Volkswagen Golf 2016 a prueba por un mes
29/11/2016 Reportes de Manejo

Volkswagen Golf 2016 a prueba por un mes

Manejamos por todo un mes el hatchback compacto alemán.

Mucho hemos hablado de lo relevante que resulta el Golf para Volkswagen, no sólo se trata de su modelo más vendido históricamente, sino de todo un símbolo para la compañía alemana. Y es que el Golf representa a la perfección todo lo que debe ser un Volkswagen.

El Golf es ese vehículo que conjuga aspectos como tecnología de última generación, practicidad, calidad, buen manejo, valor y seguridad de una manera que simplemente resulta imposible de lograr para cualquier competidor. No por nada es el vehículo favorito del mercado más exigente del mundo, es decir el europeo.

Es cierto que el Volkswagen Golf no es un auto barato, nunca lo fue, sin embargo es muy importante tener claro que jamás pretendió competir por precio.

Para corroborar o no, las razones que hacen del Golf el auto más popular del viejo continente, decidimos probarlo durante un mes en donde pudimos convivir con él en condiciones tanto de manejo citadino, como de carretera.

Precio: versión Highline DSG à $352,990 pesos

 

Semana 2 – Héctor Mañón

Hasta ahora todo ha marchado de maravilla con “nuestro” Golf que tendremos por un mes y es que nos gusta mucho el diseño, el interior sobrio pero con muy buenos materiales y ensamble y sobre todo el conjunto mecánico que entrega muy buena potencia sin gastar combustible de más.

Nos ha tocado un poco de todo: tránsito pesado, algunos tramos ágiles y un poco de carretera y creemos que el nivel de confort en todas las situaciones es muy bueno, casi casi podríamos decir que el mejor del segmento.

Pero no todo es miel sobre hojuelas. Por ejemplo, encontramos realmente molestos los sensores de proximidad que están todo el tiempo activos y no sólo cuando seleccionamos reversa. Esto significa que cada vez que un auto se aproxima de más o hasta un peatón, te hace brincar con la alerta sonora, además que disminuye el volumen del radio cada vez.

Probablemente este problema no se hace tan presente en otros mercados donde los autos se mantienen a mayores distancias pero en países como el nuestro es imposible mantener tanta distancia.

Seguiremos reportando nuestros hallazgos.

 

Semana 1 – Rubén Hoyo

No cabe duda que la mejor manera de enamorarse de un Golf es manejarlo, curiosamente yo no había tenido oportunidad de hacerlo, ya que allá cuando se lanzó en nuestro mercado hace un par de años no tuve la suerte de que me tocara a mí hacer y escribir la prueba de manejo.

Bajo el cofre tenemos el ya conocido 1.4 litros TSI de 150 hp y unas sorprendentes 184 lb-pie de torque que se acoplan a una transmisión DSG de 7 velocidades.

Lo anterior se traduce tras el volante en un auto ágil, de reacciones rápidas y divertidas, pero que al mismo tiempo es ahorrador. Por su parte, el chasis es muy rígido y gracias a una buena puesta a punto de la suspensión, el Volkswagen Golf se planta con mucha solidez ya sea al circular a ritmos muy superiores a lo permitido por la ley o en caminos sinuosos.

Esa misma confianza se transmite también al frenar, tanto por el tacto firme y progresivo del pedal, como por la manera controlada en que el Golf pierde velocidad.

El interior presume de formas sobrias y funcionales, no encontramos la teatralidad de un Civic o un Focus, lo cual también contribuye a que el Golf envejezca sumamente bien. La calidad de materiales y ensamble es muy buena, más cerca de los Premium que de su propia categoría. Lo que sumado a elementos como los asientos en combinación tela – alcántara que por cierto se ven espectaculares, o bien el inmenso quemacocos panorámico aportan todavía más a esa atmósfera suntuosa que transmite.

Hablando de comodidad, la banca posterior es capaz de admitir a dos adultos de talla grande sin ningún problema, algo que NO muchos vehículos de su segmento pueden presumir, al mismo tiempo la cajuela es muy amplia y cuenta con capacidad de sobra para acomodar el equipaje de toda la familia.

Con todo lo anterior, del lado del equipamiento el Volkswagen Golf si tiene un par de pecados que hay que mencionar; por principio de cuentas, no ofrece sistema de llave inteligente ya sea de acceso o arranque, un elemento ya estandarizado en el segmento. Asimismo, aunque contamos con los útiles sensores de estacionamiento atrás y adelante con gráfica de proximidad en la pantalla central, lo cierto es que una cámara de reversa es necesaria.

Estos dos elementos, por lo menos en mi opinión le vendrían mejor que el asistente de estacionamiento automático, una tecnología que aunque en la teoría parece muy útil, en la práctica se emplea muy poco, por lo menos que yo sepa.

Continuará...

 

Opina en Trunk, la primera comunidad automotriz en español.

Manejamos el Volkswagen Golf 2016 por un mes

¿Qué opinas? Cuéntanos