Vende tu auto
Novedades

Descubre el placer de manejar en el Museo BMW

Te platicamos todo lo singular de la marca bávara en su historia.

Descubre el placer de manejar en el Museo BMW

En nuestra recién visita a Múnich, Alemania donde manejamos el nuevo BMW i8 Roadster, no podíamos dejar de hacer una parada en el famoso museo BMW, el cual fue fundado en 1973 y diseñado por el arquitecto Karl Schwanzer. Se encuentra ubicado al lado de la Torre BMW y enfrente del BMW Welt, un edificio con una arquitectura increíble donde se exponen los vehículos más recientes de BMW, hay una amplia gama de memorabilia para adquirir y donde también puedes comprar un BMW bajo una experiencia inigualable.

Volviendo al museo de BMW, parte de él visto de perfil pareciera una taza gigante, es un lugar donde la marca bávara expone la exitosa historia de más de 100 años en un área de 4,000 m2 con 110 exhibiciones; así como muestras temporales enfocadas en la movilidad, explorando aspectos de la compañía y de sus marcas. Es punto de interés tan singular en Alemania, que al año es visitado por medio millón de personas.

En esta ocasión queremos mostrarte lo más destacado y sorprendente que pudimos admirar en este maravilloso museo de la marca bávara, primero te platicaremos de la exhibición permanente y luego de la temporal.

En los 4,000m2

En esta área lo primero que te llama la atención, es la escultura cinética que simula la mente de un diseñador al momento de crear un auto, la cual es maravillosa y digna de admirarse

De ahí pasas un pasillo donde puedes observar un medio de transporte con el que se hizo famoso BMW, nos referimos a la moto R 32.

Ahí mismo está un motor de avión que desarrolló en 1919, el cual rompió récord. De hecho, si no lo sabías la marca empezó haciendo motores para aviones en 1917 y sus siglas BMW (significan en alemán Bayerische Motoren Werke, Fábrica Bávara de Motores).

Después del pasillo te topas con un muro, sí, así como lo lees un muro que contiene todas las motos de BMW Motorrad, es realmente impresionante encontrarte con toda la historia de esta división de la marca bávara. Descubres ejemplares como la K 75 RT hecha ambulancia o la R 80 G/S la primera “moto aventura” o doble propósito para rodar on y off-road.

Posteriormente desciendes como si fueras al sótano y de ahí es mundo por explorar por diferentes años, con una variedad de autos que realmente te sorprenden como: el BMW Isetta de 1955 de tres ruedas con motor de motocicleta (a título personal me encantó), el 2002 TI fabricado en 1969 (fue uno de los autos más rápidos de la época alcanza el 0—100 Km/h en 9.1 segundos, un roadster de 1936 el BMW 328, el cual como auto de carreras era invencible, ganó en 1938 el Millie Miglia en la categoría de dos litros y ganó el Rally de la Gran Bretaña en 1939.  Así como varios ejemplares, todos juntos de BMW M Power (M Roadster, M3, M5).

Algo peculiar que nos llamó la atención es cómo BMW nos muestra el primer modelo de cada Serie 3, 5, 6 y 7 y lo hace de forma escalonada. Específicamente los autos que se ven son el BMW 323i, 520, 633CSi y el 745i.

Si eres amante del deporte motor, existen diversas piezas que puedes apreciar de BMW Motorsport en diferentes categorías de competición.

Para BMW los coupés son parte integral de su historia, y muestra de ello son los diversos modelos que puedes apreciar como el aerodinámico 328 de 1938, el “asequible” 700 de 1964, así como el lujoso 3.0 CS y el majestuoso 840 Ci.

No podían faltar los vehículos de arcilla o prototipos como el BMW X Coupé, Vision Connected Drive entre otros.

En el caracol

Bueno hasta aquí la exposición permanente en el museo BMW. Sin embargo, existe en el mismo un área especial que de hecho tiene forma de caracol donde cada seis meses aproximadamente realizan exposiciones temporales.

Una de ellas fue las de los emblemáticos roadsters como el BMW 507, Z1 y el Z8 que si lo reconoces salió en la película de James Bond The World is Not Enough.

Finalmente, la exposición más reciente es la de movilidad eléctrica donde BMW hace un despliegue de toda la tecnología que ha desarrollado para fabricar vehículos en la división "i". Ahí se pueden prototipos como el i8 Concept que sirvió de base para desarrollar el i8 que conocemos actualmente.

Asimismo, se puede apreciar diseccionado un i3, el cual es fabricado en fibra de carbono y es tan ligero que una parte del chasis se puede levantar con una mano.

Algo destacar y que nos llamó mucho la atención es que aparte de desarrollar vehículos que no contaminen, BMW se preocupa por ser aún más amigable con el ambiente empleando materiales reciclables como el plástico PET para manufacturar los asientos del i3.

Bueno pues hasta aquí la corta pero sustanciosa visita que realizamos al museo BMW, ¿te gustó? déjanos tus comentarios. 

Jorge Blancarte recomienda

Cuentanos que opinas