Chopard, en honor a los mejores vinos, crea el L.U.C Heritage Grand Cru
14/11/2018 Gadgets

Chopard, en honor a los mejores vinos, crea el L.U.C Heritage Grand Cru

Utiliza tecnología Twin de Chopard, con dos barriletes superpuestos que proporcionan 65 horas de reserva de marcha.

En la elaboración de vino en Burdeos, Grand Cru es un título otorgado a los viñedos que producen constantemente vinos de la mejor calidad. El galardón tiene sus orígenes en la Clasificación Oficial de Vino de Burdeos de 1855, realizada por orden del emperador Napoleón III, quien pidió que los mejores vinos de la región se clasificaran formalmente en añadas para la Exposición Universal de París.

Sólo cinco viñedos de Burdeos ostentan el título Grand Cru; cuatro de los vinos tintos de la lista proceden de la región de Médoc —Château Lafite Rothschild, Château Latour, Château Margaux y Château Mouton Rothschild— y el otro es el Château Haut-Brion de Graves. Burdeos ha sido nombrada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, con más edificios protegidos que cualquier otra ciudad francesa, a excepción de París. Es desde aquí que Chopard toma su inspiración para su nuevo L.U.C Heritage Grand Cru, un reloj de vestir de oro rosa, ultradelgado, en forma de tonel, que mide 38.5 × 38.8 milímetros con una carátula secundaria que indica los segundos y un visualizador para la fecha a las seis.

Al ser un L.U.C, el Heritage Grand Cru presenta un movimiento interno fabricado por Chopard en Fleurier, el calibre de microrrotor automático 97.01L. Con clasificación de cronómetro y una medida de 3.3 milímetros de altura, utiliza tecnología Twin de Chopard con dos barriletes superpuestos que proporcionan 65 horas de reserva de marcha.

En reconocimiento a su alto nivel de acabado, algo a lo que L.U.C nos ha acostumbrado, el 97.01L ha sido galardonado con la ‘Grand Cru’ de la relojería, el Sello de Ginebra. Un fondo de caja de exposición muestra en todo su esplendor las franjas del biselado, pulido, perlado y Côtes de Genève del ganador del Sello.

Además del nombre, Chopard declara que el estuche tonneau del Heritage Grand Cru ha sido diseñado para ser una “reminiscencia de las barricas de roble de los bosques de Bertrange, de Jupille y de Tronçais, que transforman grandes cosechas en vinos excepcionales”. Como era de esperar, Karl-Friedrich Scheufele, co-presidente de Chopard y jefe de su manufactura de Fleurier, es un amante del conocido vino, que adquirió la bodega Château Monestier La Tour de Bergerac en 2012, y también ha abierto vinaterías en Ginebra, Lausana y Gstaad.

En declaraciones al Robb Report en 2010, Scheufele dijo: “Descubrí que hacer vino es muy similar a hacer relojes, ya que requiere atención al detalle. La única diferencia es que el vino es un producto natural, por lo que los resultados no dependen de ti en ningún año en particular. Todo lo demás es producto de trabajo y talento honestos y especializados, que es lo mismo que hacer un buen reloj”.

¿Qué opinas? Cuéntanos