BMW X3 2018 a prueba
22/03/2018 Reportes de Manejo

BMW X3 2018 a prueba

Evaluamos la versión tope de gama, la M40iA

Hacia inicios del siglo XXI la industria automotriz mundial estaba inmersa en una fuerte evolución; por un lado los autos retro, y por el otro la proliferación de vehículos utilitarios o llamados SUV que estaban ganado terreno rápidamente, el fabricante Alemán ya había probado las mieles del éxito con los Deportivos Utilitarios, ya que en 1999 lanzó la costosa X5.

Para el 2003 los ingenieros de Baviera presentaron la X3, un vehículo con las características visuales de la X5, pero a la mitad del precio, lo que le redituó en un boom inmediato de ventas, pues la calidad y el comportamiento de este nuevo producto no se alejaba en nada a lo que BMW tenía acostumbrado a sus clientes, el X3 se fabricó sobre la plataforma y con los trenes motrices del Serie 3, e internamente se denominó E83 y estuvo en venta hasta el 2010, la segunda generación se denomina F25 y se comercializó del 2011 al 2017. La tercera generación se denomina G01, nace en el 2018, y es la que hoy nos ocupa.

Precio $1,049,900 pesos (M40iA)

¿Es un BMW M?

El leer la letra M en un producto BMW hoy nos confunde, ya que hay los “Emes” radicales, y los “Emes” de equipamiento.

La versión de prueba no es en estricto sentido un EME, se trata de un paquete denominado M Performance, que sin llegar al grado de deportividad y eficiencia de un M, ofrece un mayor desempeño dinámico, y una apariencia más agresiva que el resto de la gama.

De hecho no existe en el mercado una X3M, y confieso que no sería mala idea, pues sería un rival directo al Porsche Macan Turbo, que hoy goza de ser la reina de su segmento.

 

Hablando de especificaciones

La 3ra generación de la X3 porta un motor de seis cilindros en línea de 3.0 litros sobrealimentado, es decir bi turbo que genera 360 caballos de fuerza a las 6,500 revoluciones. La fuerza de torque es de 369 libras pie en el rango de las 1,520 a 5,000 rpm, la transmisión es automática de ocho velocidades, con paletas de cambios en el volante. El sistema de tracción es integral

La suspensión delantera es de doble horquilla y la trasera de paralelogramo deformable, ambas con resortes helicoidales y barras estabilizadoras. Está en contacto con el piso mediante unas llantas de 20 pulgadas montadas en rines de aluminio, las del eje delantero tienen una pisada 245 mm y las del eje trasero de 275 mm.

Las dimensiones son: 4.7 metros para el largo total, una anchura de casi 1.9 metros, el alto es de 1.67 metros y la distancia entre ejes es de 2.86 metros, por último la bascula marca 1,885 kilos de peso para la versión de prueba.

La seguridad es completa, ya que cuenta con frenos ABS, múltiples controles de estabilidad y tracción, cuenta con bolsas de aire frontales, laterales y de cortina.

Diseño

La apariencia exterior es completamente reminiscente y evolutiva de las anteriores generaciones de X3, razgos tan distintivos como la parrilla de doble riñón, o el ángulo Hofmeister en la tercera ventanilla no podían faltar, y aunque no lo parezca, el vehículo es completamente nuevo, de a la A la Z

 

Interiores

Fiel a la tradición BMW los interiores no defraudan, y al ser la versión tope de gama de la X3, la que tuvimos a prueba, los materiales son también de tope de gama, por ejemplo las tapicerías que son de piel real (no sintética) y terminados de muy buena calidad, textiles, plásticos y el ambiente en general nos recuerdan el nivel de precio del vehículo, en este rubro no hay queja alguna

Infoentretenimiento

En este rubro vaya que ha habido evolución por parte de BMW, ya que los avances son realmente notorios, y empecemos por el cuadro de instrumentos, del cual siempre me quejé, ya que era igual en todos los vehículos de la gama, dos circunferencias análogas sin mucho chiste, eso si, funcionales y claros eran. Bueno pues en la X3 encontramos ya un tablero virtual, una pantalla de 12.3 pulgadas en lugar del tradicional cluster de instrumentos ¡Bien por BMW! –pensé- pero cuando oprimí el botón de arranque me encontré con unos instrumentos de similar aspecto a los análogos, solo que ahora era una proyección virtual… mmhh, exclamé mientras me rascaba una ceja y pensé… ¡Son iguales!

En efecto, de primera impresión si son iguales, dos circunferencias grandes para el velocímetro y el tacómetro, y al centro un espacio para múltiples mensajes tanto de funciones del motor, como de la navegación o de la reproducción de bibliotecas de audio.

La X3 tiene tres modos de manejo, a los cuales se accede mediante un botón colocado en la consola central, y al presionarlo y seleccionar uno de los tres, el aspecto del cuadro de instrumentos cambia radicalmente, cosa que celebré profundamente y pensé, bueno BMW no desperdició la oportunidad de impresionarnos dejando a un lado el cuadro de instrumentos mega funcional pero aburrido por uno con mucha más propuesta, por ejemplo si elegimos el modo “eficiente” el cuadro de instrumentos cambia de aspecto y color, ponderando el manejo con poco acelerador, y con un límite de velocidad máximo de 120 km/h, en cambio si seleccionamos el modo Sport+ el aspecto vuelve a cambiar, los diales son en tono rojo, y además de tener una aguja que recorre una gráfica circular para indicarnos la velocidad a la que se viaje hay un display con números arábigos grandes que nos grafica en dígitos la velocidad de la X3.

Del cuadro de instrumentos pasamos a la pantalla central de accionamiento táctil, el sistema de Infoentretenimiento ofrece algunas actualizaciones que también se agradecen, es completamente compatible con CarPlay, y además ahora hay una función que permite una gran interacción con Siri, al grado que hay una función que nos permite escuchar y contestar mensajes de Whatsapp mientras manejamos y no quitamos la atención del camino en el proceso –eso tiene sus pros y sus contras- ya que si hay más pasajeros dentro del vehículo se enterrarán del contenido del mensaje, afortunadamente con un toque a la pantalla se puede rechazar la lectura de mensajes.

Otro implemento interesante que ofrece la X3 es que la vinculación con el teléfono (lease CarPlay) ya no es mediante conexión alámbrica, ahora el protocolo es via bluetooth –sin cables- y con ello accedemos al Mirror link o las funciones por viz con Siri, hay un “pad” de carga por inducción en la parte central en donde se pueden cargar dispositivos que sean compatibles, y también la llave inteligente con la que cuenta la X3. El sistema de audio está firmado por Harman Kardon, con 600 watts y 16 bocinas

Manejo

Tener un seis el línea, bi turbo, tracción integral y con caja de ocho promete diversión, así es que la prueba de manejo inició muy de buenas, primero un trayecto en cuidad, con el modo ECO activado, y con la intención de hacer el manejo urbano lo más eficiente posible, de ahí buscar una autopista que nos llevaría a más de 3,000 msnm que para un motor de esas características no debería representar ningún obstáculo.

La calidad de marcha es muy buena, confortable y sumante predecible –sobretodo si activamos el modo Sport+, en donde todas las sensaciones que percibe el conductor son alteradas, se sienten mucho más las imperfecciones del camino, y la dirección se hace más firme, sin llegar a ser dura.

La aceleración es pareja y muy constante, la caja hace su trabajo silenciosamente y el torque parece nunca terminarse. El aplomo de la pisada también es notorio, y aunque nuestro vehículo cuenta con tracción integral, la mayor parte del tiempo la voz mandante la tiene el eje trasero y así la sensación de tener la fuerza en el eje posterior es muy notoria gracias al reparto de pesos perfecto, 50/50 % en cada eje lo que le da esa característica muy BMW.

Los consumos son bastante decentes, teniendo un dato oficial de 12.2 km por litro y a nosotros nos dio un promedio de 10 km/litro en uso combinado (urbano y carretera)

La velocidad tope está gobernada electrónicamente a 250 km/h y el 0 a 100 lo hace en 4.8 segundos

Conclusión

Un buen producto, pequeño y maniobrable, capaz y divertido, además de funcional como auto familiar, rompe la barrera del millón de pesos, pero realmente los vale pues no queda a deber en ningún rubro. Su rival natural se llama Porsche Macan, el manejo es bastante parecido, pero las dimensiones del SUV de Stuttgart son menores.

 

BMW X3 2018 a prueba

¿Qué opinas? Cuéntanos