Automovilismo

El WEC sigue buscando que se sumen más competidores para las 24 Horas de Le Mans

La esperada nueva era de los híper deportivos sigue siendo incierta ante la poca respuesta de los fabricantes.

El WEC sigue buscando que se sumen más competidores para las 24 Horas de Le Mans

Quienes siguen con cierta frecuencia los estertores de las grandes categorías del motorsport mundial (y no sólo la F1), sabrán que este año debía entrar en vigor una nueva normativa técnica para el World Endurance Championship (WEC) o Campeonato Mundial de Resistencia, que tiene como prueba más emblemática las 24 Horas de Le Mans.

Este nuevo reglamento pondrá fin a los prototipos que han dominado este campeonato desde hace años, para dar paso a una nueva era de híper deportivos denominados LMH (Le Mans híbridos), autos que están por arriba de un súper deportivo convencional, pero que tiene la gracia que puede ser vendido a público, muy poco público se entenderá, pero el suficiente como para hacer más rentable su desarrollo.

A esta era de hypercars, como se les dice en inglés, se habían sumado marcas como Toyota, Aston Martin (que luego se retractó ante la decisión de entrar a la Fórmula 1), la muy americana Scudería Glickenhaus, pese a su estrafalario nombre, y Peugeot. Buenos nombres pero nos los esperados por quienes han propiciado este cambio reglamentario, la ACO francesa (Automobile Club de l'Ouest), que tiene en la mira marcas mucho más llamativas para el WEC del futuro: Ferrari, McLaren, Porsche.

Muchas marcas han dicho públicamente están muy interesadas en participar de lsa nuerva competición, aunque la piedra de tope, hasta ahora ha sido una cuestión reglamentaria. Todas ellas participan activamente del campeonato de resistencia norteamericano (IMSA) y quieren que el reglamento se equipare para hacer aún más rentable el desarrollo de un nuevo auto.

Y esto ha sucedido este mismo año, luego de que la IMSA y el WEC acordaran igualar los reglamentos. Según lo pactado, en la IMSA se creará una nueva categoría de prototipos híbridos denominada LMDh (Le Mans Daytona híbridos), y que serán prácticamnte iguales a los híperdeportivos de Le Mans, que como se sabe, partirían en septiembre de 2021 en la WEC, mientras que los LMDh debutarían en enero de 2022. 

El acuerdo fijaba correcciones para igualar los autos ante las diferentes especificaciones técnicas de cada campeonato (menos peso, menos potencia en la IMSA), pero al parecer no fue suficiente para conseguir el SI de las grandes marcas, por lo que ahora, el ACO ha anunciado una rebaja de las prestaciones de los futuros hypercars del WEC para equipararlos con los de la nueva categoría LMDh de la IMSA. 

Así, la potencia máxima bajará de 795 a 680 caballos de fuerza, y se reducirá en 30 kilos el peso del auto hasta los 1,030 kilos. Ambos cambios buscan igualar los hiperdeportivos LMDh para que puedan correr en Europa y Estados Unidos sin tener que realizar cambios mayores.

Además, podrán desarrollar el auto por completo, algo que hasta ahora era imposible en la naciente LMDh, que cuenta con cuatro suministradores de chasis asignados: Ligier, Oreca, Dallara y Multimatic. 

¿Y qué dicen las marcas?

Toyota y Glickenhaus debutarán este mismo año 2020, en un año que sería más de prueba que de otra cosa. La firma nipona lo hará con el GR Supra y el preparador norteamericano lo hará con el SCG 007 LMP1, que puedes ver en un render abajo. Y Peugeot entrará en 2022. Eso es lo que se sabe hasta ahora.

En Italia se acaba de filtar que Ferrari había decidido invertir parte de su presupuesto de la F1 en desarrollar un híperdeportivo para el WEC, pero que con la nueva normativa podrá comercializar en ediciones limitadas y a un precio exhorbitante como lo hizo con LaFerrari. Era la condición base que había puesto la Scudería para considerar un regreso a Le Mans.

Además, podrán desarrollar el auto por completo, algo que hasta ahora era imposible en la naciente LMDh, y que era una exigencia absoluta de los grandes fabricantes europeos.

McLaren, en tanto, había insistido en unificar las normas entre WEC e IMSA y ahora podrán competir en ambos continentes sin duplicar los costos. "Hay que felicitar a ACO, FIA e IMSA por llegar a un acuerdo tan atractivo. Ahora tenemos que ver cómo está el mundo cuando superemos esta crisis. Las reglas son muy interesantes para McLaren. Tenemos ganas de volver a las carreras de resistencia", indicó Zak Brown, CEO de McLaren Motorsport.

Porsche no ha dicho nada, pero se sabe que está estudiando volver a la competición. Tiene un proyecto híbrido que reemplace al 918 Spyder en carpeta, y Le Mans es un sueño siempre presente. 

Ahora sí, da lo mismo qué tipo de auto decida fabricar cada marca, si un LMH o un LMDh. Lo cierto es que ambos tendrán las mismas prestaciones y podrán correr en todo el mundo. No es poco. 

Marcelo Palomino recomienda