¿Se encuentra en peligro la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi tras los actos de Ghosn?
26/11/2018 Investigación

¿Se encuentra en peligro la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi tras los actos de Ghosn?

Cualquier ruptura de la Alianza significaría perder una serie de importantes posiciones dentro de la industria automotriz.

En los últimos días, el tema del que más se habla en las esferas de la industria automotriz es sobre el caso de Carlos Ghosn, el mandatario de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi y sus nueve marcas. De acuerdo con Nissan y las autoridades de Japón, el CEO declaró a la Bolsa de Tokio percepciones salariales inferiores a las realmente obtenidas, además de que realizó numerosos ejemplos de conducta negligente como el uso personal de activos de la compañía.

Esta situación, que de inmediato propició que las acciones de la compañías cayeran, también ha repercutido en el despido de Ghosn por parte de Nissan. Ya sea que sea arrestado por parte del gobierno japonés o que sólo quede en su destitución es un hecho que esto seguirá dando mucho de que hablar ya que la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi es todo un gigante en términos de ventas dentro del sector automotor.

Al igual que Volkswagen Group y Toyota, la alianza franco-nipona es un actor en todos los mercados clave del mundo. Ya sea Europa, América del Norte, Rusia, África del Norte, América Latina, Japón y la región Asia-Pacífico, esta coalición tiene una gran penetración debido a la sólida posición de Nissan. Basta decir que en Japón y Estados Unidos tiene una penetración de mercado del 15 y 10 por ciento, respectivamente.

Por su parte, Renault es el gran protagonista en Europa (15 por ciento), América Latina (18 por ciento) y Rusia (36 por ciento). Mientras que Mitsubishi es un líder de la industria en Asia-Pacífico, lo que permite que la alianza controle el 14% del mercado. Esto significa que uno de los elementos más fuertes de la alianza es que cada miembro tiene su propio mercado y apenas compiten entre sí.

Sin embargo, sus volúmenes de ventas no son iguales. Debido a su fuerte presencia en Estados Unidos Y China, los dos mercados más grandes del mundo, Nissan vende más autos que Renault. Junto con sus marcas asociadas Infiniti y Datsun, Nissan cuenta con alrededor de la mitad de las ventas globales de la alianza. Del resto, ósea la otra mitad, está compuesta por Renault (Renault, Dacia, Samsung y Lada) y Mitsubishi.

Otra cosa interesante a tener en cuenta al analizar la composición de ventas de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi es que hay una gran diferencia en los segmentos. Teniendo en cuenta el hecho de que los segmentos de SUV y pickups generalmente son los más rentables, es interesante ver que estos segmentos tienen más peso en las ventas de Mitsubishi, ya que representan alrededor de dos tercios de su volumen global.

Para Nissan cuentan con un 46 por ciento, mientras que Renault es el menos dependiente de estos segmentos con un por ciento. Esto significa que Mitsubishi y Nissan están más alineados con la demanda global actual de los consumidores, mientras que Renault aún depende mucho de los autos pequeños, que representan el 45 por ciento de su volumen total.

No obstante que las compañías hacen un trabajo en sociedad durante más de una década, Renault y Nissan aún están lejos de estar totalmente integrados. Esto lo podemos ver en las siguientes cifras. Nissan tiene alrededor de 55 modelos diferentes disponibles en todo el mundo, mientras que Renault tiene alrededor de 40. De los más de 100 modelos que poseen entre ellos, solo ocho comparten la plataforma Common Module Family desarrollada por ambos empresas, y solo cinco de ellos forman parte de la alianza. Dicho de otra manera, la Alianza tiene una integración muy limitada entre los fabricantes de automóviles japoneses y franceses y la mayoría de las ventas de la alianza provienen de modelos desarrollados independientemente.

También es importante recordar que una de las posiciones clave de la Alianza está en el mercado de vehículos eléctricos, donde representa casi el 14 por ciento del mercado y está por delante de sus acérrimos rivales: Toyota y Volkswagen Group. Pero lo más importante a destacar es su posición dominante en el segmento de SUVs, el sector de mayor crecimiento en el mercado global. Tan solo en la primera mitad de 2018, Renault-Nissan controló el 12 por ciento del segmento, por delante del 8.4 por ciento de General Motors y el 8.2 por ciento de Hyundai-Kia. Cualquier ruptura de la Alianza significaría perder estas importantes posiciones dentro de la industria.

Ahora teniendo en cuenta lo anterior, con o sin Carlos Ghosn, la Alianza probablemente esté enfrentando su prueba más difícil. Juntos, Nissan, Renault y Mitsubishi desempeñan un papel clave en la industria del automóvil y tienen un enorme potencial. La pregunta ahora es, ¿esta situación crítica marcará un punto de inflexión para reestructurar la Alianza o será el principio del fin de la misma?

¿Qué opinas? Cuéntanos