Vende tu auto
Automovilismo

Encuentros y despedidas, en lo poco que nos resta de la F1 2020

La renovación de algunos y el relevo de otros pilotos marcan el final de la temporada 2020 en Abu Dhabi.

Encuentros y despedidas, en lo poco que nos resta de la F1 2020

En un momento de pura y simple inspiración, Milton Nascimento escribió “Encuentros y despedidas”, una canción que explora el día a día de una estación de tren, algo muy apropiado para una categoría como la Fórmula 1, que sigue mostrándose por el mundo.

Este fin de semana termina una gira marcada no solo por el dominio abrumador de Mercedes-Benz y Lewis Hamilton, sino también por una serie de cambios lo suficientemente grandes como para garantizar envíos, aterrizajes, sueños y pesadillas para 2021, comenzando con la renovación de la asociación de su protagonistas principales. Son las llegadas y las salidas del mismo viaje que escribió Nascimento en uno de los versos de esa canción.

Lewis Hamilton

Hamilton aún reflexiona sobre qué hacer en 2021. Foto: LAT Images

Hasta este jueves, Hamilton aún no había renovado su contrato con Mercedes-Benz, lo que deja abierto si está buscando un octavo título mundial. La llegada de un hecho inédito en la historia de la categoría se opone a la salida de alguien que tiene un estilo de vida peculiar a los estándares de la F1, disfruta tanto de los placeres que le permite una fortuna considerable como embarcándose en nuevos proyectos, como creación de un equipo en la Extreme E.Su fortuna personal, cercana a los 300 millones de dólares, permite elecciones de tal magnitud.

En esta decisión, el movimiento de su gurú y jefe Toto Wolff, integrante del equipo anglo-alemán y que vive en una situación similar, pesa la historia: quedarse en Mercedes significa el compromiso de mantener al equipo por encima de sus rivales. Eso agregaría poco a un currículum, que tendría mucho más que ganar repitiendo esta hazaña con el futuro equipo Aston Martin Racing, una empresa que tiene todo para transformarse en la marca de superdeportivos del grupo Daimler. Sin Toto en el equipo Mercedes, el mantenimiento de Hamilton en el habitáculo que ocupa desde 2013 es discutible.

George Russell

Russell mantuvo el auto de Hamilton en cabeza. Foto: LAT Images.

En el póquer millonario de la F1, Hamilton no se conmovió al aceptar la primera oferta y duplicó su apuesta posponiendo las negociaciones hasta después de asegurar el título de 2020. Cortesía de COVID-19, un pasajero polizón en ese viaje, el inglés de Stevenage ciertamente tuvo la oportunidad de ver brillar a su compatriota George Russell a bordo de su Mercedes-AMG  F1 W10, el auto que condujo este año hasta el Gran Premio de Bahrein. En el pseudo-óvalo de Sakhir, Russell mostró un rendimiento general superior a Valtteri Bottas, salió en primera fila, lideró buena parte de la carrera y solo la mala estrategia del equipo impidió un resultado consagrante que podría haber sido la victoria.

Adoptado hace unos años por el programa de desarrollo de pilotos del equipo alemán, Russell está patrocinado por Wolff y su currículum lo clasifica como un campeón con algo más que potencial que para eso solo. Su estrella, sin embargo, parece brillar en rezago con sus actuaciones y el imprevisto que impidió un probable primer triunfo, algo que se repite en su paso por el equipo de Williams.

Sergio Perez, Racing Point, 1st position, with a Mexican flag on the podium

La primera victoria de Sergio Pérez en la Fórmula 1 podría garantizar su permanencia en la categoría.

No se puede decir lo mismo de los veteranos y los recién llegados en el escenario actual. Ganador de la carrera del fin de semana tras caer al último lugar en la primera vuelta, Sergio Pérez se mantiene fuera de la lista de participantes para 2021. De los cuatro lugares potencialmente disponibles para el próximo año, las posibilidades de que el mexicano herede uno están concentradas en Red Bull y Williams. El primero sigue presionando al anglo-tailandés Alex Albon, quien en temporada y media mostró altibajos a bordo de un auto que es un auténtico plato sazonado al gusto del primer piloto del equipo, el neerlandés Max Verstappen.

El vacío de efectivo causado por la salida del patrocinio de Aston Martin podría llenarse con los dólares de los patrocinadores personales de Pérez y ayudar a comprar la propiedad intelectual del motor Honda. Degradar a Albon al equipo AlphaTauri sería cancelar el envío de Yuki Tsunoda y afectar el trato con la marca japonesa.

La opción de Williams sería el gran cambio en el mercado: implicaría el posible retiro de Hamilton, la transferencia inevitable de Russell para ocupar su lugar y la oferta de una pintura todavía virgen de patrocinadores sanos. Esta ecuación sería un premio para Dorilton Capital, una compañía de inversiones que salvó al equipo de Frank Williams de la bancarrota y tiene un amplio conocimiento de las reglas del juego que se practican en el mercado de capitales.

El futuro de Williams en la F1 podría incluir uno o más cambios.

La propuesta de Liberty Media, propietaria de los derechos comerciales de F1, para mejorar el efectivo y la competitividad de los equipos más pequeños puede garantizarle al equipo de Grove un ascenso a clase ejecutiva bienvenido después de algunas temporadas viajando sin el derecho a abordar incluso con una maleta mano.

En el otro extremo de la parrilla, la confirmación de Nikita Mazepin como piloto del equipo Haas para 2021 es asunto del auto de clase turista. Deseoso de tener un equipo F1, Dmitry Mazepin compitió para comprar Force India en su apogeo, pero fue derrotado por Lawrence Stroll, quien hoy asoció al equipo con Aston Martin, otra compañía administrada por el consorcio canadiense donde es el comandante.

Al igual que Stroll, el ruso también apuesta por el potencial de su hijo, que aún porta la imagen de un piloto rápido, pero irregular y atrevido. Además, el pasado fin de semana se vio involucrado en dos accidentes en la carrera de F2, uno de los cuales provocó la salida de pista del brasileño Felipe Drugovich, uno de los grandes vencedores de la categoría esta temporada.

A juzgar por su retrospectiva, los 40 millones de dólares invertidos en Haas podrían tener más retorno con el alemán Mick Schumacher, hijo del campeón Michael y oficial adoptado de Ferrari, que aporta el motor, la caja de cambios y multitud de componentes al equipo que, por ahora, todavía tiene a Gene Haas como mayor accionista. No se sorprenda si el tren 2021 marca el viaje de regreso de este empresario estadounidense.

Wagner González / Automundo recomienda

Cuéntanos que opinas