Prueba de Manejo

Toyota RAV4 2016 a prueba

Es el segundo SUV más largo del segmento

Toyota RAV4 2016 a prueba

Antecedentes

Ya han pasado más de 20 años de la aparición del Toyota RAV4. Durante este tiempo, el SUV compacto además de ver el paso de tres generaciones ha sido testigo de la llegada una larga lista de competidores.

Pero bueno, antes de entrar en detalle que el RAV4, que tomas las iniciales de Recreational Active Vehicle with 4-wheel-drive, inició ventas cuando corría el año de 1994. Debido a su tamaño compacto y gran espacio interior, rápidamente se colocó como uno de los vehículos favoritos del público. Como respuesta a este utilitario, rápidamente Honda puso a la venta el CR-V y años más tarde Ford y Nissan hicieron lo propio con el Escape y X-Trail, respectivamente. Así podemos seguir por un largo rato enumerando a los contendientes de este competido segmento.

Ante el arribo de más y más utilitarios, la cuarta generación del RAV4 que apreció en el Auto Show de Los Ángeles 2012 ha sido modernizada para estar al día y no perder terreno frente sus rivales.

 

Precio: $487,700 pesos

Es la segunda SUV más larga del segmento al quedar sólo de tras de Nissan XTrail

Características técnicas y mecánicas

Como sucede en la mayoría de los facelifts, la renovación de la cuarta generación está enfocada en la tecnología y apariencia. De tal manera que continúa equipando el motor de 2.5 litros con 176 hp a 4,100 rpm y 172 libras-pie de torque 6,000 rpm que por medio de una transmisión automática de seis velocidades envía este poder al eje delantero, o bien a las cuatro ruedas dependiendo de la versión.

Seis bolsas de aire, frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS, distribución electrónica de frenado y control de estabilidad se hacen presentes para proteger a los ocupantes antes o después de incidente.

Estéticamente, el RAV4 2016 obtiene fascias más aerodinámicas, dependiendo de la versión equipa faros y luces diurnas de LED, molduras laterales rediseñadas y nueva imagen en los rines de 17 u 18 pulgadas según sea la variante.  Debido a que sólo fue una cirugía estética la Toyota RAV 2016 continua ofreciendo la misma longitud de 4.6 metros, por lo que permanece como la segunda SUV más larga del segmento al quedar sólo de tras de Nissan XTrail.

Otra de las novedades que encontramos es la llave remota y el incremento en la dimensión  de la pantalla táctil

Confort

Una vez adentro, lo primero que podemos apreciar es que la calidad de ensamble y materiales es mejor, igualmente, el diseño del tablero es mucho más moderno, sin embargo, tampoco es algo que nos deje con la boca abierta por lo extraordinario.

A pesar que no ofrece la cabina con el mejor diseño dentro del segmento, si podemos decir que tanto la posición de manejo como la comodidad de los asientos son correctos. Claro que al ser el segundo modelo con la mayor longitud total, el espacio, principalmente, de la segunda fila es bastante extenso.

Quien también merece mención es el volumen de carga, si bien los 1,087 litros de capacidad no le permiten ser la más amplia, si es la más accesible debido a la baja altura del piso. Si el espacio no es suficiente basta replegar los respaldos de la banca trasera para obtener 2,078 litros, esto seis veces el espacio que encontramos en la cajuela del Corolla.

Otra más de las novedades que encontramos en el interior es la llave remota y el incremento en la dimensión de la pantalla táctil que ahora es de 7 pulgadas. Desde este display es posible gestionar el radio, los archivos de música, el sistema de navegación y las aplicaciones. También incorpora una segunda pantalla de 4.2 pulgadas justo en medio del velocímetro y tacómetro.

El tanque de combustible de la RAV4 promedia una autonomía de casi 800 kilómetros

Manejo

Uno de los grandes atributos de esta Toyota RAV4 2016 es sin duda el bajo consumo de combustible. Y es que gracias al modo de conducción Eco presente por default antes de sobrepasar las 2,000 revoluciones, el gasto promedio de gasolina es de 11.5 km/l.

Si se desea preservar la eficiencia de combustible en todo momento, es posible lograrlo presionando el botón Eco ubicado en la consola central. Lo que hace esta modalidad es revolucionar menos el motor entre cada cambio de marcha. En el otro lado de la moneda tenemos un modo Sport, que si bien no a la convierte en deportivo nato, si permite una aceleración más eficaz al hacer más sensible el pedal del acelerador y realizar cambios de marcha más largos.

Tal vez de no existir topes y baches en los calles y carreteras del país, el trabajo de la suspensión sería perfecta de la RAV4. Pero por desgracias las imperfecciones que hay en el asfalto hacen el vehículo demuestre que el trabajo de los amortiguadores no tenga una suficiente absorción, lo cual no permite que la conducción sea del todo cómoda ante de los molestos obstáculos que presentan en el día a día. En cambio, algo que si debemos alabar es la perfecta insonorización.

En general, el trabajo de la transmisión automática y el motor de 2.5 litros con 176 hp y 172 libras-pie de torque ofrecen un manejo similar al de Honda CR-V, es decir, que está orientada a la comodidad que a la deportividad como pudiera ser el caso de la Mazda CX-5.

Uno más de los atributos de la RAV4 es la opción de poder elegir una versión con tracción en las cuatro ruedas ideal si es que acostumbras a rodar por caminos de terracería la tracción será la perfecta.

Volviendo al tema del consumo de combustible, el tanque de combustible de la RAV4 promedia una autonomía de casi 800 kilómetros, cifra que puede caer a 670 kilómetros en el caso que toda la conducción sea en ciudad.

 

Conclusión

No hay duda que la Toyota RAV4 es uno de los SUVs más cómodos y eficientes que existen en el mercado, sin embargo, el diseño queda lejos de la modernidad que podemos ver en el Kia Sportage, Hyundai Tucson o Mazda CX-5.

 

 

 

 

 

 

Toyota RAV4 2016 a prueba

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos