Vende tu auto
Industria

Nissan invade a Brasil

La nueva planta brasileña tiene el objetivo de lograr la calidad mexicana

Nissan invade a Brasil

Todo el honor de inaugurar la nueva fábrica de Brasil quedó en manos de un brasileño, el CEO de la Alianza Renault-Nissan, Carlos Ghosn, ante la ausencia, de último minuto, de la mandataria de ese país, Dilma Roussef. Como sea, el comandante de Nissan estaba contento, como quedaron todos con un final que terminó con samba.

En un área de 220 mil metros cuadros, Nissan invirtió 1.5 mil millones de dólares para hacer esta nueva planta que va a fabricar el March, por lo menos por ahora. Más tarde vendrán el Versa y “otros modelos”, como declaró el mismo Carlos Ghosn en conferencia de prensa justo después de la inauguración.

También se producirán 200 mil motores en esa misma área en la ciudad de Resende, un polo industrial dentro del estado de Río de Janeiro, a cerca de tres horas de la capital de ese estado, la mucho más famosa ciudad de mismo nombre.

El March brasileño es ligeramente distinto del mexicano, con detalles como el volante y los rines, con diseño exclusivo. El motor, con 1.6 litros, tiene la característica especial de usar gasolina y etanol, el llamado “flex fuel”. También puede funcionar con cualquier mezcla entre ambos combustible.

El que piense en Nissan en la escala de la importancia de esa marca en México, no puede usar esa misma escala para Brasil, ya que la marca nipona solo cuenta con 2.1% en el mercado brasileño. Pero la meta para 2016 es llegar a 5% y esto representaría un volumen cercano a los 190 ó 200 mil vehículos, mucho más cerca de los 25% de lo que Nissan tiene en suelo azteca, que representaron en 2013, cerca de 267 mil unidades.

Parte interesante es saber que mucha de la capacitación de los 1,500 nuevos empleados fue hecha en México. Y pese a que, como siempre en eventos de este tipo en cualquier lugar del mundo, el Gobernador de Río de Janeiro, Fernando Pesão, dijo haber escuchado de los japoneses que “la mejor mano de obra del mundo” estaba en Brasil, en la hora de visitar la planta el guía dejó claro que el objetivo, que piensan ya haber logrado, es tener la misma calidad lograda en México.

Sergio Oliveira/Río de Janeiro recomienda

Cuentanos que opinas