Volkswagen Tiguan 2018, primer contacto en México
01/06/2017 Reportes de Manejo

Volkswagen Tiguan 2018, primer contacto en México

La nueva SUV alemana fabricada en Puebla tiene argumentos para luchar por el liderato de su segmento

Volkswagen Tiguan 2018, primer contacto

Previo a su llegada al mercado, tuvimos la oportunidad de manejar en México una unidad de preproducción de la nueva Volkswagen Tiguan 2018 y aunque no incorporaba el equipamiento definitivo y los interiores todavía no contaban con los materiales y ensamble finales. Nos permitió hacernos una idea bastante clara de lo que podremos esperar acerca del lanzamiento más importante para la firma en nuestro país durante el año y que tendrá lugar el próximo mes de Agosto.

Antecedentes

Tuvieron que pasar diez años para que Volkswagen lanzara la segunda generación de su SUV compacta Tiguan, un ciclo de vida atípicamente largo para cualquier automóvil en la actualidad, más aun si tomamos en consideración que se trata un segmento que ha venido creciendo como la espuma en los últimos años.

Para poner en contexto, mientras la primera entrega de la Tiguan echó raíces en la gama de Volkswagen, Honda trajo al mercado nada menos que tres generaciones de la superventas CR-V. Como breviario cultural, durante el Auto Show de Ginebra en marzo pasado cuestionábamos a Jürgen Stackmann, miembro del consejo de Volkswagen, responsable de Ventas, Mercadotecnia y Post Venta la razón del por qué le había tomado tanto tiempo a la firma alemana reaccionar a la moda de las SUVs, a lo que con una enorme sonrisa no pudo contestar más que con un. “No te puedo dar una razón, aunque es cierto, pero así es Volkswagen”.

La Tiguan fabricada en México es poco más de 20 cm más larga que la europea

Y como dice la canción, no hay que llegar primero, sino hay que saber llegar y vaya que Volkswagen se lo ha tomado con calma para la segunda generación de la Tiguan, desarrollando productos específicos para los distintos mercados en donde participará. Y es que la Tiguan para nuestro continente es poco más de 20 cm más grande que la desarrollada para Europa.

Fabricada en la icónica fábrica de la firma en Puebla, la Tiguan 2018 emplea la plataforma MQB y echa mano de todos los recursos del poderoso Grupo Volkswagen para apuntar a lo más alto de la categoría.

Precio: No disponible

Características técnicas y mecánicas

En el marco del pasado Auto Show de Detroit, cuando hizo su debut mundial la Volkswagen Tiguan 2018 para Norteamérica, la firma confirmó dos motorizaciones; 1.4 litros TSI y 2.0 TSI, esta última con distintos niveles de potencia.

Motor 2.0 TSI con 184 hp y 221 lb-pie de torque

Para México están confirmados ambos motores, el primero con 150 hp, mientras que el dos litros entregará 184 hp y 221 lb-pie de torque, también en aquel momento se había informado que la transmisión sería una DSG de 7 velocidades. Sin embargo luego de un profundo análisis, Volkswagen descubrió que los compradores de este segmento (por lo menos en EU) efectúan labores de arrastre y carga con cierta regularidad, por lo que es casi un hecho que la transmisión para la renovada Tiguan será una automática de ocho velocidades, la misma que ofrecerá su hermana mayor, la VW Terramont y que enviaría la potencia ya sea al eje frontal o a las cuatro ruedas vía un sistema AWD 4Motion dependiendo de la versión.

La nueva Volkswagen Tiguan 2018 es mucho más grande que antes, mide 4.7 metros, es decir 12 cm más que la reina del segmento, la Honda CR-V. Esto se traduce en una tremenda ganancia de espacio tanto de carga como para los pasajeros traseros y la posibilidad de acomodar una tercera fila de asientos como opción.

La Tiguan 2018 es 12 cm más larga que la nueva Honda CR-V

Confort

Puertas adentro nos topamos con un diseño muy Volkswagen, es decir líneas sobrias y elementos ubicados de forma ergonómica y al alcance del conductor; ya sean los del climatizador, la pantalla táctil que dicho sea de paso es de muy buena resolución o bien los que están ubicados en la consola central.

Cuenta también con controles en el volante que permiten manipular la computadora de viaje, sistema de audio, control de velocidad crucero y teléfono móvil. Por su parte, el cluster de instrumentos mantiene el aspecto tradicional que le conocemos a la firma, es decir dos grandes relojes análogos a los costados con una pantalla monocromática al centro.

Como mencioné anteriormente, se trata de un modelo de preproducción y ello significa que tanto materiales como ensamble no están todavía en el nivel de calidad óptimo de acuerdo a los estándares de Volkswagen, aunque para ser honesto yo no encontré problemas en ninguno de esos dos aspectos, aunque la firma sostiene que el modelo de producción final será mejor.

Por lo que hace al equipamiento todavía no sabemos cómo vendrán configuradas las diferentes versiones, sin embargo en el modelo de prueba encontramos un climatizador automático de tres zonas, asientos forrados en piel, acceso y arranque mediante llave inteligente, sistema de info – entretenimiento con pantalla táctil de alta resolución con un ambiente de aplicaciones que estaba bloqueado, aunque nos aseguraron que ofrecerá Apple Carplay y Android Auto.

Otros elementos de conveniencia que debiéramos ver en las versiones más equipadas son el quemacocos panorámico e incluso un cluster de instrumentos completamente digital.

 

Espaciosa y flexible

Es hasta que nos subimos a la parte posterior que podemos apreciar cómo impacta la enorme ganancia en longitud al espacio para los pasajeros, el espacio es en verdad gigantesco y me atrevo a decir que es incluso mayor al ya de por sí enorme espacio que ofrece la CR-V.

Sin embargo no solo se trata del espacio, ya que ofrece numerosas opciones para hacer más flexible el interior. Por principio de cuentas encontramos unas charolas con portavasos montadas en la parte de atrás de los asientos delanteros, la banca trasera se puede recorrer para incrementar todavía más el espacio de carga e incluso el respaldo posterior es reclinable para ofrecer mayores niveles de comodidad.

La cajuela por su parte es inmensa y por si fuera poco, el piso cuenta con dos niveles de altura que se pueden determinar con solo mover la tapa, cuando la colocamos más arriba queda un espacio para colocar la cortina superior encargada de cubrir el área de carga. Muy útil para no dejarla por ahí olvidada cuando es necesario transportar objetos más voluminosos.

Evidentemente, los asientos se reclinan y se pueden fijar en la posición más baja para dejar una superficie completamente plana e incluso la luz de la cajuela es una pequeña lámpara desmontable.

 

Manejo

El motor 2.0 TI de 184 hp entrega potencia era suficiente para moverse con soltura y hacer maniobras de incorporación a vías rápidas o rebases, sobre todo al pasar a modo Sport, en donde la transmisión aprovecha mejor todo el poder del cuatro cilindros, que dicho sea de paso ganó 14 libras de par. Sin embargo para esta segunda entrega la Tiguan ha perdido algo de esa sensación de deportividad que entregaba su predecesora, se entiende ya que es más grande y está enfocada al mercado norteamericano que privilegia mucho el confort.

El manejo perdió sensación de deportividad, la marcha ahora es más suave y confortable

Pero esa pérdida de pimienta en el manejo también significa que la Tiguan 2018 ofrece una calidad de marcha confortable y una suspensión suave que aísla bien las imperfecciones del camino.

Un aspecto que se le puede criticar y que creo yo, será solucionado en el modelo de producción final es la filtración de ruido del motor, incluso en la redacción alguien preguntó si se trataba de una motorización TDI, que no es el caso. El habitáculo sí es bastante hermético a los ruidos del exterior, es decir no traspasan sonidos producidos por el viento o rodamiento.

Como buen Volkswagen la dirección es rápida y precisa, retroalimenta bien, es como si estuviéramos tras el volante de un Golf grandote, mientras que la frenada es firme y transmite mucha confianza, un aspecto que me agrada y mucho.

Aunque todavía no están definidas las versiones, ni mucho menos los precios, Volkswagen asegura que la Tiguan 2018 será competitiva en comparación con sus rivales del segmento. Esto significaría que ese posicionamiento ligeramente superior que siempre tuvo la Tiguan de primera generación desaparecería, enfocándose en atacar a los grandes rivales de volumen, léase Honda CR-V y Nissan X-Trail.

Conclusión

Técnicamente, la nueva Volkswagen Tiguan 2018 tiene argumentos para convertirse en la nueva referencia de la categoría, tanto por practicidad como por desempeño, manejo, refinamiento y tecnología. Es cierto que todavía no conocemos versiones y precios, pero sin temor a equivocarme puedo decir es que si Volkswagen en verdad logra ubicar sus precios frontalmente contra la renovada CR-V, estaríamos ante un contendiente con grandes posibilidades de reclamar la corona. Por lo menos en México, en donde muy pocas marcas pueden presumir el afecto y empatía que Volkswagen tiene de parte de los consumidores nacionales.

La Volkswagen Tiguan 2018 iniciará ventas en México en Agosto

Adicionalmente, la Tiguan que reitero será fabricada en Puebla es un vehículo con mucha presencia, que incluso llama la atención en la calle (en parte también por ser tan novedosa), ofrecerá muchas versiones y opciones para complacer a consumidores con necesidades muy variadas. De mi lado espero que llegue una versión con todo el equipamiento pero sin la tracción integral 4 Motion, que ciertamente representa un beneficio cuando manejamos en superficies de poca adherencia o en situaciones de manejo extremo, sin embargo para uso de ciudad y carretera agrega peso y por lo tanto impacta en los consumos, además de ser más costosa.

Asimismo, una variante completamente equipada con solo dos filas de asientos sería también muy buena noticia. En resumen, mi nueva Tiguan con toda la farmacia, sin 4Motion y solo dos filas de asientos por favor.

 

 

¿Qué opinas? Cuéntanos