Vende tu auto

Descubre La Nueva

Renault Duster

Lanzamiento Oficial

Conócelo

Novedades

¿Cuánto duran las balatas de un auto?

También te decimos de qué están hechas.

¿Cuánto duran las balatas de un auto?

El periodo de vida de un par de balatas depende de muchas variantes entre ellas están el hábito de manejo de cada conductor como del material que están hechas.

No hay un estándar que haya sido establecido por mecánicos o fabricantes, pueden durar de 45,000 a 50,000 Km, incluso hasta más.

El rango varía principalmente por el tipo y composición de manufactura, además que las balatas están atadas a un sistema mecánico de frenos que afecta su duración. Así como el calor, la presión, y fricción en cantidades que cada conductor aplique al pisar el pedal de freno.

Aclarado lo anterior procedamos a dar los detalles de fabricación de las balatas, las cuales están hechas de un material friccional que puede ser de cuatro tipos: orgánica, semimetálica, metálica y sintética. Cada una tiene características que describiremos a continuación:

Orgánica: Están hechas de fibras no metálicas unidas en un material compuesto. Éste es después es tratado con modificadores de fricción incluyendo grafito, metales en polvo e incluso cáscaras de nuez. Materiales para relleno son agregados para reducir el ruido y afectar la transferencia de calor, entre otros factores.  

Semimetálicos: Esta balata es una mezcla de materiales orgánicos y metales –que van desde acero, hierro hasta cobre- moldeados y unidos para formar la pastilla de freno. Éstas son más duras y resistentes al calor.

Metálicas: Este material es formado por una variedad y mezcla de metales unidos a presión, los cuales fueron alguna vez usados en las carreras de autos. Actualmente gracias a los avances en la composición de balatas orgánicas y semimetálicas han hecho que las pastillas de freno metálicas sean casi obsoletas.

Sintéticas: Se les conoce también como cerámicas. Están hechas de una composición de materiales no orgánicos ni metálicos, usualmente  fibra de vidrio y aramida. Estas pastillas de frenos pesan casi la mitad que el promedio de una balata, son más fuertes, se mantienen más frías y reducen el calor; asimismo duran más que cualquier otra. El pero es que puede llegar a costar más del doble que una pastilla normal.

Fuente: Howstuffworks

Jorge Blancarte recomienda

Cuéntanos que opinas