Renault Logan 2015 a prueba
23/09/2014 Reportes de Manejo

Renault Logan 2015 a prueba

¿Llenará el hueco que dejó el añorado Scala?

Antecedentes

Es prudente dar a conocer el origen y la esencia del Renault Logan, que proviene de una marca rumana de nombre “Automobile Dacia SA”, una compañía fundada en 1966, que durante muchos años fabricó con licencia modelos descontinuados de Renault, siendo el más longevo el Dacia 1300, que no era otro auto que el confiable Renault 12, Dacia fabricó más de dos millones y medio del 1300 en muchas conformaciones y configuraciones, incluyendo una pick up doble cabina y 4x4, todo sobre la plataforma del robusto R12, en pocas palabras el Dacia 1300 era el emblema de la Rumania comunista, hasta bien entrado el siglo XXI hasta fue descontinuado en 2004.

La era 100% Renault

Si bien Dacia siempre tuvo a Renault como socio tecnológico por llamarlo de alguna manera, en 1999 justo un año después de la alianza Renault-Nissan, el control total de Dacia recae en Renault, quien ve con muy buenos ojos la oportunidad de negocio en la zona de Europa del Este y otros mercados emergentes, y después de cinco años de desarrollo presenta el Dacia Logan en el salón de Paris en 2004, un vehículo completamente nuevo denominado proyecto X90, que ocuparía el lugar del arraigado y confiable Dacia 1300. El éxito del Logan fue tal, que muchos consumidores fuera de Rumania iban a dicho país a comprarlo, hasta que Renault decidió lanzarlo en la Europa occidental.

A México nos llegó el Logan de la primera generación, pero se comercializo por poco tiempo bajo el nombre Nissan Aprio y rápidamente fue descontinuado ante el poco éxito obtenido. Asimismo, Renault México comercializa desde hace algunos años variantes del Logan; el Sandero y el Duster están construidos con la misma plataforma y con algunas variantes mecánicas, usando el 1.6l en el Sandero (Stepway) y el 2.0l para el Duster.

El Logan que se acaba de presentar en México se develó en el Salón de París en Octubre del 2012 y el que hoy probamos en Autocosmos está fabricado en Brasil

 

Precio $199,900 pesos* (* más equipo opcional exterior)

 

Características técnicas y mecánicas

Bajo el cofre encontramos el conocido motor K4M que portan muchos modelos de Renault –presentes y pasados- como es el caso del Stepway, el Kangoo II, el Clio II y que usaron también los Nissan Platina y Aprio en México.

Se trata de un motor montado transversalmente, de cuatro cilindros y 1,598 cc (1.6 litros) que entrega 100 hp de poder, en el rango de las 5,750 revoluciones y es capaz de generar 106 Lb-pie de torque, en el rango de las 3,750 rpm, está acoplado a una transmisión manual de cinco velocidades.

Las dimensiones lo sitúan en el segmento de los subcompactos, con 4,347 mm para la longitud total, una anchura de 1,733 mm, la altura es de 1,517 mm y por último la distancia entre ejes es de 2,634 mm lo que permite un habitáculo plano y bastante espacioso, la cajuela es una de sus virtudes, pues es la más amplia del segmento y permite almacenar sin abatir los asientos un volumen de carga hasta de 510 litros.

Por lo que hace a la seguridad el Logan cumple, ofrece bolsas de aire frontales y frenos ABS, la variante más equipada "Dynamique" gana sensores de reversa y la cabecera para el pasajero central de la fila posterior, aunque el cinturón de seguridad en esa plaza es de dos puntos únicamente. 

 

Diseño Exterior

Fiel a su concepción y a su antecesor el Logan fue diseñado en el “Renault Design Central Europe” con las premisas de ser un subcompacto amplio, robusto y aguantador de los malos caminos y climas extremos, las formas son armónicas y cada cosa está donde debe estar, aunque hay unos puntos sumamente criticables en la zona de las bisagras del cofre, están expuestas, no hay ninguna tolva o ángulo agudo en el estampado del cofre que las cubra y eso demerita mucho el aspecto, un enorme tache para eso. Esperaríamos una mejor solución visual, y aunque sí está un poco escondida, cualquier persona que dirija su mirada a la zona de los limpia-parabrisas lo percibirá fácilmente y dirá lo mismo que estamos escribiendo aquí. 

La zona frontal está conformada por pocos elementos, destacando un inmenso emblema de la marca al centro, flanqueado por los faros, la parte baja del frente aloja las luces de niebla.  Los flancos son bastante limpios y hay una carencia total de cromos, cosa que aplaudimos. Por su parte, la parte trasera también es muy limpia en formas, destacando la óptica posterior y al centro nos encontramos el emblemático rombo de Renault ¡si otro!  Hay que comentar que la versión de prueba tenía unos aditamentos aerodinámicos en todos los flancos que lo hacen verse distinto un poco más deportivo, pero el cliente deberá pagar un extra por ellos.

 

Diseño Interior

Azucar Amargo, se ha vuelto mi “slogan” para definir lo que me gusta y lo que no me gusta de los interiores, aquí quiero empezar por las tapicerías, que me parecen novedosas y propositivas, ya que son de un textil termoformado que luce muy resistente, durable y cómodo, el tacto es similar a los de los back packs usados inicialmente por los aventureros y que ahora se han apoderado de todo el mundo, ese detalle me parece adecuado, pero los plásticos empleados en algunas zonas del interior se aprecian económicos al tacto, mientras que con la vibración natural del rodamiento se percibe un habitáculo un tanto ruidoso.

En los asientos se pueden acomodar hasta cinco pasajeros de talla normal, es amplio y en el área trasera los espacios para las piernas son realmente buenos, un punto a favor, que quizá haga olvidarse al comprador el detalle de los plásticos.

 

Equipamiento

Al ser la versión tope de gama, denominada Dynamique cuenta con mucho equipo de conveniencia, muchos de estos elementos eran simplemente impensables hace unos años en un vehículo de este segmento de precios, se los recuerdo,  los $199,900 pesos que paga el comprador lo hacen acreedor a un aire acondicionado monozona, a un sistema de navegación que se grafica en una pantalla táctil de 7 pulgadas, que está instalado en el equipo de audio, que además ofrece entrada USB, Auxiliar y Bluetooth con controles de de volumen y del teléfono en un conmutador detrás del volante.  

 

Manejo

Antes de iniciar la prueba de manejo, lo primordial es encontrar una postura cómoda y segura de manejo, y pese a que el Logan ofrece ajuste de altura del asiento y del ángulo de inclinación del volante, no encontré una postura de mi completo agrado, cosa de acostumbrarse, pero es un punto interesante de mencionar. Ya una vez dispuesto para emprender la marcha, analizo los instrumentos, los cuales son bastante simples, conformados por tres circunferencias, la más grande está ubicada al centro y alberga al velocímetro análogo, que marca hasta los 200 km/h, a la izquierda está el tacómetro también de manecilla, muy útil en versiones equipadas con caja manual, que marca de 0 a 7,200 rpm, dejando muy claro que la zona segura de aceleración está un poco más arriba de las 5,500 rpm, a la extrema derecha, hay una pantalla digital que despliega el cuenta kilómetros, y varias informaciones de la computadora de viaje, kilometraje parcial, consumos y rendimientos, dejando en un extremo el medidor de gasolina.

Conociendo la versión me encuentro con una aplicación que se despliega en la pantalla del equipo de audio, llamada ECO Coaching y otra denominada ECO Scoring, que al programarlas durante nuestro manejo el vehículo nos evalúa, y nos indica que tan “Eficiente” es nuestro manejo en pro del consumo y de las bajas emisiones, también tiene un sistema llamado GSI (Gear Shift Indicator) que nos sugiere cual es la selección correcta en la caja de cambios, se ilumina verde con una flecha apuntando hacia arriba para cambios ascendentes y una que apunta hacia abajo para los descendentes.

El comportamiento es bastante predecible, el tren motor es muy consistente y se puede manejar sin sobresaltos, aunque siempre teniendo en mente que no se trata de un auto con pretensiones deportivas. 

 

Conclusión

Sin duda es un producto que le urgía a Renault, dado que el Scala se descontinuó hace ya dos años, el diseño es fresco y el precio atractivo, aunque hay una competencia férrea en ese segmento de precios que rondan los 200 mil, en donde encontramos al 301 de Peugeot –para empezar con los franceses- el Volkswagen Vento, el Nissan Versa, que pese a que su diseño es espantoso cumple y lo hace muy bien en todos los rubros, el Chevrolet Sonic. Como mero dato cultural el Logan solamente se ofrece con transmisión manual, mientras que toda su competencia ofrece versiones equipadas con una caja automática.

 

Renault Logan 2015 a prueba

Recomendado para tí:

¿Qué opinas? Cuéntanos