Suzuki Swift 2018 a prueba
27/06/2017 Reportes de Manejo

Suzuki Swift 2018 a prueba

Pequeño, correlón y bien equipado.

A menos de un mes de haber arribado tuvimos en nuestras manos, el nuevo Suzuki Swift 2018, es la tercera generación del modelo en México y sí con poco más de 7 años sin renovarse.

Nos llega con dos opciones de motor, equipamiento y demás características que puedes encontrar en nuestra nota de lanzamiento.

Probamos el modelo más equipado con transmisión automática denominado Boosterjet

Precio: $279,990 pesos

Los datos técnicos

El modelo que manejamos tiene un motor de 3 cilindros de un litro turbo con 110 caballos y 118 Lb-pie de torque. La transmisión es automática de seis relaciones. Aquí hago una acotación, pues el nuevo Ibiza le vendrá hacer competencia a este modelo pues portaría un motor de 1.0 L TSI de 115 Hp con caja DSG.

A destacar tenemos frenos de disco en las cuatro ruedas y dirección electrónica asistida.

Referente a seguridad viene cargado, trae 6 bolsas de aire, ABS, control de estabilidad, asistencia de frenado y asistente de arranque en pendientes.

Es más pequeño que el modelo previo.

En cuanto a tamaño, es ligeramente más corto que la generación anterior por un centímetro (3,840 mm), menos alto por 1.5 cm (1,495 mm), pero sí es más ancho con 1,735 mm.

Perfectamente vestidito

Pequeño sí, pero todo cabe en un huequito sabiéndolo acomodar y la gente de Suzuki vistió muy bien al Swift 2018, pues trae de todo para viajar cómodo. Sobresalen el aire acondicionado automático, paletas de cambio en el volante, luces automáticas, apertura y encendido presencial.

El sistema de infoentretenimiento merece mención aparte pues es de lo más completo. Consta de una pantalla de 7” táctil, es muy fácil de usar como amigable (es el mismo ue encontramos en otros modelos de la gama). Nos gusta mucho pues se divide en cuatro secciones muy sencillas de identificar para cada necesidad. El único pero es que no trae perilla de volumen, por lo que tienes que batallar al subir o bajar el audio. Tiene entradas USB y te puedes conectar por Bluetooth. Si empleas smartphone tiene compatibilidad con Carplay y Android Auto, que hoy en día es un must.

Trae cuatro puertas, pero es sólo para cuatro ocupantes no más.

Espacio justo

Si tienes un Swift por supuesto no esperes cargarle gente, cuatro adultos van bien sin problema, pero esto obvio te merma espacio si vas al súper y quieres cargarle cosas, pues no podrás plegar asientos. Esto te lo decimos pues es un auto de uso personal, que trae el espacio de ocupantes para dar el aventón.

Sí corre y bien

A pesar del diminuto motor, pero con la virtud del turbo, éste Swift acelera muy bien ¿a qué me refiero? tiene la suficiente potencia para darte ese rebase que deseas hacer cuando la oportunidad se presenta. Este pequeño equipado con el llamado Boosterjet, sí te da para moverte con facilidad en la ciudad o si sales de finde a un viajecito en carretera.

Es cierto sí tiene turbolag y se percibe sin duda, por lo que no te inquietes al subir una pendiente y te quedes como “carro alegórico” moviéndote, pues combinado con la asistencia en subidas treparás sin problema.

Se mueve con facilidad, aunque no es cohete.

Con lo anterior no quiero decir que es un bólido, simplemente es un auto con un buen desempeño, que tiene muchas cosas que te hacen un manejo bastante agradable.

El funcionamiento de la caja de seis cambios, es buena, exacta y rápida. En modo automático hace los cambios cortos sin revolucionar mucho el motor, mientras que en manual están a la orden del movimiento súbito de las paletas de cambio. Aquí encontramos un pero con la palanca de relaciones, la posición de modo manual de la misma se ubica justo debajo de la Drive, por lo que te confundes mucho. Aquí lo conveniente hubiera sido que fuera hacia la izquierda como en otras cajas.

La buena respuesta que otorga el Suzuki Swift 2018 se debe principalmente, a una modificación muy notoria con el modelo anterior. ¿De qué habló? de la relación peso-potencia, pues esta nueva generación del Swift pesa 98 kilos menos que el modelo 2017, para las versiones de entrada el peso es de 890 Kg y para las más equipadas es de 945 Kg.

Te duele si no viste un bache

Muy equilibrado, pasas baches sin problema

Este Suzuki Swift 2018, posee una buena suspensión pues te da buen equilibrio en cualquier condición de manejo, por lo que el auto se siente estable. Sin embargo, encontramos dos peros, sí pasas baches sin problema, aunque la fascia delantera tiene una protección inferior que roza en “algunas montañas” de baches, por lo que se te hará algo molesto. Asimismo, en lo personal, siento la suspensión dura, así que si te pasas un hoyo o tope rápido sin haberlo visto, “ouch” sí lo vas a sentir y te va a doler, si has probado vehículos como el A1 o un MINI Cooper sabes a qué me refiero, no están grave pero sí incomoda.

Fuera de lo anterior la dirección retroalimenta muy bien y apunta a la perfección, por lo que sientes que estás en control todo el tiempo.

El desenlace es…

Si buscas un auto personal, pequeño, ágil, divertido, fácil de estacionar, que acelere bien (sin ser muy potente por supuesto porque no lo es), pero que cuenta con ese empujoncito extra para moverte con facilidad en el tráfico; que además está bien equipado y te trae seguro. El Suzuki Swift 2018, es una buena opción por el momento, pues cuando llegué el Ibiza nuevo con una mecánica similar habrá que ver como se dan las cosas.

A nosotros nos gustó, los peros: suspensión dura y la confusión de la caja en modo manual. Algo que quizá a lo mejor te acostumbras.

Suzuki Swift - Pequeñito y bien correlón | Autocosmos

¿Qué opinas? Cuéntanos