Novedades

Ford Galaxie 500, el otro protagonista de la película Roma

Este auto, fue un personaje importante en la película protagoniza por Yalitza Aparicio.

Ford Galaxie 500, el otro protagonista de la película Roma

Roma (2018), la última película del cineasta mexicano Alfonso Cuarón, ha maravillado a la crítica internacional la excelsa actuación de Yalitza Aparicio, por la sublime fotografía en blanco y negro, así como la atención al detalle, que hace que nos transportemos de inmediato al México de principios de la década de 1970.

De hecho, los amantes de los autos también disfrutamos de este filme, ya que, a lo largo de la película, observamos todo tipo de modelos, todos bastante característicos a la época. De hecho, si eres observador, te habrás dado cuenta que, al igual que el Vocho verde de Bullitt, un Renault R4, se coló en varias escenas de la película.

Sin duda, los autos también son protagonistas de Roma, y si bien, vemos a la protagonista interactuar con algunos autos pertenecientes a la familia como un Chrysler (Automex) Valiant o un Volkswagen Sedán, sin duda, hay uno que destaca ya que, sin darnos cuenta, se convierte en un personaje importante, por supuesto que nos referimos al enorme Ford Galaxie 500 Fastback 1970.

Para no spoilearte la película, solo diremos que la introducción de este modelo, literalmente fue majestuosa, a la altura, de sus dimensiones, ya que ilustra a la perfección, todas las peripecias que una familia debía de pasar para estacionar a este gigantón en una cochera de una familia de clase media-alta.

Su participación en la película, es clave, ya que aparece en momentos bastante emotivos. Sin duda, quien vea Roma, invariablemente viajará a esa época de su infancia, o tal vez, comprenderá por qué sus padres y abuelos eran tan fanáticos del lanchón Galaxie 500.

Solo para contextualizar, este auto, era el automóvil más grande y lujoso que Ford ofertaba en nuestro país, mismo que tenía que competir contra otros buques insignia como el Chevrolet Impala, Rambler Classic o Dodge Monaco. No obstante, el Galaxie, fue el favorito de la clase alta mexicana, llegándose a convertir en un automóvil aspiracional. Prácticamente todos querían uno, ya que reflejaba tu estatus y buen gusto.

El Galaxie 500 era impulsado por un motor V8 351 capaz de producir 255 Hp, que se acoplaba a una caja manual de tres velocidades (había una de cuatro como opción), así como una automática “Select Shift Cruise-O-Matic”. Solo para que te des una idea de sus dimensiones, Ford señalaba que la distancia entre ejes era de 3.07 metros y el ancho de vía de 1.63 metros.

Al final, con Roma, Cuarón no solo nos permite disfrutar de una gran historia, sino también, de un enorme automóvil que seguramente será recordado como un ícono del cine.

Esaú Ponce recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos