Vende tu auto
Autos ecológicos

Cómo optimizar el rendimiento de tu auto eléctrico

¿Tienes un EV? revisa estos sencillos tips para que no te quedes varado sin energía

Cómo optimizar el rendimiento de tu auto eléctrico

Aún con la deplorable y lamentable resistencia federal a la evolución de la infraestructura eléctrica, situación que afecta de manera colateral a los proyectos de electromovilidad de las armadoras involucradas, la mayoría de ellas no quita el dedo del renglón y sí, los proyectos siguen vigentes.

Tan vigentes como que en el último par de años hemos sido testigos de la llegada a México de distintos modelos híbridos enchufables (PHEV) como totalmente electrificados (EVs), en casi todos los segmentos cuyas ventas continúan registrando alzas razonables.

De la mano de todo esto llegan algunos beneficios para quienes ha decidido o están en el camino de elegir un auto eléctrico o híbrido enchufable:

  • El vehículo en cuestión queda exento del ISAN (impuesto sobre auto nuevo).
  • La Comisión Federal de Electricidad (CFE) otorga facilidades técnicas y beneficios económicos para el propietario de un EV o PHEV que se recarga en casa.
  • El vehículo en cuestión queda exento del pago de tenencia y verificación ambiental.
  • Será acreedor a engomado "E", así como a placas verdes.
  • Tendrá acceso a estacionamientos preferentes.
  • Reducción en los costos y tiempos de mantenimiento.

No te quedes varado

Si bien todo depende del cálculo preciso de kilómetros a recorrer y de los hábitos de manejo, la energía debe ser bien suministrada, así que aquí puedes recargar tu híbrido enchufable o electrificado:

1.- Casa: Con una instalación monofásica o trifásica, esto dependerá del tipo de cargador que requiera el fabricante (3.7 kW o 7.4 kW y 11 kW o 22 kW respectivamente).

2.- Redes eléctricas o "electrolineras": Si bien son pocos los corredores eléctricos en México, los disponibles son muy efectivos para recargar debido a que la energía llega de lleno a la batería del auto, es decir, no es necesario utilizar el cargador doméstico. Esta recarga será más rápida y efectiva.

3.- Estaciones de recarga: Son las más recorridas. La mayoría son gratuitas y prácticas pues puedes cargar tu auto mientras haces el súper, comes, arreglas asuntos, trabajas, etc. El tipo de recarga también es rápida y eficiente.

4.- Estaciones reservadas: Algunos EVs cuentan con el plus de una aplicación que, entre otras funciones, calcula energía disponible de acuerdo al trayecto que tracemos en el navegador, así como las estaciones de recarga disponibles en el mismo o cerca de nuestro destino.

5.- Buen manejo: Si el descuido o consumo fue tal que tu batería apenas tiene energía, utiliza el propio auto para generar energía. Puedes usar la inercia de la carretera o el sistema de frenos como regenerador de energía, pero ¡OJO! que este sea el último recurso.

¿Qué tipo de cargador uso?

Hay una serie de factores que influyen al respecto, desde la capacidad y tipo de la batería, el tipo de toma de corriente que se use, hasta el uso que se le dé al auto.

Sin embargo, al final todo se reduce a una sencilla "fórmula": a mayor potencia de carga, más rápida y efectiva será esta.

Este factor obedece a la capacidad de carga máxima con la que cuente nuestro EV en modo de corriente alterna; actualmente la mayoría de los PHEV o EV cuentan con 3.2 kW de capacidad máxima

Híbrido enchufable y eléctrico, ¿por qué sí?

Tristemente me he encontrado comentarios poco afortunados como: "solo es una moda", "son para ricos", "es puro negocio", etc. Y si bien todo obedece a la tendencia comercial, démosle una revisada a la causa principal: El petróleo se está acabando y, sobre todo, el daño hecho al medio ambiente por las emisiones contaminantes de las que en gran medida es responsable el parque vehicular mundial, es ya irreversible; dicho en otras palabras: no podemos seguir contaminando así.

A pesar de todos los factores mencionados, es necesario darnos cuenta que los vehículos eléctricos no surgieron de la nada, de hecho, en los 60´s o mucho antes, algunas marcas ya habían desarrollado estos proyectos que hoy se retoman debido a la apremiante situación ambiental.

No hay que satanizarlos todavía, tratemos de entenderlos mientras disfrutamos de los últimos años de la gasolina, sobre todo en los superdeportivos que tanto nos gustan y apasionan, pero no olvides tampoco que incluso esas especies también se están mudando a la electricidad.

Al final, la decisión obedecerá a tus necesidades de movilidad, economía y presupuesto, lo que es un hecho es que cada vez más un PHEV o EV se vuelve una compra por demás acertada, piénsalo bien.

Jonathan Miranda recomienda

Cuentanos que opinas