Novedades

Estos fueron los autos más caros de la subasta del Gobierno de AMLO

Una gran cantidad de gente acudió a Los Pinos para ofertar por los vehículos ofrecidos.

Estos fueron los autos más caros de la subasta del Gobierno de AMLO

Tras una larga espera, la subasta de los automóviles y camionetas realizada por el Gobierno de México a través del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), recaudó más de $28,000,000 pesos.

Como se mencionó con anticipación, esta venta de vehículos confiscados a la delincuencia tiene como objetivo único recaudar la mayor cantidad de dinero para ser destinado a la gente de escasos recursos. En el caso de la primera Subasta a Martillo, las ganancias serán repartidas en los municipios más pobres del estado de Oaxaca:  Santo Reyes Yucuná y Santa María Zaniza.

En total, esta Subasta a Martillo ofertó 82 lotes, integrados por vehículos que formaron parte de la flotilla oficial de la Presidencia de la República (26 lotes del extinto Estado Mayor Presidencial) y 56 que provenían de la Fiscalía General de la República (asegurados por procesos judiciales federales: fiscales, mercantiles y penales).

Al final de la subasta, fueron adquiridos 65 lotes por un monto total de $28,498,300 pesos. Hay que destacar que los recursos obtenidos por la venta de los 65 lotes de vehículos, representa un sobreprecio de 69 por ciento arriba del precio inicial. Sólo quedaron 17 lotes sin vender, la mayoría de éstos son camionetas blindadas.

De esta cantidad de automóviles subastados, el lote #81, que constó de un Volkswagen sedán “Vocho”, modelo 2004, fue el que tuvo el mayor encarecimiento, ya que con un precio de salida de $30,000 pesos, fue vendido en $325,000 pesos, lo que representa un 983 por ciento por encima de su precio inicial.

Igualmente, el vehículo que logró el mayor precio fue el lote # 68: una Ford Shelby F150 2016, que con precio de salida fue de $1,200,000 de pesos, alcanzó $1,900,000 pesos.

Otro de los más caros fue un Lamborghini Murciélago 2007 vendido en $1,775,000 pesos, es decir $300,000 pesos más que el precio inicial.

En contraparte, el vehículo subastado en el menor precio entre los participantes, fue el lote #59, un Volkswagen Sedán 1990, que se vendió en $65,000 pesos. Su precio de salida era de $10,000 pesos; aun así, tuvo un sobreprecio arriba del 550 por ciento.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos