BMW i3 REX 2016 a prueba
20/06/2016 Reportes de Manejo

BMW i3 REX 2016 a prueba

Manejamos el eléctrico de BMW en su versión de rango extendido

Antecedentes

Si bien el BMW i3 no es nuevo en nuestro mercado pues inició ventas en 2014 y ya habíamos tenido a prueba uno en ese tiempo, no habíamos podido probar esta versión REX de rango extendido que creemos puede ser un gran aporte para el vehículo, así que aprovechamos para darle una buena vuelta y conocerlo.

El desarrollo de este pequeño auto citadino y ecológico está basado en el MINI E que alguna vez visitó nuestro país para realizar pruebas en diferentes ciudades. Si bien no es un auto que podemos clasificar como económico pues en esta versión REX tope llamada Dynamic, tiene un costo de $887,900 pesos, sí es un gran avance en cuanto a tecnologías necesarias para hacer la transición a una movilidad sustentable. ¿Por qué decimos esto? Primero que nada está la estructura que es de fibra de carbón, es decir la parte rígida de toda la cabina está hecha con este material para ahorrar peso. También la batería es de iones de litio y cuenta con una capacidad de 16 kilowatts hora. Ésta la encontramos en la parte más baja del auto para así bajar el centro de gravedad y entregar un mejor manejo. Las llantas por ejemplo son extremadamente delgadas para reducir la resistencia al rodamiento, nos recordaron a las de los autos viejos o las del vocho.

 

El i3 es un auto eléctrico, inclusive en esta versión pues el único que lleva el impulso a las ruedas traseras es el eléctrico.

 

Precio: $887,900 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

El i3 es un auto eléctrico, inclusive en esta versión pues a pesar de contar con dos motores,  el único que lleva el impulso a las ruedas traseras es el eléctrico. Esto significa que la única función del motor a gasolina es el de recargar las baterías en caso que éstas se lleguen a agotar cuando transitamos.

El motor eléctrico entrega una potencia equivalente a 170 caballos de fuerza y 184 Lb-pie de torque, cifras interesantes para un auto ligero y de las dimensiones del i3. Por su parte, el motor a gasolina es un dos cilindros en línea de 647cc tomado directamente del Maxi Scooter de BMW pero adaptado para entregar menos potencia y generar mejor electricidad. Ambos motores están en la parte trasera, justo sobre el eje y ligeramente hacia atrás. Esto significa que en la parte delantera encontramos únicamente los componentes de dirección, suspensión y refrigeración del conjunto mecánico.

La batería promete una autonomía de entre 130 y 160 kilómetros que están pensados para cumplir con las necesidades de movilidad de un día normal en ciudad. En la versión REX, esta autonomía se ve incrementada gracias al generador de gasolina que añade otros 150 kilómetros para quedar en aproximadamente 300 kilómetros.

 

promete una autonomía de entre 130 y 160 kilómetros.

 

Confort

Por dentro, el i3 ofrece una experiencia completamente Premium, con los mejores materiales y ensamble, como en el resto de la gama de productos de la casa de Múnich. Además de esto, también cuenta con detalles muy interesantes que le dan un toque distintivo, incluso se siente más especial que su hermano mayor el i8. Estos detalles incluyen la madera de la parte superior del tablero, el piso corrido –sin interrupciones entre conductor y pasajero- y por supuesto la palanca selectora colocada sobre la columna de dirección y que es exclusiva para el i3 pues además cuenta con el botón de arranque del motor.

El acceso para las plazas traseras es fácil si no tienes un auto junto pues la puerta trasera abre de forma “suicida” o sea inversamente que las delanteras, provocando que efectivamente tengas más espacio para subir y bajar pero también requiere que se abran las frontales, dejando poco espacio para maniobrar si está un obstáculo cerca. Una vez dentro, ofrece muy buen espacio para las piernas y cabeza, eso sí solamente puede recibir a cuatro personas en total pues las plazas traseras están divididas en asientos individuales.

El equipamiento está a nivel de cualquier producto de la marca. Encontramos el sistema iDrive de BMW con conectividad Bluetooth, USB y con aplicaciones de BMW Connected Drive, navegación, reconocimiento de escritura, etc.

En seguridad, encontramos la celda de seguridad de fibra de carbón que ya habíamos mencionado, seis bolsas de aire, ABS, ESP, sensores de proximidad y cámara de reversa que facilitan enormemente las maniobras de estacionamiento.

El área de carga es reducido, pero recordemos que este auto está orientado al uso citadino y no tanto para viajar, así que cumplió muy bien con nuestras necesidades durante el periodo de nuestra prueba. Además, cuenta con un elástico del lado izquierdo donde se coloca el cargador portátil, de esta forma y si así se requiere, puedes conectarlo fácilmente donde encuentres un enchufe de pared que esté aterrizado.

 

cuenta con detalles muy interesantes que le dan un toque distintivo, incluso se siente más especial que su hermano mayor el i8.

 

Manejo

Al volante, el i3 ofrece muy buena diversión y sensaciones extrañas pues por un lado tienes un auto muy potente, que responde inmediatamente –una naturaleza de los motores eléctricos- pero que no produce ruido del motor, entonces la cabina es súper silenciosa.

La dirección no es muy precisa, debemos de decirlo. Ésta es de asistencia eléctrica y gracias a las ruedas extremadamente flacas, no retroalimenta mucho que digamos. Eso sí es muy suave y además ofrece un radio de giro muy corto, algo importante para un auto citadino.

La suspensión es ligeramente firme, como es tradición en los productos de BMW. Pero esto también significa que en las curvas se siente bien plantado. Eso sí, es importante recordar el grosor de las llantas pues es muy fácil llegar al límite de agarre de las mismas. Afortunadamente las asistencias electrónicas hacen su trabajo y te mantienen en línea.

Finalmente tenemos tres modos de manejo que nos ayudan a incrementar la eficiencia de le energía. El primero es Confort, el modo normal en el que inicia automáticamente el auto cada vez que lo encendemos. El siguiente es llamado EcoPro en el cual se retarda la respuesta del acelerador para consumir menos energía y además podemos modificar para limitar la velocidad máxima a 90 Km/h en lugar de los 150 a los que está limitado normalmente. El tercer modo es el llamado EcoPro+ con el cual no sólo se limita a 90 Km/h sino que se deshabilita en uso del control de clima para quitarle todo esfuerzo extra al motor eléctrico.

Durante el tiempo que tuvimos en nuestro poder el auto, realizamos una ligera prueba de autonomía pues llenamos la batería a tope y el tanque de gasolina y nos aventamos a manejar hasta Cuernavaca desde la Ciudad de México, un recorrido de aproximadamente 70 Km/h de ida y otros 70 de regreso que en un auto normal a gasolina no tendrías problema en realizar.

La teoría dice que el i3 no tendría problema en cumplir esta distancia únicamente utilizando la energía de las baterías. De todas formas tendríamos el extensor de rango para cubrirnos.

La ida no nos dio problema, la bajada pronunciada nos ayudó a recuperar energía y cuando emprendimos el camino de regreso lo hicimos optimistas pues aún marcaba una autonomía de 90 Km. El regreso fue una tortura para la batería pues veíamos cómo disminuía el alcance cada vez más y más hasta llegar a los 10 Km de autonomía. Aquí pudimos seguir pues el motor a gasolina arrancó para cargar la batería. El problema es que el esfuerzo de la subida era más grande de lo que el motor a gasolina nos podía entregar así que poco a poco se fue limitando más y más, hasta mantenernos a 70 Km/h como velocidad máxima. Una vez más, en la bajada recuperamos energía y pudimos acelerar más.

¿Qué nos enseñó esta prueba? Que de no haber tenido el motor a gasolina, nuestro regreso tendría que ser en una plataforma. El auto está hecho para circular en ciudad o en todo caso a requerir una segunda carga antes de regresar de un viaje así.

 

tenemos tres modos de manejo que nos ayudan a incrementar la eficiencia de le energía.

 

Conclusión

La propuesta de un auto eléctrico sin duda es un tema difícil para cualquier marca, los costos se ven afectados inmediatamente pues la carga de tecnología exclusiva es altísima. En el caso del i3, éste es un auto Premium por lo que se puede llegar a justificar el precio elevado, a diferencia de otros que están ya disponibles en el mercado mexicano. No está hecho para ser alternativa entre autos como por ejemplo un Volkswagen Jetta, sino como para funcionar de alternativa ecológica para quienes tienen un auto más grande y requieren de uno para moverse en ciudad.

Nuestra prueba de rendimiento nos enseñó que al igual que en las pruebas de consumo de combustible, las condiciones del camino juegan un papel muy importante para entregar las cifras prometidas. Al final del día, logramos recorrer 108 Km en modo 100% eléctrico, bastante menos de los 130 o 160 Km que promete la marca. Ok con ese alcance tienes para moverte en ciudad, sí pero como vimos, no para hacer siquiera un viaje corto fuera de ella.

Ahora, el motor a gasolina creemos que es una muy buena función pues es la diferencia entre quedarte a un lado de la carretera o poder seguir, inclusive en ciudad te saca de un apuro si no tuviste oportunidad de cargar el auto. Los tiempos de recarga varían dependiendo del cargador que se utilice, si lo hacemos con el portátil y directamente a la pared como tu celular, toma 16 horas en recargarse por completo, pero si lo hacemos con la instalación de 220 volts y el cargador fijo, toma únicamente seis horas. La idea es instalar uno en tu casa y cargarlo por las noches.

Ahora, para el siguiente año, BMW anunció que el i3 vendrá con mejoras de autonomía, de hecho podrá recorrer hasta 200 Km en modo eléctrico, una mejora de 40Km. Tendremos que actualizar nuestra prueba a Cuernavaca cuando llegue a México.

 

 

Probamos el BMW i3 REX 2016

¿Qué opinas? Cuéntanos