Llevamos al KIA Soul Turbo 2017 a servicio y así nos fue
13/07/2017 Industria

Llevamos al KIA Soul Turbo 2017 a servicio y así nos fue

Te compartimos nuestra experiencia con el servicio postventa de la marca.

Si eres un seguidor de hueso colorado de Autocosmos.com estarás enterado que, como parte de una prueba de larga duración, estamos conviviendo con el KIA Soul durante algunos meses. Más en específico con la variante tope de gama impulsada por el 1.6 litros turbo. No obstante, en esta ocasión no hablaremos de prestaciones o sensaciones de manejo o incluso del auto en si mismo, sino de otro aspecto igual o hasta más importante…el servicio postventa.

Tras algunos días de ser nuestro compañero de trabajo, desempeñándose como una gran herramienta de apoyo al momento de la toma de fotos e imágenes de video, el odómetro de nuestro compinche superó los 10 mil kilómetros y con ello apareció un testigo en el cuadro de instrumentos recordando de manera insistente que había llegado el momento de llevarlo al taller de la marca más cercano a la brevedad posible.

Aunque la firma cuenta con la aplicación móvil KIA CVIS que entre otras cosas permite administrar las citas para los servicios, así como localizar el concesionario más cercano, nos vimos un poco anticuados y optamos por la vieja confiable, es decir, realizamos una llamada telefónica al distribuidor más cercano, en este caso KIA Lomas Verdes, para agendar nuestra visita a los talleres.

Para evitar que hubiera algún tipo de preferencia optamos por jugar al espía y mantener en el anonimato cualquier evidencia que nos delatara como periodistas de Autocosmos. Fue así que, tras la llamada, donde por cierto fuimos atendidos por una recepcionista bastante amable, nos señalaron que podíamos acudir al día siguiente a las 10:00 am.

Llegando al mencionado concesionario, fuimos recibimos casi a la inmediatez por el encargado de servicio que de manera detallada nos explicó en que consistía el servicio de los primeros 10,000 kilómetros, cuyo costo, por cierto, es de $915 pesos. La verdad una cantidad bastante sensata si tomamos en cuenta que por ejemplo el mantenimiento equivalente en una Suzuki Vitara Turbo es de $1,615 pesos. Mientras que para una Renault Captur se deben de desembolsar $1,549 pesos.

Como era de esperar no perdimos la oportunidad de hacernos los inocentes para poner a prueba el temple de quién nos atendía … ¿y esto para que sirve? ¿es muy costoso? ¿tardarán mucho? fueron algunas de las preguntas que hacíamos. Sin embargo, no cayó en nuestra trampa, siempre se mostró cordial y respondía cada una de nuestras dudas.

En lo personal, fue un punto que me agradó bastante ya que, de acuerdo a mi experiencia particular como cliente de otra marca, no en todos lados el personal se nota capacitado para atender a los clientes dudosos o primerizos. Al final, quedó la promesa de que podríamos recoger al Soul Turbo a las 14:00 horas.

Pasado el tiempo requerido, puntualmente acudimos a la cita donde tras estar sentados por unos minutos en el área de espera, nuevamente se nos acercó el encargado del área de servicio, quien enlistó los recambios, observaciones y sugerencias para mantener a nuestro vehículo como nuevo. Fue reconfortante escuchar que a pesar de ser una unidad de pruebas que ha pasado por diversas manos en los últimos meses, el Soul Turbo se encuentra en perfectas condiciones.

Tras realizar el respectivo pago, nos retiramos del lugar con un grato sabor de boca y es que en general el trato fue más que adecuado. Hay que admitir que nuestra misión de encontrar una gran falla en el servicio postventa de KIA fracasó, pero fue igualmente divertido jugar un poco al espía. Ahora sólo falta saber si corrimos con suerte o en verdad todos los concesionarios de la marca en nuestro país cuentan con este nivel de atención, por lo que te invitamos a que nos compartas tu experiencia propia. 

¿Qué opinas? Cuéntanos