Audi e-tron prototype posee un rápido sistema de recuperación de energía
08/08/2018 Investigación

Audi e-tron prototype posee un rápido sistema de recuperación de energía

Un factor determinante para lograr una autonomía superior.

Antes de su comercialización, el Audi e-tron prototype fue llevado al exhausto ascenso de Pikes Peak para comprobar las capacidades del sistema eléctrico que porta.

Durante el recorrido que lleva a la cumbre de esta montaña, el SUV eléctrico no sólo demostró su capacidad de aceleración y estabilidad en las curvas, sino también destacó por el sistema variable de recuperación de energía. En los 31 kilómetros de descenso, el e-tron prototype fue capaz de devolver a la batería una cantidad de energía tal, que sería posible volver a recorrer la misma distancia de nuevo.

De hecho, recupera energía con un torque de hasta 221 libras-pie y 220 kW de potencia eléctrica, más del 70 por ciento del poder total del sistema. Cabe destacar que al día de hoy, ningún otro modelo de producción ha alcanzado una cifra semejante.

Para lograr esta recuperación, Audi desarrolló un sistema que contribuye en hasta el 30 por ciento de la autonomía del SUV eléctrico. A diferencia de otros sistemas similares, el del e-tron prototype combina tres modos diferentes de recuperación: manual, mientras el vehículo rueda por inercia utilizando las levas en el volante; de forma automática, en modo de marcha por inercia a través del asistente predictivo de eficiencia; y recuperación mediante los frenos, con una suave transición entre la deceleración eléctrica e hidráulica.

Asimismo, el conductor puede seleccionar el grado de recuperación de energía entre tres niveles, a través de las levas situadas en el volante. En el nivel más bajo, el vehículo puede rodar por inercia sin resistencia adicional de los frenos cuando el conductor levanta el pie del acelerador. En el modo más alto, el SUV eléctrico reduce su velocidad de forma notable, lo que permite perder velocidad o acelerar utilizando únicamente el pedal del acelerador, lo que se conoce como “one pedal feeling”. En este escenario de desaceleración, no es necesario utilizar el pedal del freno.

Un punto más a destacar es que el sistema de frenos de las ruedas del Audi e-tron prototype solo interviene cuando el conductor utiliza el pedal correspondiente y la deceleración es superior a 0.3 g. Aquí los frenos responden de forma extremadamente rápida gracias a un nuevo concepto de control electrohidráulico. Durante el funcionamiento de esta tecnología pionera en un vehículo eléctrico de producción en serie, un pistón hidráulico en el compacto módulo del sistema de frenos genera presión suplementaria y, por lo tanto, una fuerza de frenado adicional.

Cuando se activa el sistema de frenado automático de emergencia, solo transcurren 150 milisegundos entre el inicio de la desaceleración y el momento en el que se consigue la fuerza de frenada máxima por la presión entre las zapatas de freno y los discos. Gracias a esta rápida acumulación de presión, la distancia de frenado se acorta hasta en un 20 por ciento en comparación con un sistema de frenos convencional.

Con una potencia total de 265 kW (355 hp) y un torque de 414 libras-pie el Audi e-tron prototype acelera de 100 km/h en menos de 6 segundos, sin embargo, con la función de overboost la energía sube a 300 kW (408 hp) y 490 libras-pie en un lapso de ocho segundos. Por medio de la tecnología antes mencionada, el SUV es capaz de ofrecer una autonomía de más de 400 kilómetros.

 

 

¿Qué opinas? Cuéntanos