Prueba de Manejo

BMW X4 2019 a prueba, impecable manejo deportivo

La estilizada y atractiva apariencia de la X4, viene respaldada por una dinámica de conducción simplemente brillante

BMW X4 2019 a prueba, impecable manejo deportivo

60% de las ventas de BMW en México son camionetas y es un número que en teoría seguirá creciendo en los próximos años, razón por la cual no es de extrañar que la firma ofrezca una de las gamas de SUVs más grandes del mercado. Desde la pequeña X1, hasta la gigantesca X7 que está a punto de iniciar ventas en nuestro país.

La que hoy nos ocupa es la segunda generación de la BMW X4, un modelo que en términos generales es bastante reciente, su debut mundial se dio apenas en 2014 y luego de la renovación completa de la X3, con la cual comparte plataforma y prácticamente todos los componentes mecánicos. El fabricante aprovechó para actualizar por completo esta variante de corte más deportivo.

Una SUV con un toque de coupé y otro poco de deportivo

Para la segunda entrega, la X4 presume de un frontal mucho más agresivo, la parrilla de doble riñón creció de manera importante, una constante que vemos en cada nuevo modelo de BMW, sin embargo, la imponente apariencia no se reduce solo a eso, sino también a las enormes tomas de aire de la parte inferior. La parte trasera es la más distintiva y también luce más sobria en comparación con el frente, asimismo se percibe mucho mejor ejecutada y armónica en comparación con su predecesora. Más allá de gustos, hay que reconocer que la X4 es muy atractiva a la vista.

Dicho lo anterior y considerando la caída del toldo a partir del poste C, hay que destacar que la BMW X4 2019 ofrece buen espacio en la banca trasera gracias a la ganancia de 27 mm, que aunque no parezca demasiado, en suma con el diseño del asiento permite acomodar adultos con buen nivel de comodidad en la parte de atrás. Asimismo, la cajuela es más grande, para una capacidad total de 525 litros, mismos que pueden crecer hasta unos nada despreciables 1,430 L.

Cabina agradable y llena de tecnología

Puertas adentro las cosas son prácticamente iguales a la X3, lo cual es buena noticia, el salto en calidad de materiales y ensamble es notable y la lista de equipamiento es gigante. Destaca el Head Up Display que es a color y 75% más grande que antes.

La pantalla central, es de generosas dimensiones, ahora es táctil y cuenta con la tecnología de reconocimiento de gestos, así como el intuitivo y fácil de utilizar BMW iDrive, sin olvidarnos de la compatibilidad con Apple Carplay. Otros elementos son el quemacocos panorámico, cargador por inducción, climatizador automático y asientos forrados en un cuero de extraordinaria calidad.

Al ser la versión M40i, encontramos decoraciones de BMW Motorsport en costuras del volante, insertos en los asientos y consola central, que no solo son de buen gusto, sino que transmiten ese carácter deportivo que vaya que viene respaldado por el desempeño.

Impecable manejo deportivo

De acuerdo con los ingenieros de BMW, se trabajó bastante en dotar a la X4 de un comportamiento dinámico más deportivo en comparación con la X3, siendo el ancho de vía 30 mm mayor el único dato técnico claramente diferenciador.

La X4 M40i (versión probada) lleva bajo el cofre el glorioso seis cilindros en línea TwinPower Turbo que cuenta con turbos de geometría variable y entrega 360 hp y 369 lb-pie de torque. La potencia es enviada a las cuatro ruedas vía una transmisión automática de ocho velocidades con modo manual.

La X4 2019 M40 frecuentemente te hará olvidar que se trata de una camioneta, se siente muy bien plantada y transmite confianza para rodar en verdad rápido aun en los caminos más curveados y sinuosos que puedas imaginar, la dirección es rápida y comunicativa, mientras que la frenada es muy efectiva. Lo anterior sumado al resto del hardware que es de primer nivel; como la suspensión adaptativa y el diferencial deportivo M, hacen que la nueva X4 tenga maneras muy parecidas a las de un deportivo, mucho más de lo que se esperaría en un inicio. Adicionalmente entrega la experiencia de auto de lujo que se espera de un vehículo de esta categoría y precio, ya que es muy refinada y está excelentemente bien aislada.

Conclusión

En un mundo en el que, al parecer, adquirir cualquier otro vehículo que no sea una camioneta habla mal de ti, la X4 se erige como una opción bastante atractiva no solo por su estilizada silueta y agresiva apariencia, sino también porque esas credenciales vienen respaldadas por una dinámica de conducción en verdad brillante, es divertida y gratificante de manejar y extremadamente capaz. La única que se me viene a la mente con un manejo equiparable es la Porsche Macan S, que por cierto también es comparable en cuanto a precios se refiere, con lo cual podemos estar seguros que esta BMW es una auténtica heredera de las glorias de la marca, es decir un ultimate driving machine.

 

Agradecemos al Parque Bicentenario por las facilidades para la realización de la sesión fotográfica de este artículo

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos