Ford Focus 2015 a prueba
04/11/2015 Reportes de Manejo

Ford Focus 2015 a prueba

La versión SE Titanium es apuesta lujosa de la marca del óvalo a los compactos japoneses y alemanes

Antecedentes

El Focus es una aportación de la división Ford Europa, nace en 1998 como un hatchback, y un poco más tarde se presenta la versión de tres cuerpos mejor conocida como Sedán de cuatro puertas, además de una Station Wagon o guayín que estuvo disponible en nuestro mercado los primeros años.

En 1999 nos llega a México la primera generación, y sus líneas denominadas New Edge llamaron mucho la atención y se comercializó hasta 2004. En el 2010 se empieza a vender en México la tercera generación (la actual), pero es prudente comentar que en el mercado estadounidense se comercializó una versión exclusiva para ese país, un Focus develado en el 2007 que afortunadamente nunca traspasó las fronteras, ya que el diseño era soso, por no decir espantoso.

Ford se dio cuenta del desatino hasta el 2011 y lo descontinuó. Desde ese año el Focus se convirtió en un auto global, es decir igual en todos los mercados en los que se comercializa.

Para 2015 tenemos un facelift de mediados de ciclo de vida para el compacto de Ford que ofrece algunas actualizaciones estéticas y de equipamiento.

Precio $349,000

Características técnicas y mecánicas

La versión Titanium no presenta ningunas diferencias con el resto de la gama con relación a los componentes mecánicos, por lo que bajo el cofre encontramos un motor de cuatro cilindros de 2.0 litros (Duratec) de aspiración natural que nos entrega 160 hp de poder, en un rango de las 6,500 rpm y una fuerza de torque de 146 Lb-pie a 4,450 rpm, dicho propulsor está acoplado a una transmisión robotizada de doble embrague de seis velocidades denominada PowerShift (que ha sido el dolor de cabeza de Ford Motor Company y de los clientes los últimos años), aunque la firma ha reemplazado el clutch y algunos otros componentes para mejorar la durabilidad en esta nueva entrega.

Las dimensiones del sedán son de 4,533 mm de largo, 1,821 mm de ancho, 1,465 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2,646 mm, y por último el peso es de 1,361 kg.

La suspensión delantera es McPherson y la trasera es multibrazo. Cuenta con Frenos ABS, EBA, ESP (Control de estabilidad) HLA (Freno en pendientes), sistema SOS Post Colisión, Dirección EPAS (eléctrica) y siete bolsas de aire para los ocupantes, además del sistema Park Assist, de estacionamiento cuasi autónomo.

Diseño Exterior

Aunque el Focus está entrando en su primer lustro de vida, las líneas del sedán se ven actuales, aunque algunos vehículos competidores de su segmento ya empiezan a hacer que el diseño creado por Todd Willing se vea maduro. Las zonas que presentan un diseño más dramático son la frontal y la posterior gracias al uso de formas caprichosas en las luces delanteras, la parrilla trapezoidal y la óptica trasera. El contacto con el piso es mediante unas llantas 215/50 R17 montadas en rines de aluminio.

Diseño Interior

La versión Titanium se caracteriza por tener el mejor nivel disponible de equipamiento y empecemos con lo básico, que es un sistema de aire acondicionado bizona, tapiceras de piel y vidrios eléctricos. El acceso es mediante una llave inteligente llamada MyKey.

La cantidad de opciones de conectividad es inmensa, pero empecemos por el sistema MyFord Touch que protocoliza todas las funciones de un Smartphone, más las funciones del sistema de navegación. Todos los controles del sistema MyFord Touch se regulan desde la pantalla de 8 pulgadas, y que al tocar en cada una de las esquinas podemos acceder a los diferentes menús del teléfono, navegación, sistema de audio y controles del aire acondicionado, todo de forma táctil. Cuando se acciona la reversa, esta pantalla nos brinda una imagen de la cámara trasera, como asistente de estacionamiento

Manejo

La oferta de Ford con este compacto es balanceada, los 160 hp que ofrece son más que suficientes para llevar al sedán de una forma digna y competente, la experiencia de manejo es confortable y la entrega de poder es lineal y constante, no hay acciones súbitas ni sorpresas.

La relación de consumos del motor 2.0 litros puede ser una de sus principales virtudes, ya que gracias a la gestión multivalvular la eficiencia es una de sus cartas fuertes, las cifras oficiales nos dicen que en ciudad nos da 14,66 km/l, en carretera hasta 22,56 km/l, lo que nos entrega un consumo combinado de 17,40 km/l, Todos sabemos que esas cifras oficiales de consumo-rendimiento son prácticamente imposibles de igualar, ya que hay miles de factores que influyen en el resultado, lo que les podemos decir es que nuestras mediciones nos entregaron un consumo combinado de 13,05 km/l, si bien no son los 17 km/l oficiales, es una cifra muy aceptable en un vehículo de estas dimensiones y peso.

La dirección de asistencia eléctrica es comunicativa, y no se siente artificial, el escalonamiento de la caja es suave y en general nos brinda una sensación de control en todo momento, es cómodo en el transito citadino denso y en carreteras nos entrega aplomo y agarre que se agradece.

Conclusión

Un sedán con un nombre famoso, cuyo precio no es el más atractivo ante la voraz oferta en el segmento de los compactos, y la competencia es encarnizada, ya que prácticamente todas las marcas disponibles en México ofrecen un compacto equipado dentro de su oferta.

Ford Focus SE Titanium 2016 a Prueba

¿Qué opinas? Cuéntanos