Novedades

Ilusión rota, no habrá un Dodge Challenger ACR para pista

Básicamente, su desarrollo era poco menos que desafiante.

Ilusión rota, no habrá un Dodge Challenger ACR para pista

El Dodge Challenger se encuentra en el mercado desde 2008, pero hay que recordar que su plataforma W211 del Mercedes-Benz Clase E, se comenzó a principios de 2002. En resumen, es un auto muy veterano, que, pese a ello, se las ha ingeniado para incomodar y por momentos superar en ventas a los Ford Mustang y Chevrolet Camaro. Sin duda, un caso extraño de éxito que pasará a los libros de historia.

Uno de los grandes éxitos del Challenger es que precisamente, a diferencia de sus competidores que apostaron por el refinamiento, en FCA vieron que lo mejor era recuperar la esencia de muscle car a la antigua. Todo en este Dodge nos remite a la época dorada donde la potencia obtenido a través de enormes motores lo era todo.

Otro de los aciertos, ha sido que además ha ganado más versiones y ediciones que han aumentado su atractivo. De los iniciales SE, R/T y SRT, hemo visto llegar a los Hellcat, Redeye, Scat Pack, Demon, Widebody ,entre otros. Todos enfocados en rememorará las glorias del ¼ de milla.

Los únicos que se salían de la línea eran los T/A que rendían homenaje a las versiones que compitieron en Trans-Am y aunque recibían mejoras en la puesta a punto, no se puede decir que eran realmente modelos de pista. De hecho, según los últimos rumores, ese lugar lo iba a ocupar un hipotético Challenger ACR.

Si eres un entendido de la marca sabrás que estas siglas fueron usadas en los Neon y Viper. Tal y como su nombre lo indica, los ACR (American Club Racing) eran vehículos de competición legales para circular en las calles. En resumen, eran para Dodge lo mismo que los GT3 para Porsche.

Regresando al Challenger ACR, se supone que llegaría con un ahorro de peso de alrededor de 180 kg (al parecer perdería los asientos traseros), suspensión reajustada, frenos más grandes, lip delantero y un alerón trasero similar al Viper ACR. El motor sería el mismo V8 supercargado con 717 Hp usado en el Hellcat, aunque también existiría la opción de montar el 6.4 L atmosférico.

Lamentablemente, cuando muchos de nosotros moríamos de la emoción, los colegas de AutoWeek tuvieron acceso a un portavoz de Dodge, mismo que salió a descartar el rumor sobre el desarrollo de este Challenger ACR.

Esto se debe a que básicamente, haber creado un auto competitivo con estas características y con la veteranía que lleva a sus espaldas, era poco menos que desafiante. Entonces, si no se va a competir contra otros ¿para que hacer un vehículo con estas características?

Esaú Ponce recomienda