Tips y Consejos

Adiós al estrés al volante

<BR>Por Carlos González Arizmendi Evita alterarte mientras manejas. Sigue estos consejos.

Adiós al estrés al volante

Saturación vehicular, poco tiempo para llegar y poca cultura vial hacen de un sencillo viaje una verdadera tortura. ¿Sabías que uno de cada cuatro conductores puede ser un verdadero riesgo al volante por el estrés?

Se dice uno de cada tres accidentes que se dan en las grandes ciudades por culpa del estrés y la violencia al volante. El DF es uno de los lugares más agresivos para conducir por la gran cantidad de autos, lo pésimo de nuestras vialidades y la poca o nula cultura vial de los conductores.  Eso genera más estrés aún y si le sumamos las largas horas que se pueden pasar al volante para llegar a nuestro destino, estamos ante una bomba de tiempo. Es un problema grave de salud por lo que te damos estos sencillos tips para reducir la tensión al volante y sobrellevar el pesado camino. Una situación de alta tensión pude ser grave y muy peligrosa para nosotros y los demás; nada vale más la pena que seguir sonriéndole a la vida todos los días.

1. Modifiquemos nuestra manera de planear nuestro viaje. Si ponemos el foco en llegar al destino y no hacerlo en el menor tiempo posible, llevamos buena parte de la batalla ganada. Tomemos más tiempo del necesario para mejorar nuestro desempeño en las calles. Así evitaremos la ansiedad, llegaremos de mejor humor y gastaremos menos combustible.

2. Es fundamental una buena compañía en el camino, como nuestro CD favorito o una estación de radio que nos mantenga relajados y entretenidos en el camino al mismo tiempo. Recomendamos música "ambient" o clásica, pues está comprobado que sus notas relajan la tensión en las neuronas.

3. Duerma bien. La somnolencia es un claro elemento que dispara el estrés al volante. Se recomienda descansar un mínimo de 7 horas diarias.

4. Conduzca con precaución y respetando los límites de velocidad. Por más rápido que uno quiera rodar para llegar al destino, sólo se aumenta el riesgo de sufrir un percance y ahora sí, ni siquiera llegar a la cita.

5. La conducción no es una competencia. Diversos estudios reflejan que el estar al volante puede ser considerado para muchos como un medio para demostrar su superioridad. Grave error que normalmente termina en situaciones que eran fácilmente evitables.

6. Ejercicio. Es fundamental estar sano en mente y cuerpo. Incluso hay manera de ejercitar la mente y relajarnos a bordo. Realice 5 profundas respiraciones y suelte el aire lentamente. Eso ayudará a liberar siginificativamente la tensión, como por arte de magia. Obvio, hágalas cuando el auto esté completamente detenido.

7. Pero el mejor consejo es aceptar las condiciones del tránsito. No importa si hay un embotellamiento o semáforos mal coordinados, es importante asumir las condiciones y tratar de calmarnos y obligar a los demás a acelerar el paso. Se debe pensar siempre que la salud y la seguridad siempre estarán primero. Cualquier otra cosa tiene solución.

Comentarios - cgonzalez@autocosmos.com -

¿Qué opinas? Cuéntanos