Chevrolet Trax LTZ 2013 a prueba
20/11/2012 Reportes de Manejo

Chevrolet Trax LTZ 2013 a prueba

¿El reemplazo sentimental del exitoso Tracker?

20/11/2012 Reportes de Manejo

Antedecentes

Antes de hablar del Chevrolet Trax tenemos que remitirnos a su antecesor, el Tracker que es sabido por todos era un Suzuki con emblemas de Chevrolet, dicho modelo se vendió de una forma espectacular desde que apareció en nuestro mercado a mediados de los años noventa y hasta que fue descontinuado en México en 2008 para darle paso a la Chevrolet Captiva.

La referencia obligada entre el Tracker y el Trax va más allá de un nombre parecido, si bien el Trax es un vehículo 100% General Motors y no un “rebadge” como en el caso del Tracker. El Trax está fabricado en México, en el complejo de San Luis Potosi y llegó al mercado a satisfacer a todos aquellos que extrañaban las dimensiones del viejo Tracker y no querían una camioneta del tamaño de una Captiva.

 

Precio $335,900.00 (LTZ)

 

Características técnicas y mecánicas

El simpático modelo surge tomando prestados componentes mecánicos de sus hermanos Sonic y Cruze, del primero toma la plataforma (Gamma II) del segundo toma el tren motriz conformado por un motor de cuatro cilindros ECOTEC de 1.8 litros de desplazamiento que está montado transversalmente y acoplado a una transmisión automática de seis velocidades, el conjunto es capaz de generar 140 hp de fuerza en el rango de las 6,300 rpm y una fuerza de torque de 129 lb-pie a los 3,800 giros.

Las medidas de ese "Mini SUV" son cortas pero no justas, el largo total es de 4,248, la anchura es de 1,776, el alto es de 1,657 y la distancia entre ejes es de 2,555 (todas las cotas en milímetros) y el peso es de 1,396 kilogramos.

Está equipado con frenos ABS, EBD (Distribución Electrónica de Frenado) y TCS ( Control de Tracción) además de bolsas de aire frontales, laterales y de cortina.

 

Diseño Exterior

Es un vehículo completamente nuevo, las formas lo hacen ver como un SUV aunque no lo es, el diseño de cuña le confiere una apariencia ruda y robusta gracias a las salpicaderas abombadas, las cuatro puertas ofrecen un buen acceso a personas de casi cualquiera talla, la zona acristalada es pequeña y eso se nota mucho a la hora de hacer maniobras en reversa, los postes B y C son anchos y merman la visión, que es asistida con unos espejos retrovisores exteriores de buen tamaño.

 

Interior

Nuestra unidad de prueba fue la versión LTZ, que es el tope de gama, entonces nos encontramos; tapicerías de piel con un pespunte de color azul contrastante que le da un toque fresco y juvenil, aparece en escena el aire acondicionado, quemacocos y ventanillas eléctricas.

El tablero es grande y envolvente, el cuadro de instrumentos no niega el parentesco con el Spark, un sencillo cluster conformado por un tacómetro análogo y una pantalla de cristal líquido de numerales azules que grafica digitalmente todas las demás funciones e informaciones del vehículo (nivel de combustible, kilometraje parcial y total además de una brijula que nos indica el punto cardinal hacia el que apunta el auto), dicha pantalla está complementada con testigos lumínicos de presión de aceite, temperatura y aviso de frenos de mano aplicado.

Recordemos que el Trax es un vehículo alto, por lo tanto la posición del tablero y de los asientos es elevada, Los interiores están conformados por varios plásticos de diferentes texturas que se aprecian resistentes y bien ensamblados, en la zona del pasajero encontramos no una, si no dos guanteras, la que está ubicada más arriba está específicamente pensada para guardar un reproductor externo de música, ya que las conexiones USB y Aux se encuentran dentro de dicho receptáculo, sin duda una buena idea y ya que hablamos del equipo de audio, vale la pena dedicarle unos momentos al nuevo sistema llamado MyLink.

Un novedoso sistema que ya no cuenta con una ranura para insertar el CD, lo consideraron ya obsoleto. El sistema de sonido es bautizado como MyLink de GM y ofrece además de los tradicionales puertos de conexión Aux-in, USB y Bluetooth, la opción de escuchar radio “on line” con la aplicación “Stitcher App”, ¡claro para hacer esto posible el conductor tiene que tener un Smartphone con Android o iPhone con un plan de datos, bajar la aplicación mencionada y seleccionarla en el teléfono enlazado vía bluetooth con el MyLink y escuchar la música en las bocinas del Trax. El sistema admite y reconoce hasta cuatro teléfonos celulares enlazados vía bluetooth.

 

Manejo

En superficies planas el Trax se comporta satisfactoriamente, el arranque es un poco lento en parte gracias a los inmensos rines y llantas de 18 pulgadas con los que está equipada la versión más lujosa, la transmisión hace su trabajo de manera suave y sin sobresaltos incluso la caja ofrece un modo de accionamiento manual en donde el conductor puede jugar un poco con los cambios presionado una tecla ubicada en la empuñadura de la palanca de cambios. Los consumos son contenidos y la calidad de marcha muy buena, se siente una construcción sólida en todo momento y en casi cualquier tipo de camino ¡Claro no hay que olvidar que es un SUV solo de nombre y tipificación del fabricante, ya que NO tiene ningún tipo de facultad en un terreno “off road” más allá del hecho de tener ángulos de ataque, ventral y de salida ligeramente mejores que un auto gracias a la mayor altura y voladizos cortos.

En zonas con pendientes prolongadas la transmisión se “ataranta” un poco y puede hacernos sufrir un poco con las aceleraciones, nada muy grave, solo hay que estar prevenido si se ataca un camino de estas características con el vehículo cargado.

En condiciones normales y de tráfico citadino el Trax es cómodo y responde bien a las aceleraciones repentinas en los semáforos y como lo dijimos antes, la buena calidad de construcción es notoria.

 

Conclusión

El Trax es un producto fresco, novedoso, bonito y rudo a la vez, es de lo más nuevo en el segmento y estamos seguros que será muy bien recibido pues tiene pocos “peros” quizá el más importante es el precio, si nos ponemos a buscar otras opciones similares, encontraremos vehículos que esencia y apariencia ofrecen más o menos lo mismo (hasta en el precio) y un poco más de potencia; hablamos del Nissan Juke de 188 hp, que se ubica entre los 311 a 329 mil pesos, el otro vehículo es el Subaru Impreza XV de 150 hp, cuyo precio es de 315 mil pesos. Un par de modelos que ofrecen también una apariencia ruda y con conformación de carrocería alta.

El punto más favorable del Trax –además de su estilo- es que está hecho en México, eso significa un nulo desabasto de partes y una longevidad en el mercado garantizada.

¡Sin duda es un vehículo que se empezará a ver en las calles!

¿Qué opinas? Cuéntanos