Porsche Panamera 4 E-Hybrid, primer contacto desde Sudáfrica
01/02/2017 Reportes de Manejo

Porsche Panamera 4 E-Hybrid, primer contacto desde Sudáfrica

Un balance entre deportividad y eficiencia difícil de comprender

Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Hace apenas unos cuantos meses, en Munich Porsche nos sorprendía con la segunda generación del Panamera. El coupé de cuatro puertas - o sedán como prefieras llamarlo - había mejorado en todos los aspectos, algo que ciertamente se da casi siempre entre la nueva generación de un producto y su predecesora. Sin embargo el avance en el caso de la nueva iteración del modelo de la firma de Stuttgart cuyo nombre se inspira en la mítica Carrera Panamericana de México, fue sin exagerar, dramático.

Ahora, a las variantes 4S y Turbo – ya disponibles en el mercado mexicano, se suma la híbrida 4 E-Hybrid, lo que nos dio la excusa perfecta para viajar al extremo sur del continente africano para conocer y manejar este sedán de súper lujo que promete niveles de eficiencia imposibles incluso para un subcompacto con motor de 1 litro, al tiempo que no sacrifica el desempeño y deportividad que se esperan en un Porsche. No debemos olvidar que este nuevo exponente plug-in hybrid se beneficia toda la experiencia que obtuvo la marca en el desarrollo del épico hiper deportivo 918 Spyder.

El Panamera 4 E-Hybrid se beneficia de toda la experiencia obtenida en el desarrollo del 918 Spyder

Ciudad del Cabo - que parece rendir homenaje a Nelson Mandela en cada oportunidad - es la segunda ciudad más grande de Sudáfrica, el clima que nos recibió en esta época veraniega era cálido, aunque sorprendentemente seco para una urbe que se encuentra junto al mar. La combinación de playas, montañas, parajes rocosos y verdes paisajes, así como una gran cantidad de viñedos que rodean a la ciudad le confieren una atmósfera francamente encantadora.

Los primeros kilómetros a bordo del Porsche Panamera 4 E-Hybrid en la congestionada ciudad y luego de batallar un poco para habituarnos a manejar por el carril izquierdo eran el escenario perfecto para probar el modo puramente eléctrico del modelo, que permite recorrer hasta 50 km, siempre y cuando no sobrepasemos los 140 km/h. En este modo de manejo, el Panamera es todavía más silencioso y por ende refinado que sus pares no híbridos.

Puede recorrer hasta 50 km en modo 100% eléctrico

La infraestructura vial de Ciudad del cabo también es sorprendente, bien señalizada y con un asfaltado a la par de los mejores del globo, una grata sorpresa. La cantidad de vehículos premium que vimos, por lo menos en la ruta definida, era atípicamente alta para un país que no es considerado primer mundo, aunque contrastante con la enorme frecuencia con que se ven los Volkswagen Golf MK1 (Caribe) que llama bastante la atención. Resulta que la primera generación del icónico hatchback se fabricó durante 25 años en Sudáfrica – hasta 2009 – y era considerado como su auto del pueblo – el mismo caso del Tsuru en México, pero hay que admitir que el Golf MK1 tiene mucha más onda –.

Aun cuando es común ver Mercedes-Benz o BMW en la calle, un Porsche no lo es tanto y en consecuencia nuestro Panamera era todo un imán de miradas.

Una vez superada la parte urbana del recorrido, era buen momento para comprobar que las capacidades deportivas dignas de un Porsche no se hubieran perdido en el Panamera 4 E-Hybrid.

Ya sea con el modo Sport o Sport+ seleccionado, el rugido del seis cilindros se hace notar y basta oprimir un poco el acelerador para sentir una patada que te pega con fuerza al asiento – el 0 a 100 km/h se logra en 4.6 segundos –, pero un Porsche no solo debe acelerar con contundencia, sino también se debe plantar con solidez y ser capaz de tomar curvas a gran velocidad, algo en lo que puedo asegurar, el E-Hybrid no decepciona en absoluto.

Aunque pesa 2,170 kg, puede hacer el 0 – 100 km/h en 4.6 segundos

Luego de hacerlo estirar un poco los músculos, había que probar el resto de los submodos relacionados con el tren de rodaje híbrido a los que accedemos cuando colocamos el mando circular del volante – que por cierto mantiene en el centro el divertido botón “Sport Response” – en la E.

E-Power

Para un uso 100% eléctrico, aunque aun cuando esté seleccionado, si la carga de la batería no fuera suficiente, el motor de gasolina entra en acción siempre que sea necesario.

Hybrid Auto

Este modo coordina los motores eléctrico y de gasolina para lograr la máxima eficiencia de combustible posible, es aquí en donde el Panamera 4 E-Hybrid es capaz de lograr hasta 40 km/l.

E-Hold

Al seleccionar este modo, el Panamera deja de utilizar la energía de la batería por completo, reservándola para cuando sea requerida. Esta función resulta de mucha utilidad para ciertas condiciones, como aquellas ciudades que ya apuntan a prohibir la circulación a vehículos de combustión en sus zonas centrales.

E-Charge

En este caso, el V6 biturbo no solo se encarga de enviar la potencia a las ruedas, sino también de fungir como un generador, para recargar la batería.

Corazón electrificado

El tren motor es prácticamente igual que el del Panamera 4, es decir bajo el cofre habita un V6 biturbo de 2.9 litros (330 hp) acoplado a la nueva transmisión PDK de doble clutch y ocho velocidades, sin embargo en este caso y gracias a la presencia de un motor eléctrico (136 hp y 295 lb-pie), la potencia total es de 462 hp, mientras que el par motor se ubica en las 516 lb-pie.

Los motores eléctrico y de gasolina funciona armoniosamente

Ahora, en lugar de emplear un acoplamiento electrohidráulico, para coordinar el funcionamiento entre motor eléctrico y de gasolina, el vehículo cuenta con un decoupler que se vale de un clutch controlado por un actuador eléctrico, éste sustancialmente más rápido que antes, así como mucho más suave al entrar en acción. Adicionalmente, en el modelo anterior era necesario presionar 80% el pedal de acelerador para obtener la asistencia del motor eléctrico, ahora tanto motor de combustión como eléctrico se combinan armoniosamente desde el primer toque al pedal.

La batería que está ubicada debajo del maletero es de iones de litro y está enfriada por líquido. Resulta sorprendente que pese a mantener la misma masa que la del modelo anterior, la capacidad haya pasado de 9.4 a 14.1 kWh. Se puede recargar en 5.8 horas utilizando un tomacorriente de 220V, aunque al optar por el wallbox de 220v con 30 A, el tiempo disminuye a 3.6 horas.

Discreta diferenciación

Son pocos los elementos que diferencian al Panamera 4 E-Hybrid del resto de la gama, el color verde fosforescente de las pinzas de freno, y periferia del emblema e-hybrid ubicado en el costado de las salpicaderas, encontramos unas discretas agujas tanto del cuenta revoluciones análogo como del velocímetro que simula ser analógico pero en realidad es digital.

Asimismo, el Porsche Advanced Cockpit con su pantalla de 12.3 pulgadas cuenta con un menú específico que avisa al conductor del estado de carga de la batería, recuperación de la energía y demás funciones relacionadas con el sistema híbrido.

Híbridos ¿sí o no?

Absolutamente sí, he de confesar que durante mucho tiempo me consideré un detractor de este tipo de vehículos, los consideraba una estratagema de marketing que no aportaban ningún beneficio real al comprador. Sin embargo conforme la tecnología ha avanzado mi percepción ha cambiado radicalmente.

También es cierto que no podremos volver a ver a los híbridos de la misma manera después de la triada de hiper deportivos: Porsche 918 Spyder, Ferrari LaFerrari y McLaren P1. Vaya, incluso el Ford Mustang tendrá variante híbrida en poco tiempo.

Adicionalmente, el solo considerar que puedas tener un sedán de 2,170 kilos que además de lograr los 100 km/h por debajo de los 5 segundos, pueda entregar hasta 40 km/l (ok, eso es en condiciones ideales, pero vamos que si en la realidad es 30% menos que es un spread exagerado, aun así serían 28 km/l), y que además se maneje impecable al límite o bien te pueda dar hasta 50 kilómetros de autonomía eléctrica solo para que tengas la conciencia tranquila de que en tus trayectos diarios entre casa y oficina no estás aniquilando al planeta, me parece que por donde se le vea es imposible de descartar o desacreditar.

La tecnología híbrida nos abre la posibilidad a tener autos no solo mucho más eficientes, sino también más rápidos y divertidos (si quieres y está en tus posibilidades pagar por ellos). Y eso, por lo menos mientras el avance de las baterías da para tener autonomía suficiente que permita recorrer al menos 400 km y luego recargar en 5 min, para seguir tu camino si es necesario hace que los híbridos LA opción. Sin considerar si quiera los beneficios fiscales que puedan llegar a tener.

Es absolutamente cierto que un Panamera 4 E-Hybrid no es un auto para cualquiera, pero desde cuándo lo es algún Porsche. Sin embargo, un Toyota Prius o un KIA Niro ya son accesibles para una porción sumamente grande del mercado y su tecnología híbrida te permite obtener excelentes ahorros de combustible y menores emisiones. Eso sí, no les pidas que aceleren como lo puede hacer este súper sedán.

 

Galería Porsche Panamera 4 E-Hybrid

Porsche Panamera 4 E-Hybrid

1 de 31

Porsche Panamera 4 E-Hybrid

¿Qué opinas? Cuéntanos