Industria

Toyota reemplaza robots por personas en su fábricas

Descubrieron que a diferencia de los robots, los humanos mejoran con el tiempo, descubren fallos y son más eficientes.

Toyota reemplaza robots por personas en su fábricas

La lucha del hombre contra la máquina data desde los inicios de la revolución industrial. Gracias a sus propias creaciones, la especie humana ha logrado desarrollarse tecnológicamente hasta límites inimaginables, con la consecuencia de muchas veces terminar siendo esclavo de sus mismas innovaciones y de ser desplazado de las fábricas a causa de la provechosa y muy rentable automatización.

Pero Mitsuru Kawai, presidente de Toyota, se dió cuenta de que ese no es el camino. Hace tres años comenzó gradualmente a reemplazar los robots por personas en sus plantas bajo el siguiente razonamiento: "Cuando yo era novato, había trabajadores con tanta experiencia que se les llamaba “Dioses (“Kami-Sama”) ya que no había nada que no pudieran hacer. No podemos depender de máquinas que solo hacen la misma tarea repetitiva una y otra vez. Para convertirnos en maestros de las máquinas, debemos adquirir la experiencia suficiente como para poder enseñarles a esas máquinas."

Queda claro que este llamativo cambio no responde a ningún interés filantrópico, sino a la meditada conclusión de que a largo plazo, las personas son más eficientes que las máquinas. Quizás te suene extraño este razonamiento, pero todos somos testigos de que los robots también se equivocan, provocando “recalls” masivos por productos defectuosos. Es más, en el caso particular de Toyota, se enfrentaron a un gran problema con los vehículos vendidos en los EE.UU. con casi 10 millones de unidades con problemas en el acelerador. Kawai no quiere que esto vuelva a manchar el nombre de su empresa (o si llega a ocurrir, que al menos el responsable tenga nombre y apellido).

Toyota es conocida por pensar a largo plazo, quizá esta filosofía de pensar más allá del mañana le permita a Toyota mantenerse como el fabricante más prolífico del globo.
 

Ezequiel Las Heras recomienda