Novedades

La sociedad entre Volkswagen y Ford es prácticamente un hecho

Está fusión se pudo concretar hace décadas, pero el fabricante estadounidense no lo quiso.

La sociedad entre Volkswagen y Ford es prácticamente un hecho

Como son las cosas, después de la Segunda Guerra Mundial, Ford Motor Company dejó pasar la oportunidad de adquirir Volkswagen, y ahora, la marca fundada por Henry Ford puede necesitar la ayuda del fabricante.

Al culminar la guerra, en 1948, los británicos ofrecieron Volkswagen a Henry Ford II, sin embargo, el nieto de Henry Ford despreció la oferta al pensar en ese momento que lo que le ofrecían no valía la pena.

Pero quien iba a pensar que durante las siguientes siete décadas, Volkswagen se transformaría en el fabricante de automóviles más grande del mundo, por volumen de ventas. Seguramente de saber el futuro, el descendiente de Ford no hubiera dudado en hacerse de la compañía alemana.

Independientemente, de esto, parece ser que el destino unirá a Ford y Volkswagen. En estos días, ambas empresas están discutiendo la posibilidad de una asociación que incluya funciones de investigación, fabricación y oficinas compartidas. Todo indica que enero de 2019 el anuncio de esta sociedad se haga oficial, ya que Ford también busca recortar su fuerza laboral de cuello blanco, que creció significativamente en los últimos cinco años, incluso cuando la cuota de mercado se mantuvo estable.

Lo que si es importante mencionar es que los ejecutivos de Ford y Volkswagen indican que ninguna de las compañías tomará una participación de propiedad sobre la otra.

Ante esto, los analistas dicen que Ford no tiene más remedio que formar algún tipo de asociación con uno de los tres principales fabricantes de automóviles verdaderamente globales, es decir, Volkswagen, Toyota o Hyundai-Kia para sobrevivir a largo plazo.

Se veía venir

A principios de 2018, Ford firmó un acuerdo con Volkswagen para trabajar en conjunto en el desarrollo y producción de vehículos comerciales. Esa labor en conjunto se expandió para incluir inversiones compartidas en vehículos eléctricos y autónomos, un trabajo costoso que los fabricantes de automóviles deben seguir siendo relevantes a medida que el transporte cambie en las próximas décadas.

Luego de este intercambio, el CEO de Volkswagen mencionó que la compañía podría expandir su presencia en la producción de Estados Unidos más allá de Chattanooga, Tennessee, mediante la construcción de productos en fábricas de Ford.

Mientras que la compañía alemana se verá beneficiada en el mercado norteamericano, Ford hará lo propio en las operaciones de comercialización y distribución en Europa, donde la compañía está teniendo problemas financieros.

En resumidas cuentas, VW es fuerte donde no está Ford: Europa y China. Por su parte, Ford es fuerte donde VW no lo es: pickups y vehículos autónomos. Por lo tanto, cada uno podría ayudar al otro en una variedad de formas, y los ahorros se podrían verter en la electrificación y movilidad.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos