Tuning

Dodge Charger SRT Hellcat Octane Edition es un muscle car "tuneado" de fábrica

El sedán más poderoso del mundo obtiene un look más que llamativo

Dodge Charger SRT Hellcat Octane Edition es un muscle car "tuneado" de fábrica

Antes de la llegada de la próxima generación del Charger, Dodge ha creado una versión más del sedán más rápido y poderoso del mundo: el Charger SRT Hellcat Octane Edition.

Sin más que hacer en la capacidad del motor V8 Hellcat de 6.2 litros, esta edición especial destaca por el nivel de personalización estética y equipamiento. Lo primero que llama la atención de este trabajo es el color de la pintura de la carrocería que puede ser elegido entre negro -Pitch Black- o blanco -White Knuckle-.

En cualquiera de los dos casos, es impuesta una franja central negra satinada con contrastes en rojo en los bordes. Este look es complementado por un spoiler en negro, rines de 20 pulgadas pintados en negro y un sistema de frenos Brembo con calipers en tono naranja.

Aunado a estas adecuaciones, el interior del Charger SRT Hellcat Octane Edition obtiene asientos SRT Performance con el logo SRT Hellcat cosido en el respaldo del asiento y costuras decorativas rojas, igualmente, estos pespuntes hacen su aparición en el tablero, consola central, volante y paneles de las puertas.

Adentro, también saltan a la vista los cinturones de seguridad en color rojo, acentos en negro brillante y biseles de consola y panel de instrumentos en negro mate.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos