10 muscle cars que sólo se vendieron en México
27/02/2018 Investigación

10 muscle cars que sólo se vendieron en México

Durante décadas, estos deportivos fueron los más veloces en las carreteras de nuestro país.

Cuando hablamos de muscle cars siempre pensamos en aquellos musculosos deportivos estadounidenses de los 60 y 70 que nos enamoraron gracias a la potencia descomunal que emanaban sus gigantescos y sedientos motores de ocho cilindros. Cuántos de nosotros no ha deseado manejar a toda velocidad un Ford Mustang como el teniente Bullitt, un Dodge Charger como Los Dukes de Hazzard o un Pontiac Firebird como Bandido

Pero ¿qué características debe de tener un muscle car para ser reconocido como tal? Para empezar, debe de ser un auto mediano (para los estándares estadounidenses), relativamente accesible, pero sobre todo debe de contar con el mencionado V8 bajo el cofre que siga de manera religiosa la máxima de que obtener su poder a través de la cilindrada, aunque existen algunas excepciones como el Buick GNX de los 80, que rompieron la regla.

Como es bien sabido, la crisis petrolera de 1973, fue para los muscle cars estadounidenses lo que el meteorito que cayó en la península Yucatán a los dinosaurios, causando la extinción de la mayoría de estos musculosos modelos. Y al igual que estos reptiles, sólo algunos ejemplares sobrevivieron hasta nuestros días teniendo en los Mustang, Camaro y Challenger a sus mejores representantes.

Pero si creías que sólo Estados Unidos ha sido el único país en contar con muscle cars, estás muy equivocado ya que, entre un periodo de tiempo similar, México contó con sus propios ejemplares musculosos que se convirtieron en objeto de culto y envidia dentro y fuera de nuestras fronteras.

Por ello, nos dimos a la tarea de investigar y compartirte 10 modelos nacionales que al igual que héroes de acción de la talla de Valentín Trujillo, Mario Almada o El Santo -si no los conoces acércate a tu padre o abuelo-, con quienes compartieron protagonismo en diversas películas nacionales, bien pueden considerarse los verdaderos representantes del músculo mexicano.

Incluso, te aseguro que llevarás unas que otra sorpresa, ya que al igual que los héroes antes mencionados, algunos fueron relegados o inclusos olvidados por las nuevas generaciones (entre las que me incluyo) con el paso del tiempo…

1.-Chrysler Valiant Super Bee (1970-1980)

Lanzado en 1970 para sustituir al Barracuda, este modelo hizo historia en México al ser el auto más rápido en nuestras carreteras durante varios años, no por nada, la Policía Federal de Caminos lo usaba como patrulla oficial.  En un principio, tenía un V8 318 (5.2 L) con 270 Hp bajo el cofre, pero a partir de 1974 se sustituyó por un V8 360 (5.9 Litros) con 300 caballos de fuerza. En 1977, sufre un rediseño profundo que lo mantiene vigente hasta 1980.

2.-Chevrolet Monte Carlo SS (1984)

A diferencia del modelo estadounidense que tenía un ocho cilindros de 180 caballos, el Monte Carlo SS para México demostró ser mucho más temperamental gracias a su V8 350 con 265 Hp el cual se acoplaba a una caja manual de cuatro velocidades. Si quieres conocer más sobre este deportivo codiciado por nuestros vecinos del norte, da click aquí. 

3.-Maverick Shelby (1972)

Shelby de México fue una empresa que contó con el beneplácito del mismísimo Carroll Shelby para representarlo en México. Una de sus obras maestras, fue el rarísimo Maverick Shelby que según cuenta la leyenda, era impulsado por un V8 con 300 caballos de fuerza. Presumiblemente se construyeron 300 unidades, pero nadie ha visto uno hasta nuestros días, aunque irónicamente son muchas las personas que aseguran haber manejado uno… ¿ficción o realidad? Si quieres conocer más, da click aquí.

4.-Rambler (VAM) Javelin (1968-1973)

A diferencia de su similar de American Motors con motor V8, el Javelin de Vehículos Automotores Mexicanos (VAM) exclusivamente era impulsado por motores de seis cilindros en línea. Al inicio, era un paupérrimo 232 con 155 Hp, que posteriormente sería sustituido por un 252 con 170 Hp para finalmente alcanzar los 200 Hp en 1971 gracias a un nuevo propulsor 282 (4.6 Litros). Si crees que este L6 no tenía nada que hacer contra los V8 de época estas equivocado, ya que en el arranque era capaz de humillar a varios contrincantes con un par de cilindros extras. Si quieres conocer más, da click aquí.

5.-Dodge Magnum (1981-1982)

Automóvil nacido para sustituir al Super Bee como el auto de alto desempeño de Chrysler. Incluso, para cumplir este fin hereda el V8 360 con 4 gargantas, neumáticos y asientos deportivos transmisión manual de 4 velocidades. La potencia anunciada por el fabricante era de 300 Hp, no obstante, según datos de la La Secretaría de Patrimonio y Fomento Industrial en 1982 lo homologó con 210 caballos de fuerza. En 1984, este auto es suplantado por el Magnum 400 con tracción delantera y un cuatro cilindros turbo con 140 caballos de fuerza. 

6.-Mustang SVO (1984)

A diferencia del SVO estadounidense que tenía un cuatro cilindros de 2.3 L turbo, el modelo mexicano era impulsado por un V8 302 con 165 caballos de fuerza. Cifra que no parece mayor, pero al compararlo con un Mustang normal, representaba una ganancia de 30 Hp aproximadamente. Por cierto, esta edición especial nace para despedir temporalmente al Mustang ya que a partir de 1985 entraría en rigor un decreto que prohibiría la comercialización de autos con ocho cilindros en nuestro mercado.

7.- Rambler (VAM) Rally (1969-1983)

Antes del Buick Gran National, los ingenieros mexicanos de VAM se las arreglaron para presentar una versión deportiva del American denominada Rally. Si bien en un comienzo, sus L6 252 y 258 tenían una potencia ligeramente superior en relación con el modelo del que derivaba, es hasta 1977 con la llegada del motor 282 a la gama que las cosas se pusieron color de hormiga. Sólo para ilustrar, según datos de época, a 2,200 msnm aceleraba de 0 a 100 km/h en 11.0 segundos, cifra ligeramente superior a los 11.2 s del Mustang V8 de aquel entonces. La historia de este auto terminaría en 1983. Si quieres conocer más, da click aquí.

8.-Ford Mustang II (1974-1979)

¿Qué hace esto aquí? La respuesta es simple, ya que, aunque no lo creas, la segunda generación del famoso pony car tiene un toque mexicano. Como consecuencia de la crisis petrolera del 73, Ford presenta el Mustang II con motores de cuatro y seis cilindros, lo cual no fue del agrado de los seguidores de este auto. Eso incluía a los ingenieros de nuestro país, quienes a diferencia de los estadounidenses se las ingeniaron para meter con calzador al V8 302 en el vano motor. Esta proeza fue tan bien recibida, que la idea sería retomada en Estados Unidos. El resto, es historia…

9.-Chevrolet Malibu Rallye (1977-1978)

Versión de alto desempeño del Nova que no solo se distinguía por su estética más agresiva donde resaltaba el logo Malibu Rallye al centro de la parrilla. Al interior destacaban los asientos y volante deportivo, tacómetro, desempañador , aire acondicionado y dirección hidráulica como equipo de serie.  Curiosamente, aunque es un coupé, la publicidad de época lo ofertaba como un hatchback. Mecánicamente contaba con un V8 350 con palanca de velocidades al piso.

10.- Rambler (VAM) Classic AMX (1974-1976)

Lanzado en 1974, al igual que otros Rambler deportivos, contaba con un L6 282 con carburador de dos gargantas capaz de producir 200 Hp, el cual se acoplaba a una caja automática con “cambios al piso”. Su estética, aunque incluía calcomanías AMX, rines deportivos y neumáticos de alto desempeño, no fue del total agrado del público mexicano, por lo que se retiró sin pena ni gloria. Hoy, es un automóvil raro de ver en buenas condiciones. Si quieres conocer más, da click aquí.

Bonus extra. - Shelby de México (1967-1974)

Eduardo Velázquez fue un empresario y entusiasta de los autos, que tuvo la suerte de ganarse la confianza y simpatía del texano Carroll Shelby, por lo que funda Shelby de México en 1967. Esta compañía no sólo se dedica a la distribución de refacciones y accesorios, sino también a la modificación y transformación del Mustang en Shelby GT-350. Tras el éxito conseguido, la empresa decide ampliar su línea de productos por lo que modifica autos como el Maverick, Galaxy e incluso en 1969 establece una alianza con Vehículos Automotores Mexicanos (VAM) de la cual nacería el Rambler American Shelby-Mex-Hurst. Si quieres conocer más, da click aquí.

 

¿Qué opinas? Cuéntanos