Prueba de Manejo

Audi S6 2016 a prueba

Un sleeper en toda la extensión de la palabra

Audi S6 2016 a prueba

Antecedentes

El Audi S6 2016, es lo que comúnmente conocemos como un sleeper, esos vehículos que lucen stock o sin modificaciones o por decirlo de otra manera, bastante normales e inofensivos, pero que ocultan poderosos motores que les permiten poner en aprietos a deportivos muy serios. El S6 es justamente eso, un sedán deportivo que ciertamente incorpora elementos distintivos pero de manera discreta. A diferencia de los modelos RS de la marca que gritan a los cuatro vientos debido a su agresiva apariencia que se trata de deportivos sumamente respetables, este modelo opta por manejar un perfil mucho más bajo.

Al igual que las variantes menos potentes, el S6 2016 estrena una actualización que afecta a: faros, calaveras, fascias y parrilla. Sin olvidarnos de los discretos faldones, alerón posterior, salidas de escape dobles y rines de 19 pulgadas que lo distinguen como un sedán de prestaciones bastante más deportivas que los modelos A6.

Precio: $1,344,900 pesos


Características técnicas y mecánicas

Bajo el cofre encontramos uno de los motores de ocho cilindros más interesantes del mercado, a pesar de su relativamente bajo desplazamiento (4.0 litros) es capaz de generar en esta aplicación unos sorprendentes 450 hp, claro con la inmensa colaboración de dos turbocargadores, es decir el S6 2016 ofrece 30 hp más que antes.

El torque es de 406 lb-pie disponibles desde las 1,400 y hasta las 5,700 vueltas, mientras que la transmisión es la rapidísima DSG de siete velocidades que envía la potencia a las cuatro ruedas a través del sistema de tracción integral quattro con un diferencial especial para aplicaciones deportivas.

Cuenta con diferentes modos de manejo que le permiten ya sea cuidar el consumo; valiéndose de tecnologías como la desactivación de cilindros, que convierte al V8 en un 4 cilindros en ciertas condiciones, así como el sistema Start & Stop, o bien entregar la mayor comodidad y suavidad posibles, así como ofrecer una respuesta rápida y rabiosa.

La suspensión es neumática adaptativa por lo que puede variar su rigidez también dependiendo del modo de manejo elegido por el conductor. Aunque en altas velocidades de manera automática rebaja la altura del vehículo 2 cm.
 

Confort

El habitáculo ofrece un diseño prácticamente idéntico al del A6, solamente que aquí tenemos materiales de nivel superior como los insertos en fibra de carbono, asientos deportivos forrados en una combinación de cuero con alcántara que además cuenta con un patrón de costuras en forma de rombos. El volante también forrado en cuero cuenta con pespuntes en color blanco. Encontramos emblemas de S6 en respaldos, estribos, volante y cuenta revoluciones.

En cuanto al equipamiento el S6 ofrece de todo, empezando por el cluster de instrumentos que cuenta con una enorme pantalla a color en donde se despliega información relativa al navegador, computadora de viaje, etc.

Por su parte, la pantalla retráctil de alta resolución puede desplegar toda la información relativa a estado del vehículo; audio, teléfono, navegador, etc. Todas las funciones mencionadas se controlan desde el mando MMI que además cuenta con un pad con reconocimiento de escritura en el que se puede introducir información, ya sean letras o números para facilitar las operaciones. Sobra decir que los materiales, calidad de ensamble y demás son impecables.

Aunque en el A6 nos habíamos quejado sobre algunas ausencias importantes en materia de equipamiento, en el S6 no falta absolutamente nada, tenemos: head up display, sensor de presencia en punto ciego, cámara de visión de 360°, sensores de estacionamiento, climatizador automático de cuatro zonas, etc.

Manejo

Habíamos hablado cuando probamos el A6 con el motor V6 súpercargado que ya no era necesario un V8 y es cierto, sin embargo cuando puedes darte el lujo de tener uno sería un pecado mortal no hacerlo y más tratándose de una maravilla de la ingeniería como es este 4.0 litros.

El S6 aun cuando pesa 1,895 kilos es capaz de acelerar de 0  a 100 km/h en apenas 4.4 segundos según cifras oficiales, aunque parece que podría hacerlo en los 4 segundos o incluso un poco menos. Al seleccionar el modo Dynamic no solo acelera obscenamente rápido, también gracias a que la suspensión se hace más rígida y la dirección más precisa se agarra y apunta como si fuera un ligero biplaza, cuenta con una agilidad difícil de comprender dada su gran masa.

Queda claro que una de las mayores virtudes del Audi S6 es la eficiencia con la que es capaz de transferir sus 450 equinos al piso.

Por otro lado, ya sea en modo Comfort o Efficiency el comportamiento es completamente distinto, los cambios se efectúan a bajo régimen, el aislamiento acústico es muy bueno por lo que no se filtran ruidos ya sea de rodamiento o del viento. La dirección y suspensión son suaves y en general resulta poco creíble la capacidad deportiva que tiene el S6 cuando lo conducimos en cualquiera de estos modos. Aunque Audi lo ha dotado de tecnologías como el Start & Stop o la transmisión S-Tronic de clutch dual que es rápida y eficiente, el consumo en el mejor de los casos es aceptable, sin embargo poniendo en contexto el potencial de diversión que tiene es bastante para los traslados cotidianos y llenos de tránsito.

Conclusión

El Audi S6 es un súper auto vestido para asistir a una noche de gala, mezcla de manera magistral la elegancia y sobriedad que se exige a un sedán de lujo y el desempeño de un deportivo de altos vuelos. Lo anterior es posible gracias a la inmensa cantidad de tecnología que incorpora.

El S6 es además una prueba fehaciente del gran avance que Audi ha conseguido, y es que hace dos décadas hubiera sido imposible si quiera pensar en un auto de la firma de los cuatro aros por encima de sus competidores directos BMW y Mercedes, sin embargo hoy las cosas son distintas y este este vehículo en particular es como se dice un “No Brainer” en su reducido y muy exclusivo segmento.

Por si fuera poco es una ganga si se le compara con el BMW M5 o el Mercedes-Benz E63 AMG que si bien son más potentes, en cifras de aceleración y manejo están bastante equilibrados.

 

Audi S6 2016 a prueba

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos