Vende tu auto
Novedades

5 errores que se cometen al manejar con viento cruzado

Te decimos los más comunes.

5 errores que se cometen al manejar con viento cruzado

 

En otros artículos hemos platicado de lo difícil y peligroso que es manejar con condiciones de niebla así como de lluvia. No obstante existe otro factor meteorológico que en extremo también puede ser peligroso, este es el viento cruzado.

 

A diferencia de los otros dos, no afecta nuestra visión, sólo lo podemos percibir si observamos los árboles o lo sentimos cuando mueve nuestro vehículo; afectando la estabilidad y control del mismo. Es por está razón que en está ocasión te decimos los cinco errores que no debes cometer cuando te encuentres con fuertes vientos cruzados.

 

1. Ir pegado a un tráiler, camper o remolques

 

Ya sea si el viento se mantiene fuerte o pasara una ráfaga de viento, ir viajando pegado a un tráiler, camper o remolque con algún bote no es lo más seguro.

 

La caja de carga de un tráiler, al igual que los otros vehículos antes mencionados, van sólo enganchadas a un objeto y siendo arrastradas –por el tráiler o pickup. Normalmente son grandes, altas, con esquinas cuadradas, todo lo contrario a ser aerodinámicas. Con estas características y a alta velocidad son frágiles, por lo que cualquier viento fuerte puede voltearlas fácilmente de lado.

 

Lo mejor que puedes hacer en este caso es alejarte del tráiler, rebasarlo con cuidado a la brevedad y tomar precauciones con las ráfagas de viento.

 

2. Ir muy rápido

 

En carretera manejar un auto a altas velocidades es difícil y peligroso –a menos que sea un piloto de carreras profesional- y cualquier incidente inesperado como un peatón cruzando, un auto que se cambió de carril sin fijarse o hasta una motocicleta que salió de la nada; nos puede provocar perder el control de la unidad ocasionando un accidente.

 

Con un fuerte viento cruzado en carretera y tu vehículo viajando muy rápido. El viento te puede empujar fuera de curso, sin darte tiempo para hacer alguna corrección. Donde el viento diga que vas, irás para allá. Cualquier intento de modificar tu dirección será contraproducente, enviándote por ejemplo a la dirección incorrecta o algo mucho peor.

 

3. Manejar un vehículo delgado y alto

 

Los vehículos en general son diseñados para que su aerodinámica tenga poca o “nula” resistencia al viento. Pero ¿Qué pasa? si llegas a conducir un vehículo alto y delgado como una van; o en su caso tienes una pickup y le cargaste la sala, el comedor, así como otras cosas que en conjunto forman un gran muro en la parte trasera de la unidad.

 

Bueno pues en un viento extremo en carretera a alta velocidad, un vehículo con las características antes mencionadas, tiene mucha superficie para que el viento pueda chocar. Asimismo tendrá mucho espacio para colarse en la parte baja de la unidad, por lo que la carga aerodinámica no será de mucha ayuda, generando muy posiblemente que se volteé la unidad.

 

4. Tratar de hacer movimientos excesivos

 

Al momento de tomar una curva en carrera disminuimos la velocidad para entrar bien ella o por otra parte para frenar en recta se requiere de espacio para detenerse o bajar tu aceleración. Sin embargo esto no fuera posible si no tuviéramos un par de llantas –las cuales están hechas de goma- generan tracción y se “agarran” del camino.

 

Pero con un viento extremo la fricción se reduce. Provoca que tu auto se “levante” un poco, se salga de su carril y en ocasiones viene acompañado de gotas de agua que caen al piso provocando que el piso esté muy húmedo. Con estas condiciones hacer los movimientos antes descritos u otros que sean excesivos (como frenar a fondo, girar bruscamente) no es lo más recomendable ya que estarías poniendo en riesgo tu vida.

 

5. Entrar a un río con viento cruzado

 

Generalmente un fuerte viento viene acompañado después de una tormenta, la cual trae bastante agua consigo. Al llover densamente se forman “ríos” y si penetras en ellos con tu unidad te verás envuelto en un problema de aquaplanear, pero si a esto le agregas viento cruzado ten por seguro que no tendrás control alguno de tu vehículo y éste hará su trabajo para llevarte adónde él quiera –como dejarte atorado en una zanja o en caso extremo sacarte de la carretera.

 

Lo mejor en todos los casos anteriores al encontrarse con fuerte viento cruzado en la carretera es conducir despacio y manejar seguro al estacionamiento más cercano –o espacio- para esperar a que pase la tormenta o las condiciones mejoren.

Jorge Blancarte recomienda

Cuéntanos que opinas