Audi Q7 2016 a prueba
11/03/2016 Reportes de Manejo

Audi Q7 2016 a prueba

325 kilos más ligera la convierten en una SUV que disfruta de los caminos sinuosos

Antecedentes

El Audi Q7 2016, es la segunda generación del SUV de peso completo de la firma de los cuatro aros, misma cuya primera entrega debutara en un ya lejano Auto Show de Frankfurt de 2005.

Tuvo que pasar una década entera para que la firma alemana renovara por completo la Q7, la gran novedad sin duda es la gigantesca reducción de peso, que le permite al Q7 abandonar las motorizaciones de ocho cilindros, incluso Audi se siente tan cómoda con el peso final de su exponente que ahora las versiones de acceso ofrecen un cuatro cilindros 2.0 litros turbo.

La Q7 es un producto sumamente relevante para Audi, se vendieron más de medio millón de ejemplares de la primera generación y adicionalmente es punta de lanza para el desarrollo de la nueva plataforma MLB Evo del consorcio, misma que emplearán las próximas entregas de la VW Touareg, Porsche Cayenne, Audi A8 e incluso ya es utilizada por la SUV de Bentley, de nombre Bentayga.

Es cierto, la nueva Audi Q7 2016 no es precisamente bonita, a decir verdad es más bien lo contrario, cuenta con formas muy agresivas y rudas. Sin embargo, más allá del tema estético que es muy subjetivo, la pregunta importante aquí es es, ¿logró Audi colocar a su renovada SUV por encima de sus competidoras BMW X5 y Mercedes-Benz GLE?

Precio: $1,139,900 pesos

Características técnicas y mecánicas

Bajo el cofre encontramos el V6 3.0 litros de inducción forzada que ya conocemos en el A6, entrega 333 hp y 325 lb-pie de torque y se asocia a una transmisión automática de ocho velocidades que envía la potencia a las cuatro ruedas vía el conocido sistema de tracción integral quattro. Lo anterior significa que el Q7 2016 es capaz de hacer un 0 – 100 km/h en apenas 6.3 segundos de acuerdo con las cifras oficiales.

Sin embargo la principal responsable del buen desempeño pese a no ofrecer un V8 es la nueva plataforma y es que reduce el peso en relación con su predecesora en 325 kilos gracias a que chasis, buena parte de paneles de la carrocería, sistema de escape y enfriamiento, así como suspensión están fabricados en aluminio.

En materia de seguridad, además de los ya obligados elementos de seguridad como ABS, ESP o Bolsas de Aire, la Audi Q7 2016 ofrece asistente de estacionamiento que ahora detecta los espacios potenciales con mayor rapidez, cámara de visión de 360°, sensor de punto ciego, alerta de cambio de carril y alerta de colisiones.

Confort

El habitáculo no solo se percibe bien construido y de excelente calidad, sino que también genera una atmósfera de tecnología y modernidad; empezando por el cluster de instrumentos con la inmensa pantalla configurable denominada Virtual Cockpit, el MMI de nueva generación con un inmenso pad táctil con reconocimiento de escritura y que en la parte superior ofrece 8 posiciones configurables, así como la pantalla retráctil de alta definición de 8.3 pulgadas. Asimismo tampoco podemos dejar de mencionar el climatizador automático de cuatro zonas.

Evidentemente la conectividad no puede faltar y se estrena el Audi Smartphone Interface que es compatible tanto con Android Auto como con Carplay.

En cuanto a habitabilidad creció, algo digno de mención puesto que las medidas exteriores son más contenidas, la segunda fila es bastante amplia y cuenta con una función para plegar los asientos completamente y hacia el respaldo del asiento frontal a efectos de facilitar el acceso a la tercera fila. Con las dos filas plegadas el área de carga puede crecer hasta los 1,955 litros.

Manejo

Tras el volante de la Q7 de segunda generación, lo primero que destaca es la posición de comando muy elevada, que si bien es cierto brinda buena visibilidad, también genera una sensación como de desconexión con el vehículo, es decir no es la posición más cómoda para aquellos que disfrutan del manejo y la interacción con el auto.

El motor es sin lugar a dudas uno de los mejores V6 del mercado, cuenta con potencia suficiente para un desempeño ágil y brioso, sin que los consumos sean muy elevados, aunque tampoco podemos calificarlos de reducidos. Más importante aún es la manera constante y progresiva como entrega el torque, deja una sensación de que siempre que sea necesario habrá potencia disponible, sin importar a que régimen de giro se encuentre girando el motor.

Al haber perdido 325 kilos la Q7 se mueve de forma impresionante, no solo se trata de la entrega de potencia, ahora se siente ágil y ligera. Apunta y da vuelta con mucho aplomo y precisión, ahora es un vehículo que gusta de los caminos sinuosos. Asimismo es más silenciosa (de hecho increíblemente silenciosa, aún en altas velocidades) y cómoda que antes.

Como sucede con otros modelos de la gama, la Q7 ofrece Audi Drive Select con distintos modos de manejo que modifican el ajuste de dirección, respuesta del pedal de acelerador, funcionamiento de la transmisión e incluso la suspensión si es que se equipa la neumática opcional para ofrecer un manejo suave y confortable o bien ágil y deportivo.

Conclusión

He de reconocer que las formas exteriores de la segunda entrega de la Audi Q7 no me matan de la emoción, desde mi punto de vista son toscas y las proporciones en general me parecen menos armoniosas que las de X5 o GLE. Sin embargo también tengo que aceptar que desde el interior, la Q7 se percibe muy superior, no solo se siente más lujosa, sino años luz más moderna. Asimismo, todo lo que se ve y se puede tocar transmite calidad y atención al detalle.

Adicionalmente, desde el punto de vista del manejo es sorprendentemente ágil y divertida, lo que considerando sus dimensiones es sobresaliente, aun así es más ligera que X5 y GLE. Por último, al ser más larga que sus rivales, tiene ventaja en términos tanto de habitabilidad como de espacio de carga, lo que la hace más apta para el uso familiar.

 

Audi Q7 2016 una SUV que disfruta de los caminos sinuosos

¿Qué opinas? Cuéntanos