Vende tu auto
Autos ecológicos

KIA construye un Soul EV para ir a surfear

El Soul EV Boardmasters Edition es una trabajo de diseño basado en un modelo de preproducción.

KIA construye un Soul EV para ir a surfear

De tanto en tanto, las marcas nos sorprenden develando algún modelo de preproducción que se quedó a medio camino entre las ideas y las realidad. Y este es el caso de KIA con el Soul EV Boardmasters Edition, un modelo que bien pudo ser un auto de producción de la marca.

Los diseñadores de KIA salvaron a este prototipo de ir a la trituradora y le dieron nuevos aires para que la marca lo exhiba este verano en las costas británicas. El Soul EV Boardmasters Edition fue creado para el lanzamiento de Boardmasters 2021 en Cornwall, el principal festival que mezcla música en vivo y competencia de surf de Gran Bretaña, y que se llevará a cabo del 11 al 15 de agosto.

La base de esta edición especial es un Soul EV de segunda generación, que montaba un paquete de baterías de 64 kWh para alimentar un motor eléctrico de 150 kW (201 Hp), y que fue explorado por la marca como una versión deportiva del compacto eléctrico de producción.

Para esta edición, los diseñadores de Kia incorporaron rines de acero blanco brillante de 16 pulgadas y neumáticos gruesos 265/75 R16 Maxxis Bighorn para arena. La suspensión también fue modificada con un kit de elevación de tres pulgadas para acomodar las nuevas ruedas (310 mm de altura al piso). Y también cuenta con un aumento en el ancho de vías de 110 mm adelante y de 115 mm atrás para adaptar de mejor forma la nueva geometría de suspensión.

También se le añadió una canastilla de acero hecho a la medida que fue construida con tubos de acero, que se pueden reciclar fácilmente al final de su vida útil. Ahí caben un par de tablas de surf Tahe Bic Malibu de 2.37 metros. La forma de este portaequipajes y el perfil relativamente bajo permiten que el portalón trasero se abra completamente y que la altura completa del Kia Soul EV Boardmasters Edition sea de 1,950 mm, apenas más alto que un Sorento.

El auto fue pintado en color "Neptune Blue" metálico y el techo incorpora una serie de calcomanías blancas brillantes. 

Por dentro, el modelo elimina los asientos traseros para ganar practicidad, y en su lugar se incluyó más espacio de carga, incluyendo una plataforma de madera, con la cubierta teñida de blanco para, según la marca, "darle un aire playero más ligero a la cabina y también proteger de la humedad. Su superficie también atrapa los granos de arena y evita que caigan en las grietas de difícil acceso entre los asientos".

Esta es la segunda vez que la división británica de KIA rescata un vehículo de preproducción de la chatarra para crear algo radicalmente diferente. El primero fue el KIA Stinger GT420.

 

Marcelo Palomino recomienda

Cuéntanos que opinas