Novedades

GMC Sierra Denali CarbonPro Edition, la primer pickup con batea de fibra de carbono

Está hecha de la misma materia prima que se encuentra en los súper autos e incluso en las aplicaciones aeroespaciales.

GMC Sierra Denali CarbonPro Edition, la primer pickup con batea de fibra de carbono

Tras a la aparición de la nueva generación de la GMC Sierra 1500, los ingenieros de General Motors han desarrollado una caja de fibra de carbono, misma que esta disponible -de manera opcional- a partir del verano de 2019 en las versiones Denali y AT4.

Denominada como Sierra CarbonPro, esta aplicación de fibra de carbono ofrece un gran número de ventajas entre las que destaca una mayor resistencia a las abolladuras, rayones y corrosión.

Otros de los beneficios clave de la cama CarbonPro son:

Peso reducido: pesa un 25 por ciento menos que una cama de acero tradicional, eliminando aproximadamente 60 libras de masa del vehículo. Su superficie granulada también anula la necesidad de revestimientos de cama, lo que potencialmente eleva la ligereza del vehículo.

Más volumen: gracias a su diseño, permite aumentar el volumen de carga en comparación con la caja de acero.

Más funcionalidad: cuenta con muescas específicamente diseñadas para neumáticos y motos. Dos ubicaciones de amarre adicionales se instalan en la parte delantera de la cama.

Debido a la cualidades de esta caja, el protector de cama en spray no fue necesario: debido a que el compuesto de fibra de carbono es excepcionalmente duradero.

Igualmente, no se necesitan revestimientos traseros debido a la mayor resistencia a la abolladura de CarbonPro en comparación con el aluminio o el acero.

Para lograr todo anterior, la cama CarbonPro fue desarrollada rigurosamente para garantizar la durabilidad y la funcionalidad a largo plazo.

Algunas de las pruebas de validación incluyen:

Pruebas de caída: cargas grandes y pesadas se dejaron caer repetidamente en la cama CarbonPro para replicar escenarios de uso extremo. Las pruebas incluyeron la caída de bloques de cemento, cargas de grava de 1,800 libras y tambores de acero llenos de agua desde diferentes alturas.

Prueba de corrosión: CarbonPro fue sometido a pruebas de corrosión, pero el compuesto de fibra de carbono es naturalmente resistente a la corrosión.

Prueba de motonieve: una motonieve con tachas de metal se introdujo en la cama y se aceleró a toda velocidad, logrando un solo un rasguño mínimo.

Prueba de temperatura extrema: el trabajo de validación se realizó en Yuma, Arizona y Kapuskasing, Ontario, para ayudar a asegurar que CarbonPro resiste en entornos implacables.

Prueba del generador: La alta exposición al calor implicaba dirigir el escape de un generador portátil directamente a la esquina de la cama para garantizar que el calor y la vibración no degradaran la cama.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos