Vende tu auto
Autoshows

ATS 2500 GTS, el raro e inesperado vencedor en The Quail

Este deportivo de 1964 está muy emparentado con Ferrari.

ATS 2500 GTS, el raro e inesperado vencedor en The Quail

La Semana del Automóvil de Monterey no sólo tiene al Concurso de Elegancia de Pebble Beach, sino también a The Quail, un evento que ha ido tomando relevancia desde su nacimiento hace 15 años y hoy congrega algunas joyas dignas de cualquier evento.

Con las montañas de Santa Lucía como telón de fondo y con los hermosos jardines del Club de Golf de The Quail como escenario, este evento se enfocó este año en modelos originales y con motor central, premiando a 14 autos como los mejores de sus categorías.

Y uno de ellos se sumó al círculo de campeones esta semana, el ATS 2500 GTS de 1964, un exótico modelo con un impresionante pedigrí, que se adjudicó el Best of Show 2017. Con el chasis número 2006, este deportivo ligero apto tanto para la calle como para las carreras es uno de tres modelos en existencia.

ATS o Automobili Turismo e Sport nació en la denominada "revuelta de palacio" propiciada por dos de las personas más cercana a Enzo Ferrari, el director técnico Carlo Chiti y el jefe de diseño Giotto Bizzarrini. Ambos fueron despedidos luego de quejarse de la significativa injerencia de la mujer de Ferrari en las decisiones del equipo, y fundaron esta compañía que sólo fabricó 10 autos, con dos o tres versiones con carrocería ligera, antes de quedarse sin dinero.

Pero ATS hizo cosas significativas en el corto tiempo que vivió. Una de ellas fue sentar a Phil Hill a bordo de uno de sus autos y competir en el Campeonato de la F1 de 1963. Ese motor de 2.5 litros es el mismo del ganador de The Quail.

El dueño de esta joya, Bruce Milner, indicó que su auto no había sido exhibido en 16 años, cuando ganó el evento mayor de la semana del automóvil: el Concurso de Elegancia de Pebble Beach. Y que por lo mismo consideraba este premio como "inesperado".

"Este auto es el que no pudieron fabricar para Ferrari, un deportivo con motor central, con un V8 y frenos de discos", añade Milner, un fanático de la marca que, de hecho, posee otro ATS 2.500 GTS, aunque no de construcción ligera, que terminó usando para restaurar de manera perfecta esta verdadera joya, deportivo ligero con motor central derivado de la Fórmula Uno.

 

Marcelo Palomino recomienda

Cuéntanos que opinas