Vende tu auto
Autos clásicos

Ferrari 250 GTO es el auto más costoso en una subasta

Es uno de los más codiciados del mundo.

Ferrari 250 GTO es el auto más costoso en una subasta

Al ser vendido en $48,405,000 de dólares (poco más de 900 millones de pesos mexicanos) por la casa de subastas RM Sotheby's en Monterey, California, este Ferrari 250 GTO se ha convertido el automóvil que alcanzado el precio más alto en una subasta.

Hacemos mención que se trata del vehículo más caro vendido bajo el martillo, porque el récord del automóvil más costoso lo obtiene también un 250 GTO que cambió de dueño por $70 millones de dólares.

Volviendo al auto más caro vendido en una subasta, resultó impresionante como la puja de inició en $35 millones de dólares y en cuestión de segundos alguien ya había ofertado $40 millones de dólares. De ahí, las pujas fueron subiendo hasta llegar a $44 millones de dólares. Cuando todos los asistentes y televidentes pensaban que la oferta subasta llegaría a su fin, hubo quien puso sobre la mesa la cantidad de $48.4 millones de dólares.

Aunque el comprador de uno de los 36 250 GTO que fueron construidos prefirió el anonimato, es sabido que se trata de un coleccionista de automóviles que reside en Estados Unidos.

Respecto a este ejemplar que rompió el récord de venta en una subasta, se trata de la unidad número tres construida y es reconocida con el número de chasis 3413 GT. Dentro de su Curriculum, destaca que fue empleado por Ferrari como un auto de prueba, además de que fue conducido por Phil Hill, campeón mundial de Fórmula 1 en 1961 durante el Targa Florio 1962.

Poco después, este 250 GTO se vendió a Edoardo Lualdi-Gabardi, cliente consentido de Ferrari, quien lo condujo durante 10 carreras, ganando nueve y quedando en segunda posición en una. Tras adquirir un segundo 250 GTO, Lualdi-Gabardi decidió vender la unidad con el número de chasis 3413 GT a Gianni Bulgari, quien también lo llevó a las pistas ganando como el mejor en su clase en 1963 y el Targa Florio 11964. A lo largo de su historial, este ejemplar participó y terminó 20 carreras, todas sin incidentes.

Después de pasar por varios dueños, en 2000 fue comprado por Dr. Greg Whitten, ex arquitecto jefe de software de Microsoft, quien después de 18 años de tenerlo en su colección de autos conservando su motor original, caja de cambios y eje trasero, así como su carrocería Serie II de fábrica montada por Carrozzeria Scaglietti en 1964; lo decidió poner a la venta.

 

Luis Hernández recomienda

Cuentanos que opinas