Kia Sportage 2017 a prueba
05/04/2016 Reportes de Manejo

Kia Sportage 2017 a prueba

Para sacudir el segmento de los SUV compactos

Antecedentes

La Kia Sportage 2017 es un modelo totalmente nuevo que debutó el año pasado, en el marco del Auto Show de Frankfurt.

Es cierto que la Sportage es muy reciente en México, llegó a nuestro mercado apenas a mediados del año pasado, sin embargo se trataba de la tercera generación, misma que arribó al mercado global desde el 2010. Evidentemente, no podemos dejar de señalar que el hecho de que este modelo cambie tan pronto genera molestia entre los clientes que apostaron por la marca a su llegada.

Y es que la Kia Sportage tuvo un recibimiento sumamente cálido por parte de los mexicanos, logró comercializar más de 5 mil unidades en 2015, lo que la convirtió en la piedra angular del exitoso arribo de la marca coreana a nuestro mercado al representar el 54% de las ventas.

Esta cuarta entrega se vale de un diseño exterior sumamente agresivo que no podemos negar, tiene notables similitudes con el Porsche Macan, así como un salto cuántico en términos de equipamiento y materiales en el interior para mantener e incluso acelerar el éxito de Kia en México.

Precios

2.0 LX $319,900 pesos

2.0 EX $359,900 pesos

2.0 EX Pack $389,900 pesos

2.4 SXL $419,900 pesos

2.4 SXL AWD $439,900 pesos

Características técnicas y mecánicas

Las medidas de la Sportage ahora son 4,480 mm de longitud, 15 cm menos que X-Trail.

Bajo el cofre encontramos un motor de cuatro cilindros y 2.4 litros de Inyección Directa que entrega 181 hp y 175 lb-pie de torque y que se acopla a una transmisión automática de seis velocidades con paletas de cambio detrás del volante que en este caso, al ser la versión tope de gama envía la potencia a las cuatro esquinas vía un sistema de tracción integral con bloqueo central de diferencial.

Para las versiones de entrada, el motor es de 2.0 litros con 153 hp y 142 lb-pie (el mismo del Forte) también acoplado a una caja automática de seis relaciones. Asimismo, existen probabilidades de que en el futuro arribe la motorización turbo de 2.0 litros con 240 hp y 260 lb-pie para ubicarse en la parte más alta de la categoría.

Las medidas de la Sportage ahora son 4,480 mm de longitud (15 cm menos que X-Trail), 1,854 mm de ancho y 1,646 mm de alto, mientras que la distancia entre ejes es de 2,670 mm.

En materia de seguridad encontramos 6 bolsas de aire, ABS, ESP y Cámara de reversa.

Confort

Un aspecto sorprendente es la excelente habitabilidad en la banca trasera.

El interior nos recibe con una calidad de materiales y ensamble en verdad sobresalientes con la salvedad de un casi imperceptible rechinido proveniente del inmenso techo panorámico. Las superficies son suaves al tacto, todos los botones y controles transmiten solidez. Destaca también el hecho de que encontramos un tablero repleto de botones, algo poco común en nuestros tiempos en que ya sea mediante mandos centralizados o por pantallas táctiles se han ido eliminando.

En el centro del tablero encontramos una pantalla táctil de 8 pulgadas que alberga un sistema de info – entretenimiento denominado UVO que es compatible con Apple Carplay y Android Auto. Asimismo ofrece interfaz bluetooth para teléfonos móviles y navegador.

Otros elementos que vale la pena señalar son el acceso y arranque mediante llave inteligente, freno de mano eléctrico, climatizador automático bizona y como ya había mencionado, un gigantesco techo panorámico.

Un aspecto sorprendente es la excelente habitabilidad en la banca trasera, tanto que esa diferencia en contra que tiene la Sportage en relación con sus competidoras en materia de longitud total, no se percibe en absoluto. Esto se debe a que esta nueva generación es 4 cm más larga que antes, lo que permitió a los ingenieros colocar los ejes lo más lejos posible, por lo que la distancia entre las ruedas delanteras y traseras es 3 cm mayor, una ganancia que beneficia casi en su totalidad a los pasajeros posteriores. 

Manejo

La Sportage se siente ágil y briosa, pesa 80 kilos menos que una Nissan X-Trail y tiene 11 caballos más.

Para los que no lo sepan, esta Kia Sportage 2017 comparte plataforma con la Hyundai Tucson, sin embargo creo que el hecho de que Kia haya optado por traer un motor más grande que el 2.0 litros es una jugada maestra, ya que la única área de oportunidad que noté acerca del producto de Hyundai cuando la probé, fue que le faltaba potencia.

En este caso y si bien es cierto que 181 caballos no es una cifra de potencia para espantar a nadie, la Sportage se mueve con bastante soltura e incluso se siente briosa. Esto se debe también al hecho de que no es muy pesada, de hecho pesa 80 kilos menos que una Nissan X-Trail y tiene 11 caballos más.

Adicionalmente, la Sportage 2017 se planta muy bien en el camino, es muy predecible y puede atacar caminos sinuosos con mucha confianza, esto se debe a una buena calibración de la dirección de asistencia eléctrica, así como de la suspensión que no es demasiado suave y que cuenta con geometría McPherson adelante y Multilink atrás. Adicionalmente, el sistema de tracción integral brinda todavía mayor confianza al repartir adecuadamente el torque entre ambos ejes.

Otra característica digna de mención es el funcionamiento de la transmisión, si bien es cierto no es la más rápida al momento de efectuar los cambios, estos se realizan de manera tan suave que a veces la única manera de notarlo es observar cuando cae la aguja del tacómetro. Adicionalmente, las paletas detrás del volante permiten controlar mucho mejor la potencia cuando manejamos en caminos con curvas.

La Sportage 2017 cuenta con tres modos de manejo, el Normal que es el que está seleccionado por default, uno denominado Eco, en que la respuesta del pedal de acelerador es menos viva y los cambios se generan a bajo régimen para cuidar los consumos y por último un modo Sport en el que el pedal de acelerador responde con mayor rapidez, la dirección se hace un poco más rígida y los cambios se efectúan en la parte alta del tacómetro para entregar aceleraciones y comportamiento más alegres.

Conclusión

No cabe duda que la Kia Sportage con un precio inicial de 319,000 pesos llegará a hacer estragos en el mercado, y es que esto es entre 15 y 20 mil pesos menos que las versiones de entrada de las reinas del segmento, Honda CR-V y Nissan X-Trail.

Es cierto que es 15 centímetros más corta, pero por lo menos en términos de espacio para los pasajeros, esa diferencia no nota. Por si fuera poco, la Sportage tiene a su favor ese diseño diferente y deportivo.

Con el motor 2.4 litros el desempeño es bastante bueno, aunque la versión que ofrece mejor valor es la que NO incorpora el sistema AWD ya que en México pocas veces se conduce en caminos de poca adherencia.

Por último, todavía más interesante resulta aún la posibilidad de una versión turbo de 240 hp, que bien podría ponerse de tú a tú con exponentes como Q3, X1 o GLA.

 

Kia Sportage 2017, atractiva, cómoda y poderosa

¿Qué opinas? Cuéntanos