Toda una burocracia el cambio de propietario de un auto usado en el DF
17/02/2012 Investigación

Toda una burocracia el cambio de propietario de un auto usado en el DF

Un proceso largo, engorroso y molesto.

17/02/2012 Investigación

Toda una burocracia el cambio de propietario de un auto usado en el DF

Un proceso largo, engorroso y molesto.

Su servidor como muchas otras personas adquirimos un vehículo usado, por las diversas ventajas que en cuanto a economía se refieren. No obstante un requisito que se debe realizar de manera obligatoria en el Distrito Federal, una vez adquirido el vehículo, es el trámite conocido como el cambio de propietario.

En agosto de 2010 compré un auto usado, a la semana siguiente acudí a las oficinas de la Secretaría de Transportes y Vialidad del Distrito Federal (Setravi), para hacer el trámite de registrar el automóvil a mi nombre y al mismo tiempo obtener la ya famosa tarjeta de circulación con chip. Para hacer hacerlo fue todo un proceso largo y realmente burocrático. Había un problema con los datos del auto que tuvieron que actualizar y para eso me hicieron esperar una semana, después tuve que ir nuevamente con mi identificación oficial, factura original, comprobante de domicilio, tarjeta de circulación (la tradicional), cinco últimas tenencias, además llevar el comprobante de pago del trámite sellado por el banco (para esto tuve que esperar de 24 a 48 horas, para que quedara registrado en su sistema). Una vez que iba hacer el trámite me decían que si tenía cita, le expliqué a la persona de dicha institución que “No”, por el problema de los datos del auto, que ellos no tenían en su base de información y no podía solicitarla. Después se me aclaró que con o sin cita si me podían atender, pero sin cita daban un cierto número de fichas limitadas. Afortunadamente llegué temprano y alcancé una de ellas, por lo que terminaron atendiéndome.

Posteriormente pase con la persona que revisó mis documentos junto con los del vehículo. Con este funcionario pude hacer el cambio de propietario de mi auto y obtener la susodicha tarjeta de circulación con chip.  Al final del proceso y después de más de una hora y media de trámite, desde que llegué a las oficinas de la Setravi, le pregunté al funcionario si mi trámite ya estaba completo y si tenía que hacer algo más. Él me afirmo que era todo, el auto quedaba registrado y cualquier documento oficial saldría a mi nombre. Sin embargo esto no fue así.

Después de un año y medio de obtener mi auto, el dueño anterior se comunicó conmigo para informarme que el documento oficial de la tenencia 2012 había llegado a su domicilio a su nombre. Sorprendido le dije: ¿Cómo yo hice el cambio ante la Setravi, hace tiempo? En fin molesto y apenado, le ofrecí disculpas y me dirigí con la Tesorería que me correspondía de la Secretaría de Finanzas del Distrito Federal, para saber lo que estaba pasando. Ahí la persona del modulo de atención (se porto de lo más pedante e indiferente) me dijo que la Setravi, ya no les reporta el cambio de propietario a ellos y que uno debe también ir a dar de alta el auto en su base de datos. ¡Oh gran sorpresa!, le comenté al “tan atento funcionario público” que esto no se hacía antes y que automáticamente al momento de darle la información a la Setravi, se quedaba registrada también ante la Tesorería. Éste me insistió diciéndome “eso era antes, ahora deben venir a darlo de alta aquí”, después me dio una solicitud que se tenía que llenar y además me aclaró los documentos que se tenían que presentar: mi identificación oficial, factura del auto, comprobante de domicilio, tarjeta de circulación con chip, cinco últimas tenencias. Lo mismo que me pidieron en Setravi, pero además con copia. Afortunadamente iba preparado, llené la documentación, saqué las copias y me dieron nuevamente una ficha para atenderme. Después de dos horas de espera, terminé el trámite y me dijeron que los cambios quedaban registrados de tres a cinco días.

Al final le pregunté al “funcionario bien amable” del modulo de atención, ¿Cuántas personas vienen hacer esta alta del vehículo? Me contestó “Casi nadie”. Por lo que fuera de sorprenderme, entendí porque no lo hacen.

Después de hacer esto y terminarlo, para evitar que al dueño anterior no le llegará cualquier documento oficial –como alguna tenencia o hasta una infracción a su nombre. Quedé realmente molesto y enojado, por todo el proceso burocrático por el que pasé.

Señores del Gobierno del Distrito Federal, de la Secretaría de Transportes y Vialidad del Distrito Federal, así como de la Secretaría de Finanzas del Distrito Federal. ¿No sé que estén haciendo por el ciudadano que tiene un auto particular en esta urbe? Sea lo que sea, lo están ejecutando muy mal –lo único que si me queda claro es que son muy buenos para cobrar tenencias, infracciones y en el caso de los policías sacar su mordida. Funcionarios y directivos de dichas instituciones, pónganse de acuerdo,  para que el ciudadano no tenga que perder su tiempo y dinero en trámites engorrosos como el cambio de propietario en dos diferentes oficinas ¿Qué no pueden tener una misma base datos y compartir entre ustedes esa información, qué no forman parte del mismo gobierno?  

Hagan que el conductor de esta ciudad se sienta, sino feliz, a gusto con sólo ir a una oficina, donde lo atiendan rápido, sin caras de molestia o fastidio por parte de los funcionarios de atención al público, que se tome menos de media hora en hacer un trámite tan simple y sin la doble requisición de documentos, que sólo se vaya una vez a las oficinas y salga con un documento oficial, así como con la certeza de que el auto queda a su nombre y no de alguien más. ¿Qué no les conviene a ustedes tener datos fidedignos de los vehículos y sus propietarios? Pareciera que NO, porque lo único que buscan es cobrar, llenar las arcas de la ciudad –o sus bolsillos- y ¡ya!

Espero en verdad se haga algo para mejorar la alta de cambio de propietario y entiendo por qué muchos ciudadanos del DF, no hacen el trámite que hice yo ante la Tesorería. Somos pocos los que nos tomamos el tiempo, de ir a perderlo en este proceso burocrático, fastidioso, engorroso y donde te atienden de mala gana. No tengo ninguna duda que las autoridades del DF, fuera de ayudar a los conductores y/o propietarios de autos particulares, buscan sólo fregarnos por donde sea. Si esto pasa en el Distrito Federal, no me quiero imaginar que sucede en otras entidades.

 

¿Qué opinas? Cuéntanos