Porsche 911 GT3 2018 a prueba
04/04/2018 Reportes de Manejo

Porsche 911 GT3 2018 a prueba

La mayor innovación es el motor de cuatro litros que genera 500 endemoniados caballos

Porsche 911 GT3, con un espíritu racing que enamora

La tradición

Siempre que se habla de Porsche, se remite a la historia misma del automóvil deportivo alemán, Porsche quien se diera a conocer en el ámbito deportivo en la Carrera Panamericana celebrada en México de 1950 a 1954, y en donde le mostró al mundo que para ser eficiente y veloz no se requería de motores descomunalmente grandes y con cantidades exorbitantes de potencia. Con esa premisa Porsche se llevó los laureles en su categoría en la Carrera Panamericana, y para conmemorar ese hecho hasta el día de hoy el nombre Carrera está presente en algunas versiones del Porsche 911, más no es el caso del GT3 que aunque no tiene una historia tan larga como los Carrera, se ha labrado su lugar por méritos propios en los anales de la competición.

 

Siguiendo la tradición deportiva Porsche crea las versiones de calle de sus vehículos de pista denominados GT3, haciendo alusión a la categoría Gran Turismo de la FIA, y en 1999 lanza al mercado una versión casi de homologación para pista, pero completamente legal en las calles –recordemos que los reglamentos de FIA de las categorías GT obligan a los fabricantes a que los vehículos cumplan las condiciones de circulación legal en las carreteras de todo el mundo, eso hoy es más un romántico recuerdo, pues aunque los coches de esos campeonatos en teoría podrían circular en las calles, nadie en su sano juicio lo haría… bueno ¡Porsche SI! Y por ello nos trae las versiones GT3 “de calle” que pese a ser una bestia preparada para devorar la pista que sea, se puede usar en la calle.

 

Porsche 911 GT3 (Desde) $2,550,000 pesos

 

Código interno: 991.2

991.2 así se le conoce internamente al 911 GT3 en el seno de Porsche o los muy clavados en las generaciones del “Nueve Once”, esté GT3 fue presentado en el Salón de Ginebra en el 2017, como modelo 2018 y tras una espera de doce meses justo lo tenemos en nuestro poder y una de las mayores innovaciones que ofrece es el nuevo motor, se trata de un Seis Cilindros Boxer de Cuatro litros, de aspiración natural, dicho motor es similar a los que usan los bólidos de pista que compiten el el Serial denominado GT3 Cup y en las 24 Horas de Le Mans.

Entrega 500 caballos de fuerza en un rango de 8,250 revoluciones, la fuerza de torque es de 340 lb/pie a las 6,000 revoluciones. La transmisión es una PDK de siete cambios y para esta actualización del modelo Porsche de nuevo ha ofrecido a sus clientes puristas que mucho extrañaron una caja manual de seis cambios.

La suspensión en el eje delantero es McPherson y la del eje trasero es multibrazo, y cuenta con la virtud de ser direccional. El sistema de frenos es de discos flotantes carbono cerámicos de 380 mm en las cuatro ruedas y calza rines de 20 pulgadas de aluminio forjado los delanteros son de 9 pulgadas de ancho y los traseros de 12, las llantas código Z también son combinadas, las delanteras tienen una pisada de 245 mm, serie 35 y las traseras de 305 serie 30.

Las dimensiones son 4.56 metros de largo, 1.85 metros de ancho, Altura 1.27 y por último la distancia entre ejes es de 2,45. El peso es de 1,413 kilogramos.

 

Los interiores

Estos son una desconcertante amalgama de un coche de carreras, con los de un Gran Turismo pensado para la carretera. La fibra de carbón es un material común en todo el GT3, los asientos son un capítulo aparte, ya que se trata de unos “buckets” de una sola pieza construidos en la mencionada fibra, dichos asientos no ofrecen ningún tipo de reclinación o ajuste, lo único que se puede hacer con ellos es regular la distancia con relación al volante, están forrados de alcántara y piel con distintivos de GT3, dos detalles que se agradecen mucho son, la preparación para la colocación de unos cinturones de seguridad de competencia, y el enorme escudo heráldico de Porsche grabado en la cabecera de los mismos.

La atmosfera en el interior es coherente y hasta lujosa -aunque no es la idea primordial- a simple vista se nota espartana pero tiene todos y cada uno de los elementos que puede necesitar el conductor y su acompañante, desde los controles de estabilidad, el selector de sonido del sistema de escape hasta unos muy bien disimulados portavasos.

Aerodinámica

El GT3 tiene un aspecto distinto al de un 911 digamos normalito, la estética exterior es muchísimo más agresiva visualmente, pero el look rudo no es una premisa estética de Porsche, lo que a los desarrolladores les interesa es obtener un mayor desempeño y por ello el GT3 muestra enormes bocas y aberturas de enfriamiento, que además de ser netamente funcionales, le brindan esa visión siniestra que intimida cuando uno circula en otro vehículo por delante del GT3 o inspira respeto una vez que fuimos rebasados. La parte posterior es coronada por un inmenso alerón que le brinda mucha carga negativa al eje trasero en alta velocidad. Todas y cada una de las adiciones aerodinámicas del GT3 tienen una razón de ser, la premisa es: Función sigue a la Forma, así es que nada en un vehículo de esta raza está de más.

  

El Manejo

Quien ve como opción un GT3 es en definitiva un entusiasta de la conducción deportiva y tiene una clara idea de lo que su vehículo es capaz de hacer con los 500 caballos que genera con el motor de 4.0 litros colocado detrás del eje posterior.

Al situarse tras el volante, la postura es netamente de la de un coche de carreras, el asiento es de una sola pieza, con la espalda recta y cómoda –aunque no lo parezca-

Ya una vez sentado en el puesto de conducción, los controles quedan muy cerca de los dedos, las paletas de cambio en el volante, e incluso la palanca de la PDK está a menos de una cuarta del volante, y ya que hablamos del timón del GT3 es prudente comentar que el radio de giro es corto, la dirección es sumamente precisa y comunicativa, no se siente anestesiada pese a que si tiene una asistencia importante dado el ancho de las llantas del eje delantero.

Un GT3 con llantas de calle le dio la vuelta al Nordschleife de Nurburgring en: 7:12,7

El manejo a baja velocidad es sumamente dócil, no hay sobresaltos ni vibraciones de la caja de cambios, incluso se puede sortear un intenso tránsito arriba del GT3 sin signos de fatiga o sobrecalentamiento y pese a que no es común encontrarse un GT3 en el denso tránsito en la CdMx en donde se hizo esta prueba es sumamente factible quedar atrapado en un atasco vial, cosa que nos ocurrió.

Hace el 0 a 100 en 3.4 segundos

En autopista y en un circuito es en donde este 911 Gran Turismo Tres nos enseña de que está hecho, y para que fue hecho. Todos y cada uno de los instrumentos están orientados al conductor y se se opta por conducción en pista Porsche ahora provee la facilidad de una aplicación  denominada “Porsche Track Precision App” en donde se pueden analizar muchos datos del vehículo en un “smart Phone” mediante un sistema de GPS de 10 Hz, en donde informa mediante gráficos el comportamiento dinámico y si se cuenta con el paquete Sport Chrono (que también es opcional) se puede ampliar esa información.

La velocidad máxima es de 320 km/h

Conclusión

El GT3 en indudablemente un vehículo que nadie necesita, pero que todo el mundo quiere como bien lo decía Ferdinand Porsche en los primeros años de la compañía, refiriéndose a sus productos de carácter lúdico y desenfadado como el 550 Spider o más tarde el 356.

Para uso en pista es el vehículo ideal, pues pese a su alto precio resulta barato si se le compara con sus competidores directos, en desempeño y prestaciones, estoy hablando de las creaciones de Ferrari, Lamborghini, McLaren.

Y como Porsche siempre ofrece algo más no se nos olvide que existe una versión mucho más radical del GT3, el GT3 RS, y si esto fuera poco también existe un extremo Porsche GT2


 

 

 

Galería Porsche 911 GT3 2018

Porsche 911 GT3 2018 a prueba

1 de 35

¿Qué opinas? Cuéntanos