Suzuki Ignis 2017 a prueba
07/08/2017 Reportes de Manejo

Suzuki Ignis 2017 a prueba

La oferta de pequeños SUVs con corte citadino crece

Ignis en Latín significa fuego y el Ignis de Suzuki viene a prender fuego a un segmento que ha ido creciendo lenta pero certeramente, el Ignis llega para hacerle compañía y competencia al VW Cross up!, seguido por el Fiat Mobi y al smart ForFour, -que es un competidor de concepto, más no de precio- más los vehículos pequeños que se sumen al segmento que poco a poco se vuelve un axioma.

Precio: $233,990 pesos

¿De dónde viene el Ignis y cuál es su historia?

Nace en Japón con el Siglo XXI y se comercializó hasta el 2008 en varios países con el emblema de Chevrolet. Hubo que esperar hasta el Salón de Ginebra del 2015 para conocer la segunda generación de este automóvil, en donde se develó el concepto llamado Suzuki iM-4, el cual nos enseñaría las formas casi definitivas del Ignis, que se presentó en 2016.

Ignis está fabricado en la planta de Sagara en Japón.

Características Técnicas y Mecánicas

Porta un motor de cuatro cilindros, de 1.2 litros con 16 válvulas y admisión variable que entrega una potencia neta de 82 caballos de fuerza, en el rango de las 6,000 revoluciones. El torque es de 83 lb-pie a 4,200 revoluciones. El modelo de prueba cuenta con una caja CVT y la tracción es delantera.

La suspensión delantera recurre al conocido sistema McPherson y la suspensión trasera es de barra de torsión, con resortes. Calza llantas 175 serie 60 montadas en rines de aluminio de 16 pulgadas.

Las dimensiones son 3.7 metros de largo, 1.6 metros de alto, la anchura es 1.7 metros, la distancia entre ejes es de 2.4 metros y por ultimo el peso, que es de 895 kilos.

El rendimiento de combustible es de 19 kms por litro en ciudad y de 22 kms por litro en carretera, lo que nos da un promedio de casi 21 kms por litro de gasolina magna. En cuanto a seguridad activa y pasiva nos encontramos los obligados frenos ABS y un par de bolsas de aire frontales.

Confort

Sin duda alguna esta es una de las cartas fuertes del Ignis, la habitabilidad y el confort para cuatro pasajeros –fiscalmente Suzuki dice que es para cinco personas, hecho virtualmente imposible para la talla promedio del mexicano- Los cuatro pasajeros viajaran de manera confortable, los de las plazas delanteras disponen de asientos individuales, con algunos ajustes manuales de inclinación del respaldo, así como correderas en el piso para aumentar el espacio trasero y el del conductor también ofrece ajuste de altura de accionamiento manual. Los asientos traseros se supone que son para tres adultos, pero en la realidad solo dos van comodos y seguros. Se pueden abatir 40-60 %, y como el piso de la cajuela es plano, el área de carga con la banca plegada es muy generosa, ya que podemos aumentar la capacidad de 271 a 505 litros.

Conectividad

Ofrece compatibilidad total con Apple CarPlay o Android Auto (Solo la versión tope de gama), y los comandos se pueden ejecutar en la pantalla táctil de 7” –que dentro del Ignis, se ve mucho más grande- en donde también veremos la imagen de la cámara de reversa, o la cartografía y ruta del navegador de nuestro teléfono, en la parte baja se encuentran los controles de caudal y temperatura del aire acondicionado, que le dan un toque retro, ya que nos recuerda a los selectores de las viejas rockolas, hoy objetos de deseo de los Hipsters y Millennials y si estos no desean empatar los sistemas de sus teléfonos inteligentes, también ofrece conexión vía bluetooth, y para los menos “geeks” el Ignis les ofrece la opción de conectar un reproductor por cable auxiliar. El habitáculo está lleno de acentos bien colocados, y que le confieren mucha onda a la atmosfera, detalles del color de la carrocería, o un símil muy bien logrado de fibra de carbono. Lo mejor del Ignis es la ergonomía, ya que todo está muy cerca del conductor, ojo no se nos olvide que es un vehículo de reducidas dimensiones, y para ejemplificarlo recordemos  que la anchura es de menos de 1.70 metros.

Manejo

He de ser completamente honesto, cuando estudiaba las especificaciones del Ignis y observe que el tren motor constaba de un pequeño cuatro cilindros de 1.2 litros, acoplado a una caja CVT fruncí el ceño, y me rasqué la cabeza pensando en que sería lento y torpe, pues el motor era normalmente aspirado, cosa que lo haría sufrir a la altura de nuestra prueba, más de 2,200 metros sobre el nivel del mar, y si a ello le sumamos una transmisión continuamente variable, que ya saben que soy detractor.

Consumo oficial combinado: 21 kms por litro

La oferta de propulsión no era nada atractiva en el papel, y cuando llegué al vehículo sentí que sería torpe, lento y aburrido de conducir. ¡Estaba equivocado!

Si bien el Ignis no es una bala, ni ofrece reacciones súbitas las aceleraciones son constantes y parejas, el bajo peso –menos a una tonelada- le ayuda mucho, la CVT hace su trabajo de una manera más o menos digna, es decir, no demerita el desempeño del Ignis, aunque he de ser franco, me quedé con ganas de manejar la versión manual, que si no me equivoco Suzuki no lo ofrece en la versión tope de gama.

El trabajo del esquema de suspensiones también está a la altura del segmento, y en algunas condiciones hasta por encima, ya que la corta distancia entre ejes y la maniobrabilidad nos invita a buscar un hueco en el tránsito citadino, eso si, si la superficie no es del todo tersa esa distancia entre ejes que lo hace maniobrable, lo hace también muy nervioso cuando el piso no está parejo, así es que si la superficie no es buena, es mejor circular un poco más despacio.

La comunicación con el rodamiento es completa, el diámetro de giro y la alta postura de manejo nos invitan a cometer algunas audacias en maniobras de estacionamiento, de las cuales salimos avante, insisto la carta fuerte del Ignis es su tamaño, chico por fuera, pero bien pensado y espacioso por dentro.

Conclusión

No es rápido, pero si divertido, el nivel de equipamiento de la versión de prueba lo deja muy por arriba de sus competidores, es más ninguno de ellos ofrece una pantalla táctil de ese tamaño, ni la compatibilidad con los teléfonos que hoy todo el mundo busca, el diseño es polémico pero en mi encuesta personal la opinión general resultó positiva.

En mi punto de vista Suzuki México se anotó un acierto con el Ignis, lo malo es que las listas de espera son largas, hay más demanda que coches, y eso a la larga puede hacer que el cliente se desespere y compre otra marca. Si tu amigo lector eres el comprador de un Ignis, y estas en la lista de espera de entrega, te recomiendo que lo esperes, es una buena compra, y una muy buena opción al transporte citadino en medidas “petit”

Si quieres conocer los precios del resto de la gama del Ignis, te invitamos a consultar la nota relacionada, y si quieres conocer todas las especificaciones del modelo, da click en el link del catálogo, aquií tambien relacionado

 

Suzuki Ignis - Chiquito pero picoso | Autocosmos

¿Qué opinas? Cuéntanos