Autos clásicos

Los coupé que Mazda ha creado a lo largo de su historia

Desde 1960, la marca de Hiroshima ha desarrollado una larga lista de vehículos de dos puertas.

Los coupé que Mazda ha creado a lo largo de su historia

A lo largo de los años, los automóviles con carrocería coupé se han convertido en un referente de deportividad. Uno de los fabricantes que ha aprovechado las bondades de este tipo de vehículos es Mazda, quien desde 1960 ha estado ofreciendo esta clase de autos.

Todo inició con el Mazda R360, un auto coupé que no solo destacó por su carrocería de dos puertas, sino también por su practicidad -menos de tres metros de longitud-, desempeño, diseño y bajo precio.

Esta combinación permitió que el auto fuera todo un éxito en ventas. Tan solo en 1960, el año de su lanzamiento, retuvo el 65 por ciento del floreciente segmento japonés de mini autos (“kei cars”) y el 15 por ciento del total de ventas de automóviles en Japón.

Tras esta popularidad obtenida, Mazda creó un coupé más: el Cosmo Sport / 110S. Este auto que inició su comercialización en 1967, destacó por su espectacular diseño y por ser el primer auto del mundo en portar un motor con dos rotores. Este auto también sirvió para iniciar la trayectoria estelar de la marca en el mundo de las carreras.

Otros modelos que se sumaron a la lista de coupés de Mazda fueron el Familia/R100 (1963) y Capella/616/RX-2 (los antecesores del Mazda3 y del Mazda6, respectivamente), a los que se sumó después el Grand Familia/818/RX-3.

Con ellos, Mazda llevó a todo el mundo sus motores rotativos a partir de 1968. Su diseño de corte italiano deslumbró al público y elevó rápidamente las ventas de unidades fuera de Japón hasta las seis cifras.

En la misma década hizo su debut otro coupé, el Mazda Luce R130, introducido en 1969. Con diseño de Bertone a cargo de Giorgetto Giugiaro (quien ya había dado forma al primer Familia), este auto fue el único modelo rotativo con tracción delantera de Mazda y, hoy día, es una codiciada pieza de colección.

Siguiendo los pasos del Luce R130, así como del RX-2 y RX-3, en 1972 hizo su aparición el Mazda RX-4. Este coupé deportivo de capota rígida, se encontraba disponible con un motor rotativo “AP” (anticontaminación) con mejoras en los consumos y las emisiones.

Ese mismo motor se montó también en el RX-3 y en el Cosmo/RX-5 que se lanzó en 1975 en formato de coupé con techo targa. Gracias a las prestaciones de los coupés rotativos RX, con potencias entre 110 y 135 hp y pesos en orden de marcha del orden de 900 -1,100 kilogramos, eran muy respetables para la época.

Con esta experiencia y reputación en el desarrolló de coupés, Mazda dio un paso más con la creación del RX-7 en 1978.

Dotado de un diseño sumamente llamativo, este modelo era el primer deportivo de Mazda dirigido de verdad al mercado de masas. Junto a un renovado motor, un bajo peso y una distribución del peso casi perfecta, su manejo era catalogado como excepcional.

Al mismo tiempo, este auto se convirtió en una leyenda dentro y fuera de los circuitos de carreras. Todo esto permitió que el RX-7 sea catalogado como el automóvil con motor rotativo más vendido, con más de 800,000 unidades producidas.

Aunque no es tan reconocido, existe otro coupé en la historia de Mazda: el Eunos Cosmo. Se trató de un automóvil deportivo de lujo que se fabricó entre 1990 y 1995 solo para el mercado japonés. Fue el único modelo de producción en serie con motor de tres rotores.

Otro modelo exclusivamente para Japón, fue el Autozam AZ-1. Se trataba de un coupé kei de tan solo 720 kilogramos, con el motor en posición trasera, desarrollado bajo la dirección de Toshihiko Hira, el director del programa del MX-5.

Dentro de esta lista de coupés no podían faltar el Mazda 929 coupé (1982-86), que llevaba en el pilar B una ventanilla que podía bajarse de forma independiente; el Mazda MX-6 (1987-97), que contaba con una dirección a las cuatro ruedas opcional; y el Mazda MX-3 (1992-98) con un motor K8 de 1.8 litros, el V6 de producción en serie más pequeño del mundo.

Todavía hoy, Mazda sigue la tradición de coupés con el Mazda MX-5 RF (“Retractable Fastback”). Al igual que la generación anterior del coupé deportivo MX-5, el exclusivo techo rígido eléctrico del RF proporciona al roadster más popular del mundo todo el confort de un habitáculo cerrado.

Luis Hernández recomienda