Prueba de Manejo

Acura ILX 2016 a prueba

Ahora ofrece 50 caballos de fuerza más que la versión anterior y una transmisión de ocho cambios de doble embrague

Acura ILX 2016 a prueba

Antecedentes

El modelo ILX se presentó en el mercado mexicano hace un par de años y por supuesto pasó por Autocosmos.

A grandes rasgos, aquel ILX contaba con mucho lujo pero con un motor que lo dejaba mal parado ante su competencia, ofrecía un poder de 150 hp, emanados de un motor de 2.0 litros que estaba acoplado a una transmisión automática tradicional.

La apariencia externa es básicamente igual al modelo anterior, solo nos presenta unas fascias delantera y trasera con un rediseño. En donde si encontramos cambios radicales es en el sistema de iluminación total del vehículo, ya que ahora es Full Led, tanto para las luces diurnas, como para la óptica principal (luces bajas y altas) que la marca bautizó un poco pretenciosamente como Jewel Eyes, así como en la óptica posterior, para el modelo ILX quedaron atrás los focos de filamento. El paquete exterior se complemente con unos rines de aleación de aluminio de 18 pulgadas.

 

Precio $485,900 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

El modelo 2016 nos ofrece un propulsor mucho más grande, un 2.4 litros con inyección directa que genera 201 hp en el rango de las 6,800 rpm. La fuerza de torque es de 180 Lb-pie a 3,600 revoluciones. La nueva versión es 50 HP más poderosa y el torque también se incremento considerablemente ofreciendo 40 Lb-pie más. La transmisión es de doble embrague de ocho cambios, dotada de un convertidor de torque, que le brinda al conductor una mejor sensación de manejo.

Las medidas exteriores son casi las mismas del modelo anterior, solo que ahora por el rediseño de las fascias la longitud total aumentó 90 mm y como lo comentamos en su momento, comparte plataforma con el Honda Civic.

El ILX mide de largo 4,640 mm, de ancho 1,795, la altura es de 1,425 mm y por último la distancia entre ejes es de 2,670 mm. El peso total del vehículo es de 1,415 kg.

 

Confort

La versión de prueba era la tope de gama denominada A-Spec y está equipada con todas las amenidades que podríamos esperar de un vehículo de este precio. Empecemos con las tapicerías que nos muestran una combinación de piel y alcántara, el asiento del conductor tiene ocho controles eléctricos para encontrar una buena postura de manejo y los asientos delanteros son calefactables.

Disponemos de un sistema de navegación que ofrece comandos por voz, yla cartografía se despliega en la pantalla de 8 pulgadas. Ahora hablaremos del sistema de audio, firmado por Elliot Scheiner con 10 bocinas,y sistema ELS Sorround con un subwoofer, hay que mencionar también que el ILX ofrece un disco duro de 16GB en donde el propietario puede almacenar su música preferida, incluso álbumes de fotografías, a las que puede acceder cuando el vehículo está detenido –sea estacionado o en el denso tránsito citadino.El sistema de audio y la visión de la cámara de reversa son visibles en otra pantalla –localizada más abajo en el tablero- de siete pulgadas. Tampoco hay que olvidarnos del sistema Bluetooth Audio, que además de permitirnos un enlace con nuestro Smartphone, también reproduce la música que tengamos almacenada en él. Cuenta con aire acondicionado bi-zona, programable y aunque sobre decirlo, las ventanillas y los seguros son de accionamiento eléctrico.

 

Manejo

Como lo comentamos al inicio de esta prueba, ya teníamos una referencia con el modelo 2013, que ofrecía un motor mucho menos poderoso, hoy el ILX nos ofrece un 2.4 litros naturalmente aspirado que entrega 201 hp y lo más novedoso que está acoplado a una caja de doble embrague, que además tiene un convertidor de torque, con lo que la experiencia de manejo es mucho más comunicativa (aunque honestamente creo que el comprador de un ILX no le dará mucha importancia a este hecho).

La calidad de marcha es digna de un vehículo de su categoría, no se nos olvide que aunque el ILX es del tamaño de un Civic, su construcción es completamente Premium y eso se nota en su desempeño. No es un vehículo explosivo, pero la respuesta es constante, no nos invita a hundir el acelerador constantemente y si decidimos hacerlo la respuesta será satisfactoria. El comportamiento de la suspensión es muy adecuado, conjugando firmeza que nos brinda aplomo y seguridad en zonas sinuosas, que también nos entrega esa sensación de suavidad digna de un vehículo del segmento. El ILX nos puede ofrecer buenos promedios y nos deja circular a velocidades muy por encima de lo que la ley permite con un grado de insonorización adecuado.

Los consumos de combustible según el fabricante son de 13.4 km/litros en manejo en ciudad y de 20.9 km/l en carretera, lo que nos entrega un consumo combinado de 17.15 km/l, una cifra que nosotros no pudimos igualar, pero que en nuestras mediciones no quedó tan mal parado el consumo de combustible Premium y logramos casi 14 km/l en un uso combinado, siendo un consumo que podríamos catalogar como decente para un vehículo con 200HP.

 

Conclusión

Es un vehículo lujoso, con muchos detalles Premium, ¡ojo, el precio también es Premium! Se los recuerdo, $495,900, está muy bien acabado y no defrauda al comprador, tanto en el aspecto exterior como en la entrega de tecnología y de buen desempeño, definitivamente no es un vehículo que busquen los que desean emociones tras el volante, yo más bien veo a bordo de un ILX a un Doctor asistiendo a sus consultas  o a un abogado yendo a litigar, que a un piloto de fin de semana asistiendo en el a un track day.

 

 

 

Acura ILX 2016 a prueba

Alejandro Konstantonis recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos