundos, un motor V6 de combustión interna,  Bi turbo con 3.5 litros de capacidad que nos entrega 500 caballos de fuerza entre las 6500 a 7500 vueltas, y genera un torque de 406 lb-pie entre dos a seis mil revoluciones. El motor está acoplado a una transmisión de doble embrague de nueve cambios con paletas al volante

Los datos del motor ya son espeluznantes, hay que sumar el poder que le brinda la tríada de motores eléctricos –uno situado en la transmisión que nos entrega 47 hp más y 109 lb-pie de torque… y la historia de poder y potencia aun no termina, ya que encontramos otros dos motores gemelos situados en el eje delantero, independientes uno en cada rueda que nos entregan en 36 hp cada uno  y 54 libras de torque cada uno.

El esquema de suspensiones es de aluminio, adelante encontramos horquillas dobles en el  y multibrazo en el eje trasero. La tracción es INTEGRAL

Interiores

Este biplaza está diseñado de forma espectacular –tanto afuera como adentro- y pese a ser un vehículo sumamente bajo las maniobras de ascenso o descenso del vehículo son bastante fáciles de efectuar.

El cuadro de instrumentos es completamente digital, y quizá en donde nos queda a deber un poco es en las dimensiones de la pantalla central táctil multifunción, en donde se controlan y gobiernan muchas de las funciones del sistema de Infoentretenimiento y el audio, huelga comentar está firmado por Elliot Schneiner y es compatible con las plataformas Apple CarPlay y Andriod Auto.

El manejo

Como siempre lo digo, la mejor parte de la prueba.

El NSX es un verdadero deportivo, muy bajo y con una puesta a punto más bien pensada para viajes en autopista.

Lo bajo que está hace que sus principales enemigos sean los topes, pues aunque uno los pase con sumo cuidado en algún momento el NSX rosará y eso nos dolerá ¡Y mucho! Ya que algunos de los componentes que pueden dañarse con ese rose con piezas de fibra de carbón que no son precisamente baratas.

El desempeño en ciudad es muy predecible, hasta dócil, al grado que en los semáforos se activa el sistema IDLE-STOP e incluso tenemos movilidad eléctrica a baja velocidad cuando estamos inmersos en un denso tránsito.

Lo interesante es cuando llegamos a un camino libre y seleccionamos el modo de manejo Sport+ o el de Competencia y dejamos que el NSX nos sorprenda  y nos demuestre todo lo que es capaz de hacer.

Como dato cultural durante nuestra prueba pudimos medir el NSX con un rival poderoso: Un Ferrari 599 GTB Fiorano que porta un motor V12 de 6.0 litros y de 612 hp.

Nuestro NSX ganaba velocidad y el agarre mecánico es simplemente inigualable otorgado en buena parte por la inmensa pisada de las llantas 245/35 en el eje delantero y 305/30 en el eje trasero, ambas montadas en rines de aluminio forjado de 19 adelante y de 20 atrás.

Así pues nuestros promedios empezaron a subir, 180, 200, 220, 230 km/h y el NSX se sentía como si circuláramos a 120 km/h, ya que en control es total y gracias al sistema de tracción integral el control es absoluto.

Un detalle que me encantó fue la localización de las paletas de cambio de la transmisión, dichas paletas están colocadas en el volante, a diferencia de muchos vehículos que las tienen montadas en la columna de dirección, y aunque no es recomendable manipular la transmisión en medio de una curva es bueno tener las paletas de cambio al alcance de los dedos, por ejemplo cuando se sale de una curva o cuando se requiere hacer una transferencia de peso entre curva y curva.

Frenos carbonocerámicos

Es más fácil acabarse las llantas del NSX que fatigar los frenos carbonocerámicos de discos flotantes, los delanteros tienen mordazas de seis pistones y los traseros de cuatro.

En carretera el manejo es simplemente quirúrgico, se puede ir a muy alta velocidad o si se prefiere a rangos más legales, y siempre habrá un extra si se necesita rebasar.

Conclusión

Un verdadero exótico, un vehículo extremo, con un diseño espectacular, con una enorme carga emocional y tecnológica que solo se encuentra en los hyper cars cuyo valor es mucho más alto que lo que se paga por la versión Exclusive del NSX de Acura.

El NSX no es un vehículo barato, de hecho es costoso y mucho.

¡Un clásico súbito!

Acura NSX a prueba, el híbrido más exótico de oriente con más de 570 HP

Alejandro Konstantonis recomienda

Cuéntanos que opinas