Chevrolet Beat Notchback 2018 a prueba
04/09/2017 Reportes de Manejo

Chevrolet Beat Notchback 2018 a prueba

Economía y mejor espacio son las apuestas de este Chevrolet

Es un sedán 

Quizá lo primero que haya llamado tu atención antes de empezar a leer es justamente esa denominación Notchback que acompaña al más nuevo de los productos de Chevrolet. Y es que en estricto sentido, se trata de un sedán. No queremos pecar de exquisitos y finalmente este punto nada impacta en el producto y sus prestaciones. Sin embargo sí nos llamó la atención que Chevrolet optara por un nombre que hasta donde nosotros sabemos está más relacionado con esos autos de tres volúmenes pero cuya apertura de cajuela se hace con todo y medallón como el Toledo.

Se trata de esas discusiones como la diferencia entre crossover y SUV, que originalmente era muy marcada y conforme pasaron los años terminaron convirtiéndose en sinónimo. 

Dejando de lado el nombre  y sin entrar en controversias, podemos decir que este Beat es la versión amplificada del Chevrolet Spark de generación anterior sólo que ahora bajo el nombre de Beat. Desde el inicio, esta adecuación se justifica al presumir casi el doble de capacidad de carga en la cajuela que la versión de cinco puertas.

En busca del éxito

Comercializado en otros mercados como Chevrolet Essentia, este modelo llega proveniente de India con la encomienda de robar participación en el mercado de los vehículos más económicos en nuestro país, el de los subcompactos. Precisamente en este sector es donde se ubica el Hyundai Grand i10 Sedán y el Ford Figo, mismos que juegan el papel de su competencia más directa.

Una vez entendida su posición en el mercado es justo empezar a juzgar si el nuevo Chevrolet Beat Notchback es una buena opción de compra para un vehículo de esta naturaleza.

Un elemento que permanece en las tres versiones que se comercializan en nuestro país radica en el acoplamiento motriz. Todas ellas cuentan con un motor de cuatro cilindros de 1.2 litros y 16 válvulas generador de 81 hp y 80 libras-pie como capacidad de torque. Asimismo, los ejemplares son exclusivamente ofrecidos con transmisión manual de cinco velocidades.

Este juego mecánico realiza un papel suficiente considerando el segmento en el que se ubica. Inclusive, podríamos señalar que la programación de la caja es bastante agradable con cambios cuyo traslado es preciso de una relación a otra. Naturalmente, como es habitual en este tipo de vehículos, el embrague corta de manera precipitada pero una vez acostumbrados, podemos decir que se trata de una buena transmisión.

Unas por otras 

El apartado del equipamiento podría definirse como contrastante, así como en un sentido metafórico como en un plano literal. Esto a partir de que la versión que manejamos (LT) cuenta con elementos ajenos a su segmento, como insertos de apariencia metalizada en paneles de las puertas y tablero, volante con controles para comandos del radio y llamadas por Bluetooth,

Sin embargo, también nos percatamos que está equipado con manijas de las puertas de un plástico bastante simple, vestiduras de apariencia desactualizada y cuestiones poco prácticas, como es el caso de los seguros de las cuatro puertas que tienen que ser cerrados individualmente.

Podríamos concluir que como todos los vehículos de este segmento, el Chevrolet Beat Notchback 2018 sacrifica algunos aspectos en compensación de otros que ellos consideran son más útiles para el público al que se dirige.

Esto también se ve reflejado en relación a la decisión de no equipar con frenos ABS a las dos primeras versiones de este modelo, pero sí ofreciendo bolsas de aire en cada una de sus variantes.

Tras el volante

La sensación de manejo de este modelo es buena mientras se ejecute en su entorno natural, que evidentemente es el urbano, pues una vez expuesto a situaciones de carretera, salen a relucir los espacios que este vehículo deja vacíos y al que no se le pueden exigir: aceleración, dirección y un chasis que se siente nervioso a altas velocidades.

En contraste, encontramos un vehículo con un rendimiento de combustible sobresaliente de cerca de 18 km/l en la semana que tuvimos la oportunidad de manejarlo. Asimismo, el espacio es amplio en las filas traseras y hace un mejor aprovechamiento de la plataforma que en la variante hatchback.

El Chevrolet Beat -en cualquiera de sus versiones- no tiene un problema de origen como probablemente se le juzgue, ya que es un producto que obedece a las posibilidades de ventas en nuestro país.

Es un tema que obedece a una mayor disertación sobre los estándares mínimos de seguridad que deben tener los autos para venderse en México, pero eso finalmente no resulta responsabilidad de Chevrolet ni de ninguna armadora que proponga vehículos de esta naturaleza.

En pocas palabras

Así pues, podemos concluir que no es relevante si nos agrada la sensación de los materiales o la estilización exterior si el vehículo funciona bien para su propósito y en esta situación, el Beat Notchback lo hace satisfactoriamente para su segmento.

Precios y versiones

Chevrolet Beat Notchback 2018 Precios
Versión Precio
Beat Notchback LS $157,900 pesos
Beat Notchback LT $174,400 pesos
Beat Notchback LTZ $200,800 pesos

 

Galería Chevrolet Beat Notchback 2018

Chevrolet Beat Notchback 2018

1 de 29

Chevrolet Beat Notchback 2018 a prueba

¿Qué opinas? Cuéntanos